miércoles, 1 de agosto de 2018

CODIGO DE LIBERTADES Y DERECHOS


En estos momentos en que el General Raúl Castro, al mando del Partido Comunista de Cuba, anuncia arbitrariamente una nueva Constitución, nosotros, opositores a ese régimen de partido único, denunciamos la ilegitimidad del proceso y de toda ley que vulnere los derechos humanos fundamentales. En coherencia, declaramos que no reconocemos ninguna ley que viole el siguiente CÓDIGO DE DERECHOS Y LIBERTADES:
Preámbulo
Nosotros, cubanos todos, interesados en fomentar el respeto a la democracia y a los derechos básicos del hombre, constatando que el régimen actual no reconoce ni respeta nuestras libertades, alentados por el precedente histórico de que los próceres de nuestra independencia no esperaron al día de la victoria para promulgar la Constitución de Guáimaro, el 10 de abril de 1869, la de Jimaguayú, el 16 de septiembre de 1895 y la de La Yaya, el 29 de octubre de 1897, considerando que La Carta Universal de Derechos Humanos se ha convertido espontáneamente en un instrumento de lucha contra la tiranía, entendiendo que una vez libres los cubanos se darán sus propias leyes y que esas leyes respetarán los derechos y libertades consignados aquí, asumimos el deber de, para que cada cubano reclame su derecho a los derechos y los sienta como suyos, proponer el siguiente
CÓDIGO DE DERECHOS Y LIBERTADES
Todos los cubanos tenemos los siguientes derechos:
DERECHO A LA VIDA: La pena de muerte está prohibida. Todos tenemos derecho a la libertad y a la seguridad de nuestra persona.
DERECHO A LA DIGNIDAD HUMANA: La esclavitud está prohibida. No podemos ser obligados a trabajar sin paga. Está prohibido el trabajo forzado, o por coacción, o cualquier otra manifestación de servidumbre. Nadie será sometido a torturas ni penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
DERECHO PATRIO: Nadie podrá ser desterrado. Todos tenemos derecho a circular libremente por el territorio nacional y a elegir donde fijar residencia. Todos tenemos derecho a entrar y a salir libremente de nuestro país las veces que estimemos conveniente, sin que ello implique perdida alguna de derechos y libertades, sin limite de tiempo y sin que estemos obligados a pedir visado o cualquier otro permiso.
DERECHO DE ASILO: En caso de persecución, todos tenemos derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él tal como lo consigna La Carta Universal de Derechos Humanos.
DERECHO DE HABEAS CORPUS: Todos, debemos ser presentados ante un juez, en audiencia pública, antes de las veinticuatro horas de haber sido detenidos. O de lo contario ser liberados. Nadie podrá ser detenido o preso arbitrariamente. Nadie puede ser detenido sin  habérsele comunicado sus derechos y sin permitírsele hablar con su abogado dentro de las primeras 12 horas del arresto.  Nadie puede ser llevado a paradero desconocido. Las autoridades están obligadas, desde el primer momento, a informar a la persona, así como a familiares e interesados,  el lugar a donde es trasladado el detenido.
DERECHO A UN JUICIO JUSTO: Todos somos iguales ante la ley y tenemos derecho a un recurso efectivo, que nos ampare contra actos que violen La Carta Universal de Derechos Humanos. Nadie será obligado a autocriticarse, autoincriminarse o declarar contra si mismo, su cónyuge, pareja, o pariente dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad.
DERECHO A LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA: En caso de ser acusados de un delito, todos tenemos derecho a que se presuma nuestra inocencia hasta que no se nos pruebe lo contrario, conforme a la ley y en juicio público con todas las garantías procesales necesarias para nuestra defensa. Nadie puede ser condenado por convicción, sin pruebas, o en virtud de leyes posteriores al delito. Nadie, concluido el juicio, puede ser encarcelado bajo conceptos como prisión preventiva o peligrosidad. Nadie puede estar encarcelado más de un año completo sin iniciársele juicio, a menos que, el acusado considere que su defensa no está lista. La pena no puede trascender a la persona condenada. Nadie será sometido a juicio por los mismos hechos  por  los que ya  fue juzgado.
DERECHO DE PROPIEDAD: Todos tenemos derecho a la propiedad privada y también a la colectiva. No podemos ser despojados arbitrariamente de nuestra propiedad.
DERECHO DE PROPIEDAD INTELECTUAL: Todos tenemos derecho a que la ley proteja los intereses morales y materiales que nos correspondan por razón de las producciones científicas, tecnológicas, literarias o artísticas de las que seamos autores.
DERECHO DE HERENCIA: Todos tenemos derecho a heredar y ser heredados. La herencia no pagará tributos especiales. Los cargos, puestos o responsabilidades públicas no son heredables ni se pueden considerar patrimonio familiar o partidista.
DERECHO A LA PRIVACIDAD: Todos tenemos derecho a ser protegidos por la ley contra cualquier injerencia arbitraria en nuestra vida privada, nuestra familia, nuestro domicilio, nuestra correspondencia o contra difamaciones que maltraten nuestra reputación.
DERECHO DE PARTICIPACIÓN POLÍTICA: Todos tenemos derecho a disputarle a los gobernantes los cargos que ocupan y a participar en el gobierno de nuestro país, provincia, municipio, o cualquier otra instancia, directamente o por medio de representantes libremente escogidos en elecciones competitivas y periódicas. Todos tenemos derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de nuestro país. La voluntad de cada uno de nosotros se expresará mediante elecciones  democráticas, competitivas y auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual, y por voto secreto. 
DERECHO DE HUELGA: Se reconoce el derecho de los empleados a la huelga y de los empleadores al paro.
DERECHO A LA EDUCACIÓN: Todos tenemos derecho a acceder a la educación pública de calidad. Al menos la enseñanza pública primaria y secundaria se ofrecerán gratuitamente, son obligatorias y constituyen un deber de toda la sociedad y del Estado que la representa. El Estado no puede prohibir la creación de escuelas privadas, religiosas o no. Todos debemos tener iguales posibilidades de acceder a la educación superior. Las artes y los deportes son complementos de la educación. Los padres tienen derecho preferente a escoger el tipo de educación para sus hijos.
DERECHO A LA ASISTENCIA MÉDICA: Todos tenemos derecho a la asistencia médica socializada de acuerdo a la organización y los recursos del Estado, y a la privada, de acuerdo a nuestros propios recursos. El Estado no puede monopolizar la asistencia ni las investigaciones médicas.
Sección segunda
Todos los cubanos tenemos las siguientes libertades:
LIBERTAD DE PENSAMIENTO: Todos somos libres de pensamiento y de conciencia. 
LIBERTAD DE EXPRESIÓN: Todos tenemos derecho a expresar libremente nuestras opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier otra forma de expresión y de hacer uso para ello de cualquier medio de comunicación y difusión.  No podemos ser censurados, molestados ni amonestados a causa de nuestras ideas. Tenemos libertad de investigar y recibir todo tipo de informaciones y opiniones y de difundirlas, sin limitaciones de fronteras, por cualquier medio de expresión y comunicación.
LIBERTAD DE ASOCIACIÓN: Todos tenemos derecho a la libertad de reunión y de asociación pacífica. Incluida la libre asociación política. Ningún grupo o partido se puede proclamar rector de la sociedad, ni pretender monopolizar la vida política, económica, social o cultural del país. Nadie podrá ser obligado (o presionado) a pertenecer a una asociación u organización sea cual sea su tipo.
LIBERTAD DE CULTO: Todos tenemos libertad de religión, incluyendo el derecho a cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar nuestra religión o nuestra creencia individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia. Todos tenemos también la libertad de no tener religión y de manifestarlo pública o privadamente en cualquier sitio y por cualquier medio. El Estado no tiene religión.
LIBERTAD LABORAL: Todos tenemos derecho a elegir libremente nuestro trabajo y a condiciones laborales equitativas y satisfactorias. Toda persona que trabaja tiene derecho a un salario digno acorde a un código laboral y a la ley en general.
LIBERTAD SINDICAL: Todos tenemos la libertad de fundar sindicatos y sindicarnos para la defensa de nuestros derechos y libertades en cualquier empresa. Esto incluye la libertad de no sindicarnos. Ningún sindicato puede exigirnos filiación o cuota como condición para acceder a un trabajo o puesto, ni obligarnos a huelga si no queremos, ni prohibirnos negociar nuestro salario y condiciones de trabajo directamente con el empleador o fundar otro sindicato competidor en la misma empresa o fuera de ella.
LIBERTAD EMPRESARIAL: Todos tenemos libertad plena de crear, fundar y promover empresas productivas, comerciales, de servicios, de entretenimientos y otras, tanto dentro como fuera del país. El Estado no tiene mayores derechos empresariales que cualquier ciudadano ni puede conceder monopolios, ni a extranjeros ni a nacionales.
LIBERTAD COMERCIAL: Todos tenemos plena libertad comercial y podemos vender, comprar o canjear cualquier producto lícito, negociar nuestros propios precios y escoger con quién comerciamos tanto dentro como fuera del territorio nacional.
POR TANTO
Todos los cubanos tenemos todos los derechos y libertades proclamados en este Código, sin distinción o discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, preferencia sexual, religión, opinión política, clase, o cualquiera otra lesiva a la dignidad humana.
El hecho de que este Código enumere ciertos derechos y libertades no significa la negación ni el menosprecio de otros derechos y libertades. 
Nada en el siguiente Código puede interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado a un grupo o a una persona, para suprimir o intentar suprimir los derechos civiles y políticos consignados en este Código.
Ni los estados de emergencias, ni los decretos de suspensión de garantías constitucionales, ni las situaciones excepcionales o de desastre autorizan la violación de uno solo de los derechos y libertades consignados en este Código.
EPÍLOGO
Mediante este Código, nosotros, cubanos todos, exigimos al régimen imperante en nuestro país, el reconocimiento y respeto pleno de la totalidad de las libertades que nos pertenecen por derecho propio; y solicitamos a la comunidad internacional que nos apoye en este empeño: que se le exija a la dictadura de Cuba que cese la violación masiva de nuestros derechos civiles y políticos y de los derechos humanos en general.

martes, 31 de julio de 2018

CACHETADA DE KCHO

Los 59 límites de la lírica
Orlando Luis Pardo Lazo


Balseros de todos los países, huíos.

Que parece un pujo.
Y lo es.

La poesía como pujo.
La poesía cubana como un pujo mucho peor.

Más poetas fueron Álvarez Guedes y Bernabé.

Más poetas que Padilla 
fueron sus compañeros en el 
Ministerio del Interior.

La prisión del Príncipe como madre de toda metáfora.
La violencia verde oliva de un bofetón 
fue mucho más sincera que la bobería bucólica 
de mil ochocientos y no sé cuántos versos.

Lo cubano en la policía.

Que ya no parece ni eso.
Perdimos incluso al pujo en sí.

Si el poeta era Kcho,
como dijo el poeta.

Cuando veas las balsas de tu vecino arder,
pon las tuyas en remojo.

Retórica del remo:
la balsa habla allí donde el barroco calla.

Qué gente, caballeros, 
pero qué gente.

Cuál era el colmo de pedirle peras al olmo?
Pedirle letras cubanas a los letrados cubanos.

Revolución es regatear todo lo que deba ser regateado.
(otro renglón intraducible más allá de la tradición nacional,
esa tía tonta, tarada hasta de la entrepierna).

Barquito de papel,
mi amigo fiel.

La poeta que perpetró esta rimita también se suicidó, 
en 1994.

Llévame a navegar
por el ancho mar.

La crisis de los balseros acabó con la quinta y con los mangos.
Todos se fueron, menos la La Señorita Invisible,
aquella parienta radial del consabido Cintio Vitier.

Quiero conocer
cadáveres de aquí y de allá.

David Chericián para Poeta Nacional.
Maité Vera para Piñera del proletariado.

Y a todos llevar
mi flor de amistad.

Toqui como tótem y tabú del totalitarismo.
Defenderemos esa televisión al precio que sea necesario.

Ya ves yo soy tu amigo.
Puedes confiar en mí.

La palanga flota, flota, flota.
Pero Pancha plancha con cuatro lanchas.
En la chalupa de Enrique Lagardere,
en la cañonera del Elpidio Valdés.

Una Cuba de corcho, de recórcholis.
Del recontracoño de su madre.

Todas tus inquietudes,
tu modo de sentir:
país de papel,
papelazo de la poesía.

Y nunca más estarás solo.

domingo, 3 de junio de 2018

Monday Monday

Lunes, lunes
Orlando Luis Pardo Lazo
En Cuba yo publicaba un blog. Lo llamé Lunes de Post-Revolución. Y ahí está todavía. Flotando en el espacio virtual.
Lo empecé el 10 de octubre de 2008, con un post sobre los masturbadores de cine en La Habana. Esa plaga masiva que, si en lugar de auto-tocarse en público se pusieran a conspirar, hace mucho rato que hubieran derrocado a nuestra tan anorgásmica Revolución.
Porque no hay patria que aguante más de determinado número de pajas por ciudadano. Esa es una regla universal, un cociente bien conocido desde los griegos en la Antigüedad. 
10 de Octubre. 10 del mes 10: efemérides de mi blogcito Lunes de Post-Revolución, que en octubre de 2018 ha cumplido ya su décimo aniversario.
“10 de Octubre” también se llama mi municipio, que es el de mayor densidad de población en toda Cuba. Ignoro el origen de esa fecha, 10/10, pero supongo sea algo relacionado con el castrismo.
        Como todo en Cuba.
        Como todo en el exilio de Cuba.
Resonancias revolucionarias. Boberías bucólicas del calendario. La memoria como camisa de fuerza. La amnesia como una cuestión de fe. 
Es tan corta la Revolución y es tan largo el olvido.
Yo la quise. Y a veces ella también me quiso. Sobre todo cuando estaba, la muy cabrona, callada. Como ausente. Con aquel aura atroz de inocencia infantil.
El totalitarismo fue la obra de un niño travieso que cazaba cubanos, el muy bribón, y después los soltaba entre las rosas a crédito de un capitalismo sin Cuba.
Pero ahora nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.
Mi blog se llama Lunes de Post-Revolución por el suplemento panfletario Lunes de Revolución, uno de los periódicos de peor diseño en todo el siglo XX cubano, desde donde se atacó y se arrasó con buena parte de la cultura cubana de antes de 1959. Puro estalinismo después de Stalin.
¡La tea, carajo, la tea!
Hay que quemar las naves. Hay que remenear la mata.
Mira la batea cómo se menea. ¡Se ñamaba…!
Empecé mi blog Lunes de Post-Revolución con un simple clic. Aprieta el mouse y dale a los pedales.
Lo abrí en la plataforma Blogger nada más y menos que un viernes 10/10 en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, una ONG gubernamental de la cual fui y todavía supongo que debo de ser Miembro de Honor. 
Desde el 2002. 
Por ahí debe de andar todavía mi carnetcito de la UNEAC, esperando en algún closet futurista por su subasta.
Soy tan miembro de la UNEAC como Virgilio Piñera lo fue: el flaco y el flaco, dos varas de tumbar gatos. Desgarbados, desbaratados. Pagando puntualmente unas cuotas mensuales de miseria para no perder nuestra miserable membresía. 
Con la diferencia de que Virgilio Piñera cobraba por traducir autores del campo socialista al lenguaje parametrizado de la Isla. Y yo en cambio cobraba, quién sabe si de parte de la CIA o de la CANF, para boicotear texto a texto los estatutos fundacionales de mi propia organización. 
Post a post, póstumo. 
Como un espía colado en la salita de navegación web de la UNEAC.
Sospecho que en Cuba yo militaba en una suerte de quinta columna. Así como sospecho que en el exilio cubano ya no milito ni en una decimoquinta nada.
Por cierto, yo nací, no por carambola, otro viernes 10, pero de diciembre (que originalmente era el décimo mes). Ocurrió a finales de 1971, en el cumpleaños 69 de Dulce María Loynaz, una poeta de armas tomar pero de muy pocos 69 tentar.
Nací justo durante la entrega del Premio Nobel de Literatura al proletario chileno Pablo Neruda. Y desde ese mismo viernes 10 de diciembre tengo fe en el empeoramiento humano, en nuestra vida pasada, en la inutilidad de la virtud y, por supuesto, en Trump.
Aspiro a un día ser yo el máximo galardonado: el primer cubano con un Premio Nobel en el bolsillo. Léase, en la billetera.
Ese 10 de diciembre futuro, entonces tal vez acepte o tal vez no acepte mi Nobel de Literatura. En cualquier caso, tras meter el debido escandalito mediático en las redes sociópatas, entonces tal vez vaya o tal vez no vaya a recogerlo a Estocolmo. Y, llegado el caso, si por fin viajo hasta el homenaje nórdico, será sólo para hacerme el sueco y lo más probable entonces es que done el dinero a alguna causa considerada fascista.
Como podría ser el caso de la campaña presidencial de Trump, de la cual seré siempre tan miembro como antes lo fui de la UNEAC. Les reitero aquí y ahora mi membresía visual, para que con justificación justiciera de Orlando Luis Pardo Lazo puedan corred, académicos:




        De 2008 a 2018 he publicado casi dos mil columnas en mi blog Lunes de Post-Revolución. Muchas más que las publicadas por Yoani Sánchez en su bitácora de vida Generación Y, con la diferencia de que, al contrario de la disidente cubana, yo soy un disidente dentro de la disidencia cubana. Y no tengo ni la más remota idea de qué dije o qué dejé de decir en cada columna. Léase, en cada calumnia.
Ahí siguen todas ahora, flotando al azar en mi blog, indexadas por Google o por el G-2, que a los efectos es más de lo mismo. 
Textos y texturas que se me confunden a ciegas en un espacio mucho más demente que digital. Un archivo de exilio y de inxilio. Es decir, mi blog de pronto es todo lo que me queda para saber quién yo fui y quién ya no soy.
De hecho, cuando salí de Cuba un mediodía de martes de marzo de 2013 no pude sacar nada conmigo. Ni una mísera memoria flash o pen-drive pude llevarme de la patria a la post-patria. Mejor así.
Más castrismo, ¿para qué? 
Olvidar Orlando.
Bah-da, bah-da-da-da. Oh, lunes lunes.
Bah-da, bah-da-da-da. Oh, maniac Monday.
Diario de navegación y cadalso cubano. So good to me, it was all I hoped it would be. También, comicona confesión al pie de la horca. Couldn’t guarantee you would still be here with me.
Testimonio al margen del Testimonio con T mayúscula (de totalitarismo): ese género de izquierdas que se inventaron en Casa de las Américas entre la suicida Haydée Santamaría y el insuicidable Roberto Fernández Retamar.
You gave me no warning of what was to be. Crónicas anacrónicas, peordismo independiente, vocubalario. How could you leave and not take me. 
Mi alef maléfico, mi ego y su negación. Mis mentiras piadosas posteadas de pie desde el patíbulo. Every other day, every other day, can’t trust that day.
Mi blog Lunes de Post-Revolución es mi único hijo, mi único lector íntimo. 
Si alguien les dice que esta página web se parece a otras páginas web, díganle que sí. Por supuesto. ¿A qué coño aspiraban? Sólo el plagio impide la profanación. 
Tal como en mi blog pinto a los cubanos, tal los han visto mis ojos. A todos los amo demasiado para profanarlos ahora con golpes de esperanza o esterilidades por el estilo. Por el hastío.
Si estos rencores han pasado por mi corazón es precisamente para que no lleguen al tuyo.
¿Qué es Lunes de Post-Revolución?, dices mientas comentas en mi blog tu comentario castrista.
¿Qué es Lunes de Post-Revolución? ¿Y todavía me lo preguntas?
Expressways y guardarrayas cubanas, escoltadas por los baobabs de nuestra barbarie bucólica. Principitos que juegan con armas atómicas automáticas en el ático y ovejas en fila cubana hacia el matadero. 
Una lámpara sin genio y por eso mismo espontánea (explosión con ∆G menor que cero), donde el lenguaje ilumina los mil y un malls de lo irreal maravilloso en Miamis en miniatura y en Habanitas de imitación infame, esas dos hermanastras a cada orilla del Océano de la Florida, donde la Virgen de la Caridad, huérfana de todos los cubanos, reencarna en un pomito plástico de naranja: Recycle Virgen, muñequita mambisa que expira con su burka de amarillo pollito sin ninguna fecha de expiación.
        Todos tus hijos a ti clamamos.
Tal como todo eso es Lunes de Post-Revolución y, pero mas sin embargo, aún todavía mucho más. 
Una ínsula de incorrección.
El sitio en que tan mal se está.
Una luneta para esperar sentaditos, como Dios y el Estado mandan, ese lunes lunático en que llegará por fin el fin de la Revolución.




miércoles, 30 de mayo de 2018

The Huddleston Post

PUEDES LEER ESTA COLUMNA EN EL SIGUIENTE ENLACE DE DIARIO DE CUBA EN INGLÉS:



BOOKS

Killing Castroism, Softly


Vicki Huddleston in Havana. (WOMENINTHEWORLD.COM)

Vicki Huddleston, US ambassador to several countries (now retired at 76), has just written a book about her experiences as a diplomat in Cuba: Our Woman in Havana, featuring a prologue by Carlos Gutiérrez, the Cuban-American who Secretary of Commerce from 2005 to 2009 in the second George W. Bush administration.
Just as there is post-imperial nostalgia, there is also post-revolutionary nostalgia. And Vicki Huddleston, an intelligent and decent lady, with sentiments of solidarity towards humanity, cannot help feeling them at this point in her life: she fell in love with Cuba and the Cubans, like so many foreigners who have lived in our country.
Consequently, Ambassador Huddleston wishes the best for our subjugated island, a nation that lost its sovereignty six decades ago, kidnapped and placed under the personal and populist aegis of a totalitarian revolution disguised as a proletarian utopia: in short, the remote paradise of the international Left (that place that many people visit, but where almost nobody actually chooses to live).
It is always interesting to read the points of view of people who actually lived historical events, personally. It is also prudent, however, to distrust all such first-hand testimony. The case is that sometimes the actors are unaware of the intentions of the theater director for whom they are performing. Specifically, at the highest levels of politics, the actors often do not even realise who their director is.
I recommend reading Our Woman in Havana for many reasons. First, because I already read it, and any judgment of yours as a reader will, of course, be just as valid as my own (in general, one should never place too much stock in literary criticism). Second, because these confessions are written from the perspective of defeat, and books by the losers always have a poignant tone: what could have been but was not; what could still be, but is unthinkable. And third, because Vicki Huddleston, like 99% of the Americans I've personally met, unfortunately suffers from PTSD: "Post-Totalitarian Sentimental Disorder." In her case, this is complicated by the fact that she also suffers from a case of congenital Castroism.
Running throughout her entire book is all too common admiration of being considered a personal enemy of Fidel Castro, and not just in the eyes of a few retrograde radicals in Miami, but by Fidel Castro himself: the hardest of the hard-liners, not only local, but also global. A continental titan when it comes to beating the drums. In this, there is some indulgence in a kind of celebrated persecution by Ambassador Vicki Huddleston, and a type of pride in withstanding such a giant. Freudian Fidelism, as it were.
If in the novel Our Man in Havana(1958), by Graham Greene, the character James Wormold invents a network of spies based on the Cuban press, and that network eventually seems to actually exist, in Vicki Huddleston's work the network to be spied on is that of Cuban dissidents, who are harassed, almost kindly, by Cuba’s State Security agents.

Unlike in Greene's work, nothing in Huddleston's saga indicates the potential for a violent death around every corner or diplomatic misstep. Havana is not Baghdad. In the 21st century the island’s battle is now, as Fidel Castro would define it, one of ideas, not of bodies. And certainly not one of corpses. It would seem that State terrorism ended with the fall of the Berlin Wall in Europe (and with the spectacle of General Arnaldo Ochoa shot with four Castroist narcos in the Caribbean). The Revolution as a paroxysm of the pacifism typical of our time: apparently everyone from the police to the political opponents involved agree with this literary paradigm.
In Huddleston's book we stand before, then, the twilight of a "charismatic dictator," but not a monster that should have been judged for his sustained commitment to crimes against humanity. Or for the cultural genocide he perpetrated. Those accusations should be reserved for Somoza, Trujillo, Stroessner and Pinochet. Socialism might be unbearable and everything else you want to say about it, but it is a system that does not kill Cubans and throw them into ditches, like in the rest of the "shithole countries" of the region (as defined by US President Donald Trump, in private).
In fact, if it had been up to the Castros and nothing else, change would "already have arrived in Cuba." But, according to Vicki Huddleston's account, the aforementioned Trump arrived just in time to meddle with the transition of powers, and, to make it even worse, with his Republican congressmen on the Cuban American right, who, according to the polls of the Democrats, no longer even represent the will of their Florida voters when it comes to lifting Washington's economic embargo against the tyranny in Havana.
Because that is what it's all about. If democracy in Cuba has waited for 60 years, what harm can be done if Cubans have to wait another 6, or 16, years? With Castroism the only thing one cannot do is lose patience, because then the poor things get stubborn and upset, and everything will just go from bad to worse. Thus, the Castros must be treated like demure damsels, with perpetual tact, to see if they finally make a mistake and decide to throw us a few crumbs. After all, something is better than nothing, right? Like killing the enemy with pin pricks. “Send more diplomats, now we’re winning.”
That's the gist of it. The Cuban question as a strictly economic one. Democracy, like heaven, is an abstract concept that might well from the sky at any moment. After all, even in the US democracy today leaves much to be desired. Meanwhile, author Vicki Huddleston, a retired ambassador who relapses into the networks of the Revolution, now works as a consultant for the Transnational Strategy Group (TSG) and its Cuba Business Advisory Practice Group for Cuba.
Our Woman in Havana could be read, then, for its consistency, without any trace of complicity, as Our Wallet in Havana.

martes, 29 de mayo de 2018

CONDENADLO, NO IMPORTA: HUDDLESTON LO ABSOLVERÁ

PUEDES LEER ESTA COLUMNA EN EL SIGUIENTE ENLACE DE DIARIO DE CUBA:
http://www.diariodecuba.com/de-leer/1527354231_39601.html



LIBROS

Matar el castrismo a pellizco


Vicki Huddleston en La Habana. (WOMENINTHEWORLD.COM)

Vicki Huddleston, embajadora de EEUU en varios países (ahora ya retirada a sus 76 años), recién ha escrito un libro sobre su experiencia como diplomática en Cuba: Our Woman in Havana (Nuestra mujer en La Habana), con prólogo de Carlos Gutiérrez, el cubano que fue secretario de Comercio de EEUU de 2005 a 2009, bajo la segunda administración del presidente George W. Bush.
Así como existe la nostalgia posimperial, existe también la nostalgia posrevolucionaria. Y Vicki Huddleston, una dama inteligente y decente, con sentimientos solidarios de humanidad, no puede evitar sentirla a estas alturas de su vida: se enamoró de Cuba y de los cubanos, como tantos y tantos extranjeros que han vivido en nuestro país.
En consecuencia, la embajadora Huddleston desea lo mejor para nuestra sometida isla, una nación que perdió su soberanía hace ya seis décadas, secuestrada bajo la égida tan personalista como populista de una revolución totalitaria disfrazada como utopía proletaria: en resumen, el paraíso a distancia de la izquierda internacional (ese sitio al que se va de visita, pero donde casi nadie elige vivir por su propia voluntad).
Siempre es interesante leer el punto de vista de los protagonistas. Pero también es recomendable desconfiar de todo testimonio de primera mano. Ocurre que a veces los actores desconocen las intenciones del director de teatro para el cual actúan. Y, en específico, en la alta política, los actores muchas veces ignoran para cuál director de teatro están actuando en realidad.
Recomiendo la lectura de Our Woman in Havana por varios motivos. Primero, porque ya yo lo leí, y cualquier criterio tuyo en tanto lector será, por supuesto, tan bueno como el mío propio (en general, nunca ha de creerse demasiado en la crítica literaria). Segundo, porque estas confesiones de la memoria están escritas desde la derrota, y los libros de los perdedores tienen siempre un toque conmovedor: lo que pudo ser y no fue, lo que todavía podría ser pero es ya impensable. Y tercero, porque Vicki Huddleston, como el 99% de los norteamericanos que he conocido personalmente, por desgracia padece de PTSD: por sus siglas en inglés, Post-Totalitarian Sentimental Disorder, o Síndrome Sentimental Post-Totalitario. En su caso, complicado con castrismo congénito de corazón.
Atraviesa todo su libro, como un halo o un hado de hito histórico, la tan común admiración de ser tenidos como enemigos personales de Fidel Castro, no por los que serían apenas unos radicales retrógrados en Miami, sino por Fidel Castro en sí: el más duro de los línea-duras no solo local sino también global. Un titán continental a la hora de tocar los timbales. Hay algo de dominación deseada en esta tentación de la embajadora Vicki Huddleston. Así como hay también una especie de orgullo de género redimido en hacerle resistencia a semejante pugilato de posesión. Fidelismo freudiano.
Si en la novela Nuestro hombre en La Habana (1958) de Graham Greene, el personaje James Wormold se inventa una red de espías a partir de la prensa cubana, y esa red a la postre parece cobrar realidad, en la narrativa de Vicki Huddleston la red a espiar sería la de los disidentes cubanos, acosados casi amablemente por los agentes a sueldo de la Seguridad del Estado.
Al contrario de la obra de Greene, en la saga huddlestoniana nada indica la presencia en potencia de la muerte violenta tras cada paso y cada traspiés diplomático. La Habana no es Bagdad. En el siglo XXI la batalla insular es ahora, como la definiría Fidel Castro, de ideas, y no de cuerpos. Mucho menos de cadáveres. Diríase que el terrorismo de Estado terminó con la caída en Europa del Muro de Berlín (y con el show del general Arnaldo Ochoa fusilado con cuatro narcos castristas en el Caribe). La revolución como paroxismo del pacifismo propio de nuestra época: al parecer, desde la policía hasta los opositores políticos concuerdan en este paradigma literario.
En el libro de Huddleston asistimos así, pues, a las postrimerías de un "dictador carismático", concedido, pero tampoco se trata de un monstruo que debió de ser juzgado por su continuo cometimiento de crímenes de lesa humanidad. Mucho menos de un genocida cultural. Eso mejor déjenlo para Somoza, Trujillo, Stroessner y Pinochet. El socialismo será insoportable y todo lo que ustedes quieran, concedido, pero es un sistema que no asesina a cubanos en las cunetas como en el resto de los shithole countries de la región (tal como nos definiera en privado el actual presidente estadounidense Donald Trump).
De hecho, si fuera por los Castro nada más, ya el "el cambio ha llegado a Cuba". Pero, en la trama final de Vicki Huddleston, justo ahora es que viene a entrometerse en medio de la transición de poderes el susodicho presidente Donald Trump, para colmo con sus republicanísimos congresistas de la derecha cubanoamericana, los que, según las encuestas de los demócratas, ya no representan a sus votantes de La Florida a la hora de levantar el embargo económico de Washington contra nuestra tiranía en La Habana.
Porque por ahí van los tiros. Si la democracia en Cuba ha esperado 60 años, ¿qué más nos cuesta a los cubanos esperar otros seis o 16 años? Con el castrismo lo único que no puede hacerse es perder la paciencia, porque, los muy pobrecitos, entonces sí que se empecinan y se emperran, y todo irá de mal en peor. A los Castros hay que tratarlos como a damiselas encantadoras, con tino continuo, para ver si por una vez se equivocan y se animan a, por lo menos, no darnos nada a cambio para empezar. Algo es algo, ¿no? Como matar el burro a pellizcos. Manden más diplomáticos, que ya estamos ganando.
Porque por ahí vienen los tiros. La cuestión cubana como una cosa estrictamente económica. La democracia, como el cielo, es un concepto abstracto que bien puede caernos del cielo en cualquier momento. A fin de cuentas, incluso en EEUU la democracia hoy por hoy deja mucho que desear. Mientras tanto, la autora Vicki Huddleston, embajadora retirada que reincide en las redes de la revolución, ahora se desempeña como Consultora del Grupo de Estrategia Transnacional (TSG) y su Grupo Práctico de Asesoría Comercial para Cuba.
Our Woman in Havana (Nuestra mujer en La Habana) podría leerse entonces y no sin disfrute también, por su coherencia sin ninguna traza de complicidad, como Our Wallet in Havana (Nuestro monedero en La Habana).

lunes, 28 de mayo de 2018

El ruido de Chile

PUEDES LEER ESTA COLUMNA EN EL SITIO WEB DE LA REVISTA HYPERMEDIA:
El ruido raro del corazón


Orlando Luis Pardo Lazo
Comparative Literature, Washington University in Saint Louis.
  
1.

En tanto autor cubano, me resulta extraño inmiscuirme en los asuntos internos de otra literatura latinoamericana. En este caso, la chilena. Trátese de intervención o injerencia, igual me provoca extrañeza esta tarea más o menos teórica de reconstruir tradiciones, genealogías, desvíos, y, con suerte, ciertas predicciones dentro de un contexto-nación que no sea Cuba.
Semejante sensación de extranjería está relacionada con la condición de excepcionalidad insular de mi país de origen. Para los intelectuales latinoamericanos, la Cuba de la Revolución ha sido sin duda un ghetto cultural a la par que un bunker político. Y sobre la narrativa de ese mito o timo habían recaído, hasta ahora, todas mis obsesiones de opinión y mis anteojeras ideológicas. También todos mis escuetos ejercicios de crítica literaria y cultural, así como los temas, personajes y escenarios de mi propia ficción.
En tanto autor cubano, Cuba es, pues, mi claustro y mi claustrofobia. Mi caso clínico. Por lo que el riesgo de este ensayo de lesa extranjeridad es no poder evitar del todo mi perspectiva personal. Que, para colmo, estaría a priori desplazada, desorientada, acaso huérfana de los hitos históricos y los lugares comunes de ese corpus texti llamado “la chilenidad”, si bien una chilenidad ahora distorsionada al ser leída por mí desde el via crucis de “lo cubano”, que es esa lingua franca latinoamericana donde el monólogo de nuestros años verde olivo[1] en tiempos de Guerra Fría continúa siendo, incluso hoy, monopólicamente mainstream.
Como todo riesgo, éste entraña también cierta ventaja: el privilegio poético ―para emplear una de esas metáforas con que el vulgo siempre sorprende a la Ciudad Lingüista― de “meter ruido en el sistema”. Es decir, de acceder a los contenidos y sus consecuencias, pero desde los intersticios y los márgenes: la tentación de lo transversal. Devenir así un lector que sospecha, más que sopesa. De hecho, personificar al lector como un viajero que invade turísticamente otras geografías teóricas, al estilo de un mal lector paraliterario[2] que se asoma ―y asombra― del fin de los tiempos.
La lectura, a la postre, como una actitud mucho más apocalíptica que integrada[3]. Y, en cualquier caso, por supuesto, el lector leído, según el prisma del argentino Ricardo Piglia, como un detective mitad despistado y mitad paranoico[4], convencido conspirativamente de que “la lectura es un arte de la microscopía, de la perspectiva y del espacio” y, en definitiva, “un asunto de óptica, de luz, una dimensión de la física”.
De ahí acaso mi fascinación desde lo foráneo por la novela Ruido[5] de Álvaro Bisama, cuyo primer capítulo es muy fácil de citar in extenso: “Creemos en una ley óptica que jamás ha sido descrita: la luz de la provincia chilena se traga el tiempo y deforma el espacio, se come el sonido y lo vomita, destiñe los colores, derrite las formas de todas las cosas” (11).
Con suerte, estableceremos así una especie de diálogo a contracorriente entre isla e isla, aunque Cuba permanezca más bien a la sombra de Chile, como una influencia fantasma, una casa desaparecida[6] que reconecta al Caribe con el Cono Sur. En efecto, al igual que Cuba, para mí Chile también lo es: una tira de terra ignota que se escribe y se reescribe a sí misma entre la cordillera y el océano, entre la Antártida y el desierto, y, específicamente en el caso de Ruido, entre la dictadura y el cielo.
Una dictadura que más de una vez, con humor negro, el propio dictador chileno la llamó en público “dictablanda”[7], en una época cuando en Cuba se enseñaba en las cartillas de alfabetización de las escuelas primarias las ventajas de defender a nuestra “dictadura del proletariado”[8].
Ese Chile adolescentario de los años ochenta de la generación de Álvaro Bisama, esa isla continental bajo un cosmos saturado de nostalgia por la luz[9], fue capaz de generar ―además de una euforia ufológica de lujo― unas quinientas visitas de la Madre de Dios a la Tierra en apenas un quinquenio (1983-1988). Aquella era una María latinoamericanizada que encarnó en exclusiva, a la manera de un ventrílocuo, en un chilenito acaso también virgen que le anunció sin pudor al mundo ―tal como Bisama lo consigna en Ruido5 (29): “Yo soy el Corazón Inmaculado de la Encarnación del Hijo del Dios”[10] (47).

2.

Ruido5 (Alfaguara, 2012) del chileno Álvaro Bisama es literalmente un librito de 170 páginas que bien pudo editarse en 70, de haber tenido un formato de caja y puntaje normales, así como menos espacio en blanco entre sus capítulos, algunos de los cuales funcionan casi como aforismos.
Es la de Bisama en Ruido una escritura memoriosa a la par que minimalista, a imitación de este objeto-libro de la editorial Alfaguara santiaguina. Ruido funciona como un diario, quizás no tanto de los días como de las décadas. Esta es la obra de un autor muy hábil a la hora de poner a rodar su prosa a toda prisa, como sugería escribir Ítalo Calvino en sus inconclusas Seis propuestas para el próximo milenio[11]: rápido pero exacto, leve pero visible, múltiple pero consistente (si bien esta última Calvino no tuvo la consistencia necesaria de terminarla antes de morir).
En Ruido se regurgita la retrospectiva de una anécdota o, mejor, de todo un universo de anécdotas casi anónimas, que Bisama recuerda preferiblemente en primera persona del plural. El autor de esta ficción funge o finge, pues, como un cronista de época, como el archivero de la barbarie que explora la frontera frágil que existe entre intimidad e intemperie. Ruido se instala así en la literatura latinoamericana como si fuera la bitácora colectiva ―a la par que personalísima― de una educación sentimental a la chilena, que parte de la patria adánica de la adolescencia y culmina en la nación adulterada de la adultez.
Pero, más que Bildungsroman, Ruido sería al respecto un cuaderno de desaprendizaje, las notas autistas de un fantasma autorial que flota sobre la paleología de un país perdido hace muy pocos años, cuando de súbito se impuso el bullicio tan violento como vacío de otro Chile moderno, mediático, mercadotécnico y, también, por supuesto, mediocre. Un nuevo país que el lector de Ruido5 alcanza a imaginar no menos “de mierda” que la “chacotera” Virgen María de “cartón piedra” que es, a lo corto y estrecho de esta novela de Bisama, “una metáfora feroz de aquellos días, una madre profana capaz de convocar el horror” (74).
El poeta chileno que Bisama no nombra, a quien por entonces “un cáncer fulminante lo estaba matando y no lo sabía” es evidentemente Enrique Lihn, que a finales de los ochenta “se enfrentaba a su propia extinción amparado en el cinismo” y “convertía el horror a la nada en una broma”. De ahí no sólo la condición de “lúcido” con que, según Bisama, Lihn “se sumergía en lo real”, sino también su “pena”, su “rabia” y su “resentimiento” al escribir sobre el milagro de la aparición de la virgen en Chile, el mismo sobre el cual escribirá Bisama casi un cuarto de siglo después (74).
En su poema de 1987 “La aparición de la Virgen”[12], Lihn hace este agonizante ajuste de cuentas con aquel Chile de un vidente en pleno performance piadoso o patético, una nación sangrante y dividida ya en las postrimerías de una dictadura cuyos traumas literarios nos alcanzan incluso hasta hoy:
“La realidad es el único libro que nos hace sufrir, / la realidad es la única película que nos quita el sueño. / Las apariciones de la Virgen serán irreales, / no así la aparición de los agentes de la realidad. / Ellos son los únicos autores terribles”. “Se jugaron a maravilla la carta de la aparición, / haciéndole el peso a N cantidad de fantasmas. / Hicieron de ella una cariñosa de la Seguridad, / capaz de las mayores concentraciones. / Hicieron de ella una Flaca chacotera”. “Nada le espanta, a nadie rechaza. / Ningún problema le parece insoluble. / Es la mamá de todos los chilenos. / Pusieron, pues, el enchufe en el sol. / Hicieron de ella toda una señora aparición / que nos hizo caer de rodillas a unos cien mil al pie del cerro”. “Virgen del Neoprén, / Señora del Simulacro, / bajas del cielo de tus utilerías / acompañada de un guerrero antiguo / a ver si puedes dividimos aún más. / Tiendes tu manto sobre los intereses creados / y nos amenazas con un acabo de mundo. / Virgen de la chacota en la punta del cerro, / la que se cree el sol y nos quema los ojos. / Reina de todos los apagones, / desprotectora de los desprotegidos, / fosa común de los buscados”. “Hablando en cualquier lengua abre, madre, la boca / y dinos lo que quieras por lo que más quieras. / El niño Ángel ―tu perico― es el César de Sanctis / de este Festival de la Emoción”. “Pero, Ave Purísima, / líbranos de tus falsas apariciones. / Bendita eres entre todas las pobladoras. / No me dejes caer en la indiferencia. Amén”.
Para Bisama, sin aquel teatro de la chacota ―en cubano sería del choteo― de apariciones marianas ―en un continente donde ya había ocurrido la Revolución cubana y su concomitante religión secular llamada el castrismo (para sus enemigos) o el fidelismo (para sus fieles)―, sin aquella madre multípara sobre la que Lihn ironiza en estado terminal y que luego es reciclada por Bisama en Ruido5, ya “no podemos pensar en la dictadura”, pues ocurre que justo esa “luz de la Virgen” es la que ahora “ilumina el cuadro desde el fondo” (47).
Sólo que detrás de ese velo virginal palpita no un país, sino su opuesto: el páramo. Lo impensable y, probablemente también, lo impronunciable. El ruido del silencio. Un paisaje de la memoria que, al decir que Mark Fisher[13], podría constituirse ―en el caso de Ruido de una manera no tanto física como emocional― en un ejemplo de estética “eerie” (del inglés: extraña, misteriosa, terrorífica), en el sentido de un “fallo” de “ausencia” o de “presencia”, ya que “la sensación de lo eerie ocurre tanto cuando hay algo presente donde no debería haber nada, como cuando no hay nada presente donde debería haber algo” (61).
En efecto, para Bisama en Ruido5, la virgen es también un velo vil de la violencia, porque “tras la tela están los cadáveres, las salas de tortura, los agujeros donde fueron a parar los cuerpos de los muertos, el mar silente sobre el que volaron los helicópteros que lanzaban los cadáveres al mar. Tras la tela están los cerros donde enterraron los cadáveres cubiertos de cal” (47). Y ese siniestro carnaval de cuerpos y más cuerpos, ese descampado de una debacle nacional que una parte de Chile desea desconocer, se le confunde a Bisama en la tierra baldía de “los potreros, las colinas llenas de espinos y los sueños opacos de los huesos de los conejos muertos” (24).
Se trataba de una virgen que hablaba alternativamente de apocalipsis y perdón, de papas falsos y comunismo real, de terremotos y terrorismo, de amar al prójimo y de castigarlo por el fin de los tiempos. Era, tal vez, una imagen no muy distinta de la que a mediados de aquella década de los ochenta también “apareció reflejada en los vidrios rotos de esos autos baleados” (72) por un comando revolucionario ―o terrorista, según la perspectiva―, en un intento de magnicidio del cual el general Pinochet saldría milagrosamente ileso, directo del sitio del ataque a reportar esta otra aparición de la virgen ante las cámaras y micrófonos de la televisión chilena.
En la novela Ruido, “esa Virgen era y no era la del pueblo, la que veía el vidente” en un cerro de Villa Alemana (72). Bisama nos narra sus capítulos concisos desde la implícita ubicuidad de aquellas visiones, así en las poblaciones proletarias más pobres como en las entrañas más de élite del poder.
Hay algo no por carnavalesco menos espeluznante en esa sucesión virtual de vírgenes Marías, desde la Operación Siglo XX en el Cajón del Maipo ―erial eerie donde falló el atentado anti-pinochetista concebido en gran parte desde La Habana, Cuba― hasta la poesía pre-póstuma de Enrique Lihn ―quien a finales de los años sesenta vivió, trabajó, y se casó en Cuba, por lo que uno de sus primeros poemarios se titula, un poco tautológicamente, Escrito en Cuba[14]:
“Una especie de diario / Anotaciones Fragmentos de los que fue, impresiones digitales / Restos de lo que alguna vez será” (37). “A lo real se llega por la violencia / con instrucciones precisas, / no hay tiempo que perder con las palabras que no pueden ser relevadas en el acto por los hechos” (41). “Lo real ha invadido lo real, / en esto estamos todos de acuerdo, / en que no hay escapatoria posible” (16). “Me asomo a mi memoria y el vértigo se apodera de mí y cualquier cosa que diga es otra cosa, / (…) nos aburrimos mutuamente mientras en cada uno de nosotros ocurren por separado cosas sobre las cuales hablar. / (…) La palabra convierte en nada todo lo que toca” (18).
Esas palabras podrían ser de algún modo los pecios que, en el futuro ―que a su vez luego en Ruido5 será el pasado del próximo futuro―, Bisama va recolectando en las 170 páginas de esta novela-bitácora del tedio, la nostalgia, y un tipo de desaparición peor, porque dura incluso mientras estamos todavía presentes. La extrañeza ya no del ser, sino del estar. Los sobrevivientes de la realidad como fantasmas en la ficción.
Y, por momentos, diríase que también al revés. Porque “el horror era eso: la pereza y el aburrimiento” (72), allí donde “solo quedaba el rastro de mugre que había dejado: las calles sucias, los panfletos a su favor, el confeti muerto, la sensación de que todo había terminado y que en el valle solo quedaba la basura, la soledad y el aburrimiento” (73).
El escritor exiliado cubano Lorenzo García Vega (1926-2012) no creo que hubiera dudado mucho en insertar esa sensación y ese páramo en lo que él llamaba obsesivamente, refiriéndose tanto a La Habana republicana como al Miami post-revolucionario, el “reverso” o “destartalo”, que el crítico Jorge Luis Arcos[15] recopila, entre otras sinonimias expresivas, como lo “escaso”, lo “seco”, lo “ruinoso”, los “ripios”, lo “roto”, lo “vacío”, lo “olvidado” y, en definitiva, “la expresión de lo que nadie mira” por ser en sí lo “inexpresivo”, lo “inexpresable”, lo “grotesco”, lo “sinsentido o a medias” (144).
Y todo este repertorio aplicado ―como García Vega lo hiciera en su polémico libro de memorias Los años de Orígenes― sobre todo en referencia a “esa arquetípica familia cubana cuyos componentes parecen hablar como personajes del teatro clásico, así como estar encaramados sobre solemnísimos coturnos, pues todo apunta al destartalo anacrónico, sentimiento no compartido, o mulatez, de nuestro mundillo sin identidad” (88).
En la anteriormente referida escena de Ruido5, el dictador chileno en persona recién “se había ido” del villorrio de las apariciones marianas (73). Y en mi opinión ese es también el momento ―sépalo o no su autor― en que la dictadura chilena recién comienza a desaparecer, sin dejar de estar perversamente presente en un hoy que entonces era aún el futuro, repercutiendo así en la democracia chilena actual.
En efecto, de los restos de aquel remix retro de rezos al rosario y represión diaria, de aquel previo planeta Chile cuyo mapa se sobrelapa a la perfección pero sin ajustarse al mapa del Chile actual, ni siquiera el olvido ha de ser del todo un escape. Tal como lo confiesa el narrador de la novela, “algunos de nosotros nunca vamos a salir de esa sala de cine” (76). De ahí acaso la espectacular persistencia de las pesadillas y el insomnio en Ruido, dos demonios que se suponía fueran mutuamente excluyentes. Lo atroz en Bisama parece reconciliar, pues, a daños humanos que habitan en las antípodas: “anotaciones sobre la soledad” (117).
El futuro es un ruido que rumiamos ayer o nunca. Un tiempo que por momentos confortablemente “no existe”, porque “el mundo está regulado por el azar” (86). Y, por momentos, un tiempo cuando todavía “faltaban años para el futuro”, dado que “el pasado no nos interesaba” y “el presente era nuestro” (87). Una o más de una generación entonces “construimos una mitología ahí, con esos pedazos, con ese sonido” (87). De manera que “en cada esquina se ensayaba una versión del futuro” (93).
En cualquier caso, cuando “en un momento llega el futuro” entonces para Bisama de pronto “el futuro se parece a una película que no existe” y “que nadie estará interesado en filmar porque habita en los bordes de lo que narramos” (166), como “canciones que nadie iba a recordar porque solo serían en el futuro un chispazo de la memoria, un parpadeo en el ojo que se abriría en el cielo cuando llegara el fin del mundo” (117, 118).
Si no resulta extraño este Chile hiperrealista al punto de lo irreal, entonces para esa tipología de lector difícilmente algo alguna vez lo extrañe. Desde esa aridez de asombro, Álvaro Bisama bien podría terminar entre los escritores más o menos afines al costumbrismo, más o menos alejados de los tópicos eerie y/o weird. A lo sumo, en otro novelista que insiste en la temática de la post-dictadura, atrapado entre el testimonio y la confesión, esas dos derivas de la escritura de un diario. En tanto acercamiento académico más o menos descolocado, entiendo mejor estos evangelios según Bisama ―en particular, Ruido5 y El brujo[16]― desde los laberintos ficcionalizables de biografías a un tiempo públicas y privadas: desde el murmullo siempre familiar y desfamiliarizado de la memoria generacional.

3.

En la Introducción a su libro de 2007 Metáforas de la casa en la construcción de la identidad nacional[17], Pilar Álvarez-Rubio explica que “la sociedad chilena ha transitado por extensas transformaciones: la re-democratización; la implantación de un modelo económico neo-liberal; la elección de la primera mujer a la presidencia; el reconocimiento de la continuidad de las culturas originarias; el dominio de los discursos mediáticos de masa, entre otros”. Para Álvarez-Rubio, en Chile “todas estas transformaciones, sean ellas profundas o simplemente alteraciones superficiales, son indudablemente elementos de suma importancia en la cultura y por lo tanto en las prácticas discursivas que afectan, expresan y definen los entramados simbólicos de la identidad” (17).
Esta sería la causa de que “la identidad chilena, oficialmente configurada en base al espejismo identitario de la homogeneidad”, actualmente sea cada vez más “subvertida de una u otra forma”, por autores que “al mismo tiempo proponen y afirman nuevas y variadas perspectivas de identidad individual, grupal, nacional y continental” (16). En especial, “cada sociedad se re-inventa literariamente después de episodios históricos altamente críticos”, lo cual incluye, por supuesto, la “reciente diáspora intelectual de los años setenta en América Latina” (19), una generación forzada a crecer a golpes[18] de Estado y a golpes de exilio.
En el libro 1973, el relato chileno visto desde el exterior, publicado en 1996, que reúne a ensayistas que diseccionan las últimas décadas de la narrativa chilena hasta inicios de los noventa, es entonces muy lógico que el golpe pinochetista de 1973 funcione como una bisagra para la intelectualidad de izquierda, no sólo en las discusiones de tema social sino también a la hora de teorizar sobre la literatura chilena.
En el mencionado libro se habla, por ejemplo, en los términos más éticos que estéticos de Anna Housková, sobre una narrativa de “resistencia antifascista”[19] de denuncia: documental, diarios, testimonios, donde “la narración en primera persona pasa continuamente del singular al plural, del ´yo´ al ´nosotros´ ―no sólo al describir las actividades comunes de cada día sino que también en reacciones subjetivas” (16,17).
También se compara y contrasta esta literatura de resistencia con la llamada “narrativa chilena en el exilio”[20], la cual, al decir de Marcelo Coddou, “supera, con su presencia, el esquematismo de los que parten de dos falsos apriori: el apriori esteticista, que conspira contra la plenitud del arte al dar prevalencia a la autonomía verbal, al concebir la obra como hecho válido por sí mismo, en tanto ´creación artística´, y el apriori ideológico de los que postulan la prevalencia de la autonomía del tema, disolviendo así su configuración en planteos demostrativos” (61).
Y, por último, como una tercera vía, se busca el contrapeso de una suerte de “novela chilena del exilio interior”[21], que para Fernando Alegría incluye, entre múltiples experimentaciones más o menos formales o existenciales, a “otra forma de relato, no ensayo y tampoco cuento, sino las dos cosas integradas, como esas alucinantes divagaciones de los maestros ingleses victorianos” (165).
Por cierto, aquí la última referencia de Alegría probablemente le deba algo a aquel dictum del crítico chileno Hernán Vidal, cuando se cuestionaba “los fundamentos delirantes de nuestra identidad nacional”. Chile como una fábula, tanto de la Poesía como del Estado. Como también la referencia de Alegría podría remitirnos a la antológica duda ontológica del filósofo venezolano Ernesto Mayz Vallenilla[22]: “¿Pero es que no somos todavía? ¿O será, al contrario, que ya somos y nuestro ser más íntimo consiste en un eterno ´no ser siempre todavía´?” (140)
Todo lo anterior, por supuesto, de algún modo sería revisitado después ―en un mundo ahora repentinamente unipolar― en las reflexiones y relativizaciones del peruano Antonio Cornejo Polar[23], entre otros pensadores latinoamericanos de fin de siglo y milenio: “¿Realmente podemos hablar de un sujeto latinoamericano único o totalizador? ¿O deberíamos atrevernos a hablar de un sujeto que efectivamente está hecho de la inestable quiebra e intersección de muchas identidades disímiles, oscilantes y heteróclitas?” (21)
Fue esta tercera zona de la creación literaria chilena, bajo el control de una dictadura que, sin ser totalitaria, igual cooptó a la esfera pública, la que debió lidiar con la “gestión de la censura en Chile”, la cual, según Manuel Alcides Jofré[24], “propendía a llevar a la literatura a una posición formalista del arte por el arte, donde el discurso no debía remitir a la realidad”. Por lo que, para él, “la novela del interior enfatizó así una preocupación por el significante”. Así y todo, Alcides Jofré confía en que son estos autores del inxilio chileno con quienes “en verdad, se rehace o se reconstruye la historia desde un presente crítico, comunicado desde la metáfora, superando los naturalismos anticuados, mediante una novela firme y cautelosa, carente sin embargo de humor, de juego, de soltura, un poco tiesa y esquemática” (148).
Es esta una petición de principios poéticos que sería llevada hasta su paroxismo por Antonio Skármeta[25], quien en 1981 clamaba, no sin sorna, por una literatura latinoamericana que enterrase de una vez por todas, y acaso sin despedida de duelo, a los “amarillentos segundos sombras”, las “selváticas vorágines y doñas bárbaras”, las “desmayadas amalias” y los “destripados echeverrías” (263).
Esta tensión fue diagnosticada por Fernando Moreno[26], quien tan temprano como en 1982 ya anuncia “un movimiento de renovación que dejaría de lado la vacía experimentación verbal”, que asimismo “significaría una ampliación de la generalizada línea temática de la infancia y la adolescencia”, y que al cabo “implicaría una superación de aquella visión sostenida sobre una clase que se desintegra, o de la ironía y marginalidad crítica frente a un sistema, para entrar de lleno en la interpretación profunda de todo el conglomerado social, en especial de aquellos que son los actores y víctimas de un mundo caracterizado por la arbitrariedad y la injusticia” (94).
Moreno pronostica incluso que “un nuevo salto cuantitativo y cualitativo se producirá sin duda cuando la actual y obligada división de una narrativa del interior y una narrativa del exterior haya perdido su sentido y su razón de ser porque la historia así lo habrá decidido” (108).
Al respecto, habría que preguntarse si Álvaro Bisama en Ruido revierte el diagnóstico de Manuel Alcides Jofré, por ejemplo, y consigue, más allá de rehacer o reconstruir la historia desde la metáfora, también restaurar cierta noción de ironía, cierto toque lúdico, de soltura, que rompa rigidices y escape de cualquier esquematismo de clase social o de escuela estética.
Y entonces habría que preguntarse si el Ruido de Álvaro Bisama culmina o contradice la visión de Fernando Moreno acerca de un cambio cuantitativo y cualitativo, toda vez ya obsoleto ―con la llegada a Chile de la democracia, a inicios de los años noventa― aquel postulado del parteaguas político entre una narrativa chilena del interior y otra narrativa chilena del exterior. Dos alternativas expresivas para una misma atrocidad, dos espejos éticos/estéticos de la misma esperanza: un Chile libre, sin apartheid de corte ideológico ―como en la vía cubana hacia un socialismo sin ciudadanos― y sin exclusiones economicistas por la lógica ciega del capital.
Me pregunto, por último, cuán conscientes serán, por parte de Álvaro Bisama en Ruido, las proporciones con que él dosifica y disuelve en su novela el testimonio, la autobiografía, la memoria, la historia, así como el equilibrio con que el novelista resuelve el diferendo entre ficción y non-fiction. En dependencia de las respuestas con que los críticos y teóricos se acerquen a Ruido, esta obra sui generis será entendida bien como ruptura o bien como continuidad, al respecto de los debates de décadas anteriores sobre literatura purista o de compromiso en Chile, tal como los debates que emergieron, por ejemplo, en 2002 con el libro Representing the Unrepresentable. Literature of Trauma under Pinochet in Chile[27].

4.

Álvaro Bisama, en el programa titulado “El vidente” de Radio Ambulante, transmitido por National Public Radio (NPR) el 4 de abril de 2017[28], nos habla de Chile como de “un país mucho más irracional, mucho más complejo, mucho más profundo, mucho más terrible, que el país que en el fondo el chileno quiere ver”. Un país donde el lema patrio “Por la Razón o la Fuerza”[29] cobra a ratos todo su espeluznante esplendor: su violencia averbalizada, pero sustantiva y articulable.
Bisama habla para NPR casi como si él fuera un extranjero de adentro, acaso un etnógrafo nativo o un testigo desterritorializado. Parece tan perdido como un cubano caído de la Cuba de Castro en el Chile de Pinochet, siendo hoy ambas dos geopolíticas fantasmas en el 2017, pero todavía complementarias: no hay distopía burguesa sin la alternativa de un paraíso proletario, como tampoco hay dictadura fascista sin su concomitante sistema de partido único del PC (partido comunista).
Bisama, oral o por escrito, se comporta como un lector de límites y subliminales. Su perspectiva es intrínseca a lo que narra, pero su voz siempre aparenta estar algo desplazada, desorientada, acaso huérfana por sobresaturación de saber. En efecto, el novelista se disfraza de comentarista radial y hace un esfuerzo extremo para comprender la extrañeza inmanente en todo lo que antes le resultaba tan familiar.
Chile se le comienza a escapar a Bisama, de ahí la prisa de su prosa por atrapar los pedazos. Los trozos y trazas del destrozo. Nos habla como un niño forzado a una adultez contemporánea para la que ni él ―ni nadie en su generación― podría haber estado del todo preparado. Así, aquel pueblito de infancia, compartido con el vidente y la virgen que éste convocaba a voluntad, deviene de nuevo el mismo “campo de juego gigante”.
Bisama enfatiza, al igual que en Ruido, cómo las apariciones de Villa Alemana se programaban para los fines de semana, anunciadas con antelación en carteles y pósteres, por ser los días no laborales. Aquella sucesión de espectáculos sabatinos, algunos tan masivos como para hospedar cerca de cien mil espectadores, bien podríamos imaginarla ahora como una apertura operática para otro espectáculo de audiencia masiva, conducido por un señor de genealogía también alemana, Mario Kreutzberger: el no menos carismático conductor Don Francisco de los Sábados Gigantes del canal 13 chileno. Una cifra, por cierto, con connotaciones cabalísticas.
Bisama cuenta en NPR sobre las peticiones que aquel ejército de fieles sumisos le traía al vidente, en tanto interlocutor de la Virgen María. Y recuerda todas las precauciones que la inteligencia y el ejército de la dictadura tomaban ante aquellas manifestaciones masivas de fe, por más pacíficas que fueran. En cualquier caso, se trataba de demostraciones populares que irían revelando a otro Chile subterráneo que ahora emergía ante la luz pública, así en la provincia como en la capital.
En paralelo a las procesiones devotas que rodeaban al vidente de Villa Alemana, en Santiago de Chile y otras ciudades se orquestaba una convocatoria tras otra de las llamadas Jornadas de Protesta Nacional, protestas que fueron fomentadas desde la jerarquía católica a partir de mayo de 1983[30], en un verdadero pugilato contra el poder despótico imperante. Dichas jornadas duraron hasta poco antes del plebiscito de 1988. Es decir, casi tanto como duraron la dictadura y como las apariciones de la Virgen al vidente.
Entonces se olvidaron del milagro y del vidente. Comenzaron a creer que todo era una farsa. En Chile y también en Ruido5: “Nos olvidamos del milagro y del vidente. Comenzamos a creer que todo era una farsa” (87).
Aunque no todo Chile, por supuesto, al menos no todo el tiempo. Ha quedado una especie espectral de eco hueco, un rumor residual, otro tipo de ruido que se escurre entre las ruinas. De manera que en aquella zona de contacto cercano de chilenésima especie, aún reinciden ciertas “siluetas casi silenciosas que ascienden la loma, confiando nada más que en el recuerdo […]: puntos imprecisos en la luz insoportable del mediodía del valle” (89).
Bisama los describe poco menos que como seres extraterrestres, pero que nacieron y serán enterrados en esa misma tierra santa o chacotera. Meros cuerpos aparecidos que “se aferran a los jirones de un relato”, a las piezas de un rompecabezas sin mapa maestro ―¿la novela es será la primera pieza de semejante mapa?―, habitantes del colofón “de un complejo plan celestial sólo comprendido por pocos” (89).
En cualquier caso, poco importan los hechos cuando se trata apenas de “confirmar algo que sabían desde siempre: el mundo se acaba” y “todo lo que conocimos será tapado por el mar, devorado por el fuego” (90). Estamos, por supuesto, al final de los tiempos. Ningún ruido es eterno, aunque retorne eternamente. Y Bisama pone énfasis en narrar un apocalipsis ajeno para mostrarnos mudamente que se trata de un apocalipsis personal. Hay algo de pudor en su gesto, algo de vocero vestal que respeta, al punto del ridículo, la vida privada de los ruidos[31].
Y es tal vez ahí, al igual que en el libro sobre el vidente que se menciona en este otro libro sobre el vidente escrito por Bisama, “donde el texto vacila, se pierde en los meandros, se tapa la boca antes de terminar abruptamente, como si quien lo redactara no quisiera seguir adelante, terminar la historia” (62).

5.

En un ensayo de 2010 sobre la narrativa chilena de la post-dictadura, Alejandra Botinnelli[32], parte de que tanto Alejandra Costamagna, Alejandro Zambra, como Álvaro Bisama, se ubican acaso ya en el último umbral de la literatura chilena entendida como tal. Géneros y gentilicios aparte, “lo que ellos han hecho en la palabra ha conseguido no solo alargar los plazos de caducidad de nuestra literatura nacional, mil veces condenada a muerte (aunque mil más en la Post) sino ayudarnos, a otros tantos congéneres de ese segmento etario mil veces también condenado, a andar un camino posible hacia aquel origen velado, oscuro y terrible, un camino que gracias a y por sus letras, hacemos hoy menos desamparados” (9).
Botinnelli habla aquí casi en términos de un viaje sin retorno hacia una causa velada primordial, ciertamente terrorífica incluso sin apelar a los códigos más o menos fantasiosos o científicos de, por ejemplo, la narrativa weird original de la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. En algún punto impreciso de cada una las vidas chilenas, parece agazaparse un Chile oculto que espera pacientemente para poner en crisis la pax chilensis del siglo XXI.
Al respecto de Ruido, Botinnelli equipara “el fracaso del vidente como el fracaso de la realidad ante la escritura que es, en los hechos, una mentira deliberada, un desvío del camino. Un ardid”. La palabra como patraña, sí, pero a la vez como única herramienta útil ante el horror fútil de toda historia. Para ella, “eso es tal vez lo más duro de esa historia de Bisama: que la vida termina por correr el velo de la ficción a cambio de una realidad que no solo le es parásita, sino que le queda chica, que no alcanza”. Entonces, “¿cómo se levanta la vida cuando se ha develado una farsa?” y “¿cómo se levanta la vida cuando atrás del escenario hay solo vacío?” (15).
En la escritura de Bisama, Botinnelli detecta que “un particular y antiguo sentido de la polis funda esta enunciación que se da a contarse en generosidad de historias y de palabras, tremendas, extremas, profusas, estas sí que rizomáticas”, por lo que “hay aquí algo de esa antigua tradición de un mundo que no podía imaginarse a sí mismo sin exponerse teatralmente: no concebía felicidad sin espectáculos y fiestas, ni dolor sin libaciones y largas sesiones de llanto, todo bajo la presencia de unos dioses siempre curiosos por cada episodio del cruel destino de los hombres” (15). No tanto como un carnaval, pero al menos sí un conato de ceremonia casi caníbal que se complace con “la exposición de la ruina, de esa que habla Benjamin, pero sobre todo de esa que Leopoldo María Panero dice, asalta al lector en callejuela oscura, en el cruce entre caminos” (16).
Para Botinnelli, también “hay en la escritura de Bisama una dramatización de la vida que no elude el modo de la tragedia y que recuerda a las formas del distanciamiento brechtiano, con historias que escarban, que refieren a un territorio que se escucha como nuestro ruido inconsciente, de nuestras vidas negadas, que se ajusta más a los reversos que a las evidencias, a ese tiempo alojado en el cuarto de atrás pujando por manifestarse. De Bisama puede decirse lo que de un gran escritor dice George Steiner: pesca en su red ´la confusión viva de la vida inconsciente´” (15, 16).
De ahí que Botinnelli hable en la novelística de Bisama en general de unas “voces que no pretenden trascendencia, sino solo hablar”, pues “es más importante escuchar que enunciar” (16), al estilo de un “comentario de un estado del espíritu, del ánima postdictatorial, donde los muertos, los que han estado muertos de la palabra, cobran vida” en sus “vicisitudes, anécdotas”, con “una densidad de tiempo, espesura y proyección sobre todo en el ambiente” que en definitiva no son sino “marcas en el cuerpo de la época” (17). Esa “caja de resonancia”, ese “ceder el espacio, dar la voz” (16), redunda en una red de conexiones o cortocircuitos que el propio Bisama en una entrevista[33] de 2009 describiría como “el ruido de las historias que chocan unas contra otras y saturan las páginas” de su ficción (13).
Botinnelli insiste en que los personajes de Bisama tienden a continuar habitando en un sitio ya deshabitado por ellos mismos, “pues viven en un mundo en el que mucho es de ayer, de un ayer antiguo, en esa experiencia extrema de la caducidad del fin del siglo XX, donde desde la caída del muro hasta el desarrollo de las TIC[34], buena parte del paisaje humano anterior se ha anacronizado” (17).
Bisama, al igual que otros autores de su generación, “escriben, entonces, sabiendo que cada texto es siempre un poco un texto de ese ayer antiguo”. Sólo que, según Botinnelli, “lo hacen sin ceder a la nostalgia”, en el sentido de que “no hay acá nada de ´las formas catárticas y confesionales del testimonialismo´, sino la voluntad de reponer estas voces actuales en un tono que no las reduzca al pasado. Volverlas a la vida” (17).
Es este un vitalismo crítico que, toda vez comprendido en su esencia, a su vez puede y debe ser esencialmente criticado: en mi percepción de sus novelas Ruido y El brujo, por ejemplo, Bisama, sin caer en las taras del testimonialismo, devela pero a la vez deja en el pasado a esas voces del pasado que lo desvelan en tanto narrador. Botinnelli lo llama algo parecido al “ruido de nuestro inconsciente”, que sería como “la música de esa caja negra donde habitan nuestros muertos, los muertos ciertos que son los muertos de la palabra”. Son ellos quienes nos “hablan” y “viven en nuestros deseos y nuestras pesadillas”, las “que cumplen hasta lo inimaginable” (18).

6.

Por más que Álvaro Bisama en Ruido parece interrogar de cerca al vidente, en la práctica lo aleja al atraerlo hacia sí. A lo sumo, se apropia de su voz como un médium al literaturizarlo, tornándolo todavía más invisible. Bisama es ahora al vidente lo que el vidente fue antes a la Virgen.
Alejandro Zambra, otro chileno perteneciente a la promoción literaria de Álvaro Bisama, en 2011 publica su novela Formas de volver a casa[35], apenas unos meses antes de la aparición de Ruido. En su libro, Zambra se enfrenta como narrador a este mismo dilema de los desplazamientos de voz: “No quería o no me atrevía a contar su historia. Sabía poco, pero al menos sabía eso: que nadie habla por los demás. Que aunque queramos contar historias ajenas, terminamos siempre contando la historia propia” (105).
El novelista de Ruido5 está igualmente consciente de semejante maniobra autorial: “parece que recordamos” y “parece que sabemos algo” (35), cuando en realidad del vidente sólo “conocemos su voz, pero no lo que está detrás de ella”. Tal como tampoco “sabemos nada de sus afectos; ni antes ni después sabremos de ellos” (34). El ejercicio de la memoria en Ruido “es eso, incluso para los fantasmas: basura que cruza distancias siderales, escombros que quedan en sitios baldíos, restos de naufragios que atraviesan el mar helado, ruinas que flotan en el tiempo”, mientras se sigue “esperando quedarnos vacíos, esperando permanecer en blanco, desaparecer en un sueño blanco y sin sangre, en las planicies de la vigilia y las arenas de la nada” (20).
A fin de cuentas, tal como le ocurre a un personaje-narrador de El brujo16 de Álvaro Bisama, “nunca he comprendido como funciona la memoria” (74), tal vez porque “el tiempo devora al tiempo del mismo modo en que la luz se come a la luz” (148). O, tal vez porque ―evidentemente evocando el poema de extraña ortografía The Tyger[36] de William Blake―, el Bisama de El brujo16 también apuesta por captar toda esa “esa belleza serena que era monstruosa porque la belleza en realidad era monstruosa, era algo que no se podía contemplar de frente, una belleza doblada sobre sí misma de la cual quedaban las entrañas, los huesos, los vestigios de algo que habían sido cuerpos” (188). La historia, pues, como “un puñado de relatos que existían en otra parte, en una lengua muerta” (217). Todo un “mundo detrás del mundo” (221).
Así, en Ruido5, en el arco voltaico invisible que viene de la Arcadia de Allende y pasa por la Pompeya de Pinochet, los hijos bastardos de la concertación democrática chilena, “enfermos de vigilia” después de tanta vigilancia, hoy ya no pueden sino reciclar los “despojos del pasado”, tal como se les llama en la nota de contracubierta de Alfaguara, donde se ubica editorialmente al de Bisama como un realismo si no raro por lo menos enrarecido: un ejemplo de los “espacios íntimos” de una “literatura hecha de santos, fantasmas y monstruos”, donde “el aburrimiento estira hacia el infinito los días y las noches” en “un relato sobre el horror del tedio, pero también sobre la música del asombro”.
El “yo” de Bisama, al estilo testimonial de los años setenta, deviene plural, colectivo, generacional. Pero más que un “nosotros” comprometido, se torna una voz incomprometible ―incorruptible― en su intimidante intimidad. Y el lector intuye que, si bien se narra sobre un tiempo mudo de horror, no fue para nada un tiempo enmudecido por el horror. Antes bien, el pasado parece ser un período políticamente muy parlante. Será en los sucesivos presentes pletóricos, pues, después de aquel otro presente precario, donde se paga entonces un alto precio por la palabra y su imposibilidad radical.
Como en una escena en blanco y negro del filme chileno Disfruta el silencio (2009) de Ernesto Araya[37], sólo al aislarnos autistamente de todo ruido exterior ―y en el filme se cita al respecto el experimento científico del músico norteamericano John Cage (1912-1992)―, descubriremos entonces que ahí estaba todavía, esperándonos desde el inicio con su humanidad única, irrepetible, el “sonido repetitivo” de los latidos de nuestro corazón.
En Ruido5 también, por supuesto, a la postre “el ruido era la sangre” (116): “el último latido de nuestro corazón al apagarse, al final de la noche” (118).

7.

“Chile me mató”, dijo el vidente en la vida real de todos los chilenos y no en la novela de Álvaro Bisama. De hecho, para entonces Ruido ni siquiera existía en su forma de manuscrito o borrador digital. Para entonces el vidente ya no era el vidente, sino la vidente. De hecho, dijo que siempre lo había sido: una mujer chilena. Atrapada en un cuerpo de gónadas y genitales extraños.
Mujer, como la madre que lo abandonó de niño. Mujer, como las mujeres que fueron sus primeras devotas. Mujer, como la madre de Dios que, con la llegada de la democracia chilena en Villa Alemana, se le dejó de manifestar a Miguel Ángel Poblete. Es decir, a Karol Romanoff, acaso una descendiente del zar sacrificado por los rusos rojos en el Ekaterimburgo de 1918, para que el socialismo soviético pudiera nacer con óptima salud.
Mujer, como el ejército de mujeres que lo/la amortajaron hasta que él/ella murió en una clínica, en septiembre de 2008. Todavía con raptos y visiones puntualmente televisadas. Todo triste, todo tedioso. Después del encanto criminal de la dictadura, la decadencia decepcionante de una libertad mediática. Mediatizada.
“Chile me mató”, dijo alcoholizada y ya padeciendo de cirrosis hepática en fase terminal.
Hablaba, sin advertirlo, un poco en paralelo a la concepción de Álvaro Bisama en Ruido: narraba como el fantasma de un mundo desaparecido que, sin embargo, aún persistía ante sus propios ojos, en tanto ruina humana y paisajística. “Me llevaron a un mundo de nada, a un mundo que yo no quería”, había confesado a los medios nacionales tan pronto como resucitó en 2002, alegando de paso no haber tenido necesidad de una operación quirúrgica para ahora enorgullecerse de su nuevo cuerpo y abolengo[38].
“Me usaron y después me abandonaron”, dijo como si estuviera citando implícitamente la frase de Jacques Vaché que Julio Cortázar usa de epígrafe en Rayuela: “Nada es tan mortal para un hombre como estar obligado a representar un país”[39]. Rosemary Marangoly George, en su libro de 1996 The Politics of Home[40], resume un sentimiento análogo con esta sentencia: “Imaginar un hogar es un acto tan político como imaginar una nación” (5,6).
Ese país-casa u hogar-nación parece hundir sus raíces irreversiblemente a ras de la infancia, ese nicho a ratos seguro y a ratos siniestro donde el lector latinoamericano lee o se deja leer como aquellos héroes huérfanos de, por ejemplo, Corazón, de Edmundo de Amicis, al mismo “modo de esos personajes de una literatura infantil que avanzan por un bosque hostil”, sólo “para terminar encontrándose a sí mismos” en una página sin importancia de Ruido5 (30).
O tal vez ya tampoco nos espera nadie en ninguna parte. No nos queda nada que encontrar allí, en el último nudo de esa línea que intercede entre la infancia y lo infame. A fin de cuentas, para el narrador de Ruido5, “nosotros somos el relato, los pedazos que no existen en el puzle, las voces que fingen ser fantasmas”, y ya es sabido que siempre “la pieza más visible es la que falta” (28).
Como tantas veces insistiera en esta idea Ricardo Piglia, en Ruido también la clave del relato en los restos que quedaron ausentes, en las versiones invisibles que entonces teñirán de sentido a la propia búsqueda de un sentido para ese relato incompleto, incompletable. Sin exclusión, no hay exégesis. Sólo la muerte se completa a sí misma.
Para finalizar, podríamos especular al respecto de una especie de “novela de la orfandad”, para usar el término que en 1997 propusieron Rodrigo Cánovas Emhart[41] y sus colaboradores. Para estos autores, novelar la orfandad sería un “vaciamiento radical de las voces autorizadas por la tradición para construir la imagen de un país”, donde “las voces huérfanas adopten la máscara paradojal de los sujetos traslapados” (43). Es decir, “es como si el sujeto se hubiera vaciado de contenido para exhibir una carencia primigenia” (39) ―a partir del trauma del golpe de Estado de 1973―, así como “un sentimiento de absoluta precariedad por el cual se desconstruye el paisaje nacional” (40) y se representa básicamente “fundado en las contradicciones existenciales e ideológicas de una comunidad nacional en crisis” (45).
El Ruido5 de Bisama está sobresaturado de tales fragmentos de fantasmas, efemérides efímeras, y monstruos inmemoriales que “aparecen desnudos ante la luz de la memoria” y “se quedan vacíos y quietos”, atrapados en “el acto de contar ―aquel acto que solo puede realizar un fantasma” (164), aunque se trate de “fantasmas que aún no saben que son tales” (98), excepto por estar “rodeados por los fantasmas” (51) generados por la grosería y la gracia de pertenecer a un país.
Me pregunto si toda política acaso no sea biopolítica y si toda biopolítica no resulta, por eso mismo, violencia. Me pregunto, también, si toda violencia no es vil y si todo lo vil acaso no sea evanescente. Al pasar del tiempo, los muertos seguirán tan muertos como al inicio, pero tampoco se habrán ido nunca del todo. “Fantasmas a la deriva”, los llama Bisama en su novela más reciente El brujo16: “Los vivos enterraron a los muertos. Los muertos no volvieron del otro mundo. Los vivos se tragaron su ausencia, mascaron la memoria como una hierba amarga. Fingieron aprender a olvidar” (53).
Y esto resulta atrozmente arrasador no sólo para los personajes de El brujo16, sino también en toda la poética de Bisama, tanto a nivel de hogar como a nivel del país: “La casa ya no era una casa, sino un espacio hueco donde las pocas señales que quedaban no conducían a nada” (77, 78).
Y, también, por supuesto, en voz de otros de esos personajes que pretenden desaparecer del presente para no tener que reencontrarse con su pasado: “Mi mundo era el paisaje desolado de mi propia casa. Mi mundo era el modo en que me había alejado del ruido” (208). De manera que, “cuando la casa se convirtió en una piel seca que abandoné”, entonces por fin “me volví un fantasma. Desaparecí.” Confiando tal vez en que “los fantasmas no hablan”, “no sueñan”, “no tienen nombre”, “no tienen familia”, “carecen de peso”, “dan vueltas por los paisajes solitarios”, “son asesinos que perdieron su nombre” (215). Los fantasmas como fieras que “se alimentan del olvido” (218).
Chilenos: qué destino, mi amigo, nadie sabe responder.
Chile, qué pasó en Chile, donde todo es mentira: es la casa desaparecida.
Estos son los inconcebibles Chiles de Álvaro Bisama, en cuya novela Ruido ni el vidente Miguel Ángel Poblete ni la moribunda Karol Romanoff llegarían a pronunciar el testamento que ambos sí nos dejaron en la vida real: “Por favor, no me pregunten más de eso” ―llorando infantilmente ante el acoso de una TVN[42] sensacionalista al punto de lo soez―: “me decían que era el Obispado que había inventado la aparición, y el Obispado me decía que era Pinochet”.
Son días muy raros todos los que se relatan en el diario de la novela Ruido5. De hecho, “son días extraños” (79), nos dice el narrador, refiriéndose en específico al momento axial en que mueren Enrique Lihn y otras figuras claves de la cultura chilena, a finales de los años ochenta. El vidente tampoco los sobrevive, aunque todavía le quedarán dos decadentes décadas de sobrevida.
Pero entonces aún nada ha pasado y ya ha pasado todo: “falta poco para que acabe todo: el milagro, la dictadura, la década, la niñez”. Mientras que “el pueblo es una caja de resonancia de lo que pasa en el país y en el mundo”. Y, según “el país se prepara para el plebiscito”, la “Virgen se despide” de Chile y entonces “el vidente queda en silencio”. De pronto “el mundo que conocemos va a desaparecer de un día para otro” (79).
De esa rareza, Álvaro Bisama afirma en Ruido, un poco ocupando las voces de su generación post-dictadura, que todos “tratamos de escribir novelas sobre aquello, pero no llegamos a nada”, acaso porque “los fantasmas no escriben novelas” (33). Acaso porque la novela misma es el fantasma de otra novela chilena que siempre se les quedará a los chilenos sin escribir. Se me ocurre la provocación de pensar que tal vez esa sea una tarea para los novelistas cubanos del exilio o el inxilio o ambos o ninguno, como entrenamiento insular por si alguna vez Cuba llega también a su período histórico post-dictatorial.
En cualquier caso, Bisama reconoce que algo siempre quedará por escrito en alguna parte, en este proceso de aprendizaje que implica también aprender a des-aprehendernos del país natal, así como a escapar de nuestra querida casa-cárcel, pues de lo que se trata en definitiva es de que, “mientras recordamos, aprendíamos a narrar, y la luz se filtraba en la mañana de la provincia, abriéndose paso en una niebla que cambiaba la forma de los objetos que habitaban en la memoria, ordenando de nuevo los lugares y las cosas, modificando la velocidad, el modo en que vivíamos dentro del relato de los hechos” (33).
Narrar es volver a narrar esos ruidos recónditos que son “lo que importa” porque “es lo que queda”: una “lengua del murmullo, el cuerpo volátil del ruido” que “baila entre las palabras” (170). Ese ruido raro que es todo cuando ahora “quedaba de los milagros”. Y también “lo que estaba en el aire” pero a la vez “era el aire que exhalábamos cuando tratábamos de ordenar los hechos de nuestra historia” (113).
Ese “ruido emitido por el espectáculo triste de una dictadura que se acaba en un pueblo que finge una celebración” (71), recorre y corre toda la prosa de prisa de Álvaro Bisama, más allá de la anécdota principal y los rizomas truncos de las subtramas. En definitiva, en la novela “el vidente nunca habló” y “cuando lo hizo ya todo estaba perdido”: se había convertido en “la parodia de una memoria, la sombra de una confesión, apenas ruido” (35).
Aquel mismo Chile, al que se le pedía en la TV del régimen militar que riese cuando todos estaban tristes[43], cuando por fin la alegría ya vino[44] ―“de un día para otro”, como una “suerte de desgracia sorda” o un “drama sin estridencia” (13)―, tendría que deshabitar entonces una era superpoblada de fantasmas. De ahí que entonces la literatura chilena, como todas las literaturas después del chileno Roberto Bolaño, “lleva en sí el exilio, lo mismo da que el escritor haya tenido que largarse a los veinte años o que nunca se haya movido de casa”[45] (49).
O tal vez no da lo mismo en absoluto. Pues, según una anécdota contada por Fernando Alegría[46], aquel que nunca se ha ido tiene mucha más urgencia de regresar, pero a la vez sabe de sobra que no hay retorno posible a nuestra propia casa desaparecida ―desconocida―, pues sólo su exilio sin exilio “seguirá colgando indefinido, irreal, angustioso en noches y días de una persecución que no se entiende ni se identifica, algo como un toque de queda mudo e invisible” (149).
Lo raro de Ruido es también que, a pesar de que sin las visiones del vidente no habría novela, sólo el novelista fue quien realmente vio. Y su mirada, como el mismo Álvaro Bisama escribiera en un ensayo[47] sobre Enrique Lihn, se instala en el destartalo de una “zona muda” entre “el silencio y el exceso”, una “distancia terminal” entre “la afasia y la sátira”, un “lugar que ha sido despojado de sentido”, un “grito que muere antes de salir de la boca”. Es el “pánico de un habla que se escapa por sus propios bordes”, “como quien demuestra que la realidad está hecha de cartón piedra” (25) por todas partes, y no sólo en el reverso de un verso clavado en el corazón chileno de una Virgen María aparecida quinientas veces en Villa Alemana.


[1] Se trata de una apropiación del título de la novela autobiográfica Nuestros años verde olivo (Planeta, 1999) del escritor chileno Roberto Ampuero, actualmente Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, donde se recrean sus experiencias como exiliado en la Cuba de Fidel Castro, tras el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973 en Chile, que derrocó al gobierno de la Unidad Popular presidido por Salvador Allende.

[2] Emre, Merve. Paraliterary. The Making of Bad Readers in Postwar America. Chicago and London: The University Chicago Press, 2017.

[3] Eco, Umberto. Apocalípticos e integrados. DeBolsillo 2004.

[4] Piglia, Ricardo. El último lector. DeBolsillo, 2014.

[5] Bisama, Álvaro. Ruido. Santiago de Chile: Alfaguara, 2012.

[6] Páez, Fito. “La casa desaparecida” (canción). Algunos fragmentos de la letra: “Los cadáveres se guardan o se esconden en el río / en palacios de memoria ensangrentada. (…) Nadie se puede salvar, nadie se puede salvar. (…) Hoy la casa de mi infancia ya no existe, ni hace falta, / yo la llevo bien adentro en mis entrañas. / Toda llena de colores y de desapariciones / muy tempranas, muy profundas, muy amargas. (…) Argentinos, argentinos, / qué destino, mi amigo, argentinos, / nadie sabe responder. / Argentinos, argentinos, / caminando siempre al lado del camino: / la ventaja de no pertenecer. / Argentina, Argentina, / qué pasó en la Argentina: / es la casa desaparecida. / Argentina, Argentina, / donde todo es mentira, Argentina, la desaparecida. https://www.letras.com/fito-paez/201150

[7] Pinochet, Augusto. “Esto no es una dictadura, señores, esto es dictablanda. Augusto Pinochet”. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=OVvcqVRPyb4

[8] Azanza Telletxiki, Paco. “¿Dictadura en Cuba? Sí, la del proletariado”. Rebelión. 9 Julio 2009. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=88362 Este autor español defiende, por una parte, la idea de que “el Estado es una herramienta represora, cierto, pero en manos del pueblo sólo se utiliza para reprimir a la minoría que se opone a su dicha”. Y, por la otra parte, coincide paradójicamente con la noción cínica de “dictablanda” del general chileno Augusto Pinochet, al justificar que, “de todas maneras, en Cuba la dictadura del proletariado casi siempre ha sido ejercida de manera bastante comedida”.

[9] Se trata de una apropiación del título del documental chileno Nostalgia por la luz de 2010, dirigido por Patricio Guzmán, que explora el tema de los crímenes y desapariciones llevadas a cabo en Chile durante la represión política del régimen militar de Augusto Pinochet.

[10] Contardo Egaña, Miguel y Alan Rojas Canala. El Monte Carmelo de Peñablanca. Una aparición de la Santísima Virgen en Chile. Santiago de Chile: Editorial Covadonga, 1985.

[11] Calvino, Ítalo. Seis propuestas para el próximo milenio. Madrid: Siruela, 1998.

[12] Lihn, Enrique. La aparición de la Virgen y otros poemas políticos (1963-1987). Santiago de Chile: Ediciones Universidad Diego Portales, 2013.

[13] Fisher, Mark. The Weird and the Eerie. Watkins Media. Kindle Edition. 2017.

[14] Lihn, Enrique. Escrito en Cuba. México, Ediciones Era, 1969.

[15] Arcos, Jorge Luis. “Introducción. Para una poética de Lorenzo García Vega”. Kaleidoscopio: La poética de Lorenzo García Vega. Hypermedia, 2015. https://editorialhypermedia.files.wordpress.com/2014/02/kaleidoscopio_frag.pdf

[16] Bisama, Álvaro. El brujo. Barcelona: Alfaguara, 2017.

[17] Álvarez-Rubio, Pilar. Metáforas de la casa en la construcción de la identidad nacional: cinco miradas a Donoso, Eltit, Skármeta y Allende. Santiago de Chile: Editorial Cuarto Propio, 2007.

[18] Referencia al título del libro Crecer a golpes. Crónicas y ensayos de América Latina a 40 años de Allende y Pinochet (C.A. Press, 2013) editado por Diego Fonseca, que recopila 13 crónicas y ensayos de diversos autores sobre el tema referido.

[19] Housková, Anna. “La narrativa chilena de resistencia antifascista”. 1973, el relato chileno visto desde el exterior. José Promis, editor. Valparaíso: Editorial Puntángeles, 1996. 11-30.

[20] Coddou, Marcelo. “Narrativa chilena en el exilio”. 1973, el relato chileno visto desde el exterior. José Promis, editor. Valparaíso: Editorial Puntángeles, 1996. 53-62.

[21] Alegría, Fernando. “La novela chilena del exilio interior”. 1973, el relato chileno visto desde el exterior. José Promis, editor. Valparaíso: Editorial Puntángeles, 1996. 149-170.

[22] Mayz Vallenilla, Ernesto. “Examen de nuestra conciencia cultural”. Revista Nacional de Cultura. Caracas. 17,3 (1995). 121-140.

[23] Cornejo Polar, Antonio. Escribir en el aire. Lima: Editorial Horizonte, 1994.

[24] Alcides Jofré, Manuel. “Novela chilena del interior”. 1973, el relato chileno visto desde el exterior. José Promis, editor. Valparaíso: Editorial Puntángeles, 1996. 121-148.

[25] Skármeta, Antonio. “Al fin y al cabo, es su propia vida la cosa más cercana que cada escritor tiene para echar mano”. Más allá del boom: literatura y mercado. Editado por Ángel Rama. México: Marcha Editores, 1981.

[26] Moreno, Fernando. “Notas sobre la novela chilena”. 1973, el relato chileno visto desde el exterior. José Promis, editor. Valparaíso: Editorial Puntángeles, 1996. 93-108.

[27] Unnold, Yvonne. “´What is What?´ in Historical Fiction.” Representing the Unrepresentable. Literature of Trauma under Pinochet in Chile. New York: Peter Lang Publishing, 2002. 155-180.

[28] “El vidente”. Radio Ambulante. N.P.R., 4 abril 2017. http://www.radioambulante.org/en/audio-en/translation/translation-the-clairvoyant

[29] “Por la razón o la fuerza”. Wikipedia, la enciclopedia libre. Se trata del lema patrio de la República de Chile, que aparece en el Escudo Nacional chileno. Su origen se remonta a los tiempos de la guerra por la independencia, y se considera una variante del lema en latín de la Antigua Roma “aut consilio aut ense”: es decir, “por consejo o por espada”. https://es.wikipedia.org/wiki/Por_la_raz%C3%B3n_o_la_fuerza

[30] “Jornadas de Protesta Nacional”. Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Jornadas_de_Protesta_Nacional

[31] Referencia al título de la novela La vida privada de los árboles (Barcelona: Anagrama, 2010) del escritor chileno Alejandro Zambra.

[32] Bottinelli W, Alejandra. “Narrar (en) la ´Post´: la escritura de Álvaro Bisama, Alejandra Costamagna, Alejandro Zambra”. Revista chilena de literatura. 92, Abril 2016. 7-31. https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?pid=S0718-22952016000100001&script=sci_arttext 

[33] Zúñiga, Diego. “Entrevista a Álvaro Bisama”. Revista Contrafuerte. Santiago de Chile, 2, Diciembre 2009. https://revistacontrafuerte.files.wordpress.com/2009/08/contrafuerte1.pdf

[34] TIC: Tecnologías de la información y las comunicaciones.

[35] Zambra, Alejandro. Formas de volver a casa. Barcelona: Anagrama, 2015.

Tyger Tyger, burning bright, / In the forests of the night; / What immortal hand or eye, / Could frame thy fearful symmetry? / In what distant deeps or skies. / Burnt the fire of thine eyes? / On what wings dare he aspire? / What the hand, dare seize the fire? / And what shoulder, & what art, / Could twist the sinews of thy heart? / And when thy heart began to beat, / What dread hand? & what dread feet? / What the hammer? what the chain, / In what furnace was thy brain? / What the anvil? what dread grasp, / Dare its deadly terrors clasp! / When the stars threw down their spears / And water'd heaven with their tears: / Did he smile his work to see? / Did he who made the Lamb make thee? / Tyger Tyger burning bright, / In the forests of the night: / What immortal hand or eye, / Dare frame thy fearful symmetry?

[37] Araya Fernández, Ernesto. Disfruta el silencio (filme). 100 min. 2009. http://cinechile.cl/pelicula-1223

[38] Fuentes, Jorge. “Miguel Ángel, el ´vidente´ transexual que remeció a Chile.” Guioteca. http://www.guioteca.com/los-80/miguel-angel-el-vidente-transexual-que-remecio-a-chile

[39] En francés original: “Rien ne vous tue un homme comme d’être obligé de représenter un pays.” Carta de Jacques Vaché a André Breton. http://red.ilce.edu.mx/sitios/micrositios/cortazar_aniv/pdf/8_Cielo_Rayuela_libro.pdf

[40] George, Rosemary Marangoly. The Politics of Home: Postcolonial Relocations and Twentieth-Century Fiction. New York: Cambridge UP, 1996. En inglés original: “Imagining a home is as political an act as imagining a nation.”

[41] Cánovas Emhart, Rodrigo. Novela chilena, nuevas generaciones. El abordaje de los huérfanos. Santiago de Chile: Ediciones Universidad Católica de Chile, 1997.

[42] “Miguel Ángel Poblete/Carole Romanov - Vidente de Villa Alemana”. TVN Chile. YouTube, 30 Octubre 2015. https://www.youtube.com/watch?v=pbsCSrmNH6U

[43] Pedreros, Jorge. “Ríe”. Tema musical del programa televisivo chileno Jappening con Ja, creado en 1978. El estribillo de la letra dice: “Ríe cuando todos estén tristes, ríe solamente por reír”. https://www.youtube.com/watch?v=VAPiZcQ_yFY

[44] “Chile, la alegría ya viene”. Canción tema de la Campaña por el NO en el plebiscito de 1988 que terminó con la dictadura militar y dio paso a la Concertación democrática. https://www.youtube.com/watch?v=IFAMpW0hPNY

[45] Bolaño, Roberto. Entre paréntesis: ensayos, artículos y discursos (1998-2003). Edición de Ignacio Echevarría. Barcelona: Anagrama, 2004.

[46] Moreno, Fernando. “Notas sobre la novela chilena”. 1973, el relato chileno visto desde el exterior. José Promis, editor. Valparaíso: Editorial Puntángeles, 1996. 93-108.

[47] Bisama, Álvaro. “Super Loop”. Horroroso Chile. Ensayos sobre las tensiones políticas en la obra de Enrique Lihn. Editado por Guido Arroyo y David Bustos. Santiago de Chile: Alquimia, 2013. 21-29.