domingo, 30 de agosto de 2009

Bizarreries, Ltd


BLOGZARRERIES Y OTRAS ZORRERÍAS CAZURRAS
Orlando Luis Pardo Lazo

1. Esto no es un Decálogo del Perfecto Nipinga.

2. De verano vacuo en otoño viciado, pronto hará ya un año de Lunes de Post-Revolución. Un blog que fue un aborto tras la eutanasia autorial de FE. Un blogspot público tecleado muchas veces desde el corazón de la UNEAC, donde aún deben conservar su password en alguna base de datos (información más que suficiente para suprimirlo de la www). En este sentido, un blog tolerado, aunque intolerable. Un papiro al pairo. Muchas veces una post-data de PD, un Cubadesencuentro. Con pocos jpg y menos aún links. Desgadgetado al descaro. Textos burros al plato. Plataforma común para publicar algo único. El reverso o lo risible de lo revolubano. Cacofonías asonantes, así mismo se quedaron. Un blog para pinchar nuestro bluff literario endémico y desmarcarse de todo canon o conciliábulo. En este otro sentido, un blog que coincide 100% con la política cultural que ministerialmente se le ha aplicado: apartarlo, apretarlo, apestarlo, traficándolo por e-mail entre el funcionariado local pero por algún motivo siempre dejándolo correr. Ríos retruécanos de OLPL. Un blog chisme de pasillo para quienes ensayan la saya teórica del buen o mal decir literárido. Un blog casi sin hits nacionales, garra de guerrilla con más perseguidores que seguidores. En este sinsentido, una paradoja de cómo circula hoy en Cuba la desinformación. Un blog autista pero de tribunas tomar. Privado y no tan político como parapolicial (hasta la Contra-Inteligencia me habló de él). Un blog ingenuo, de niño mimado que quiere romper sus más caros juguetes para así llamar la atención (acaso para que se la llamen a él). Un blog invotado en ningún concurso o encuesta, bits botados en un sector con virus del servidor Blogger (que una vez me lo declaró “sospechoso de contenido obsceno”). Un blog loco y lúcido como recurso de no tener método. Ni miedo. Un blog desde una sala preclínica o prisión provisional. Un blog formalmente Forman en “Alguien blogueó sobre el nido de Cuba”. Un blog Neda de Cuba. Hemoglobina emo y ego engolado y olé. Un blog que, a lo largo de 12 meses (un hemipánfilo), estuvo tres tristes veces a punto del Pum. Porque tres veces cliqueé para borrarlo del mapa al carajo. Y las tres veces las tres máquinas se bloquearon, dándome tiempo de desenchufarlas del bajo voltaje cubano para pensarlo luego mejor. Blogervolucioncita Mártir, ¿qué tú haces de noche...?

3. A la vuelta de unos 100 posts (más algunos que he borrado precisamente por ser los más espectaculares), uno debe sentir cierto cansancio disfuncional en la nuca. Cierto vahído de malas lecturas híperrealistas. Ciertas ansias de aniquilación post-casalianas. Cierta noción de una nación en calzoncillos de pata con florecitas pacatas. Cierto desperdicio de todavía tener que seguir siendo yo. Cierta urgencia mutagénica. Cierto don de otredad que igual nadie podría notar, pues me leen con lupa en lugar de ludens de lunes. Cierta verdad de vertedero vernáculo de esta subcultura cubiche que me pide, por favor, que la deje mediocrizarse en paz.

4. Y, sin embargo, mas pero sin embargo, cierta voluntad de poder de quien aún se cree capaz de crear a su impropio lector. Sin tantas taras tontas ni togas ni tonfas ni charreteras ni uniformes de civil. Sé libre, semental sentimentaloide, y léeme siendo siniestra, cínica pero sencillamente, tú.

5. También he borrado barracones de comentarios comemierderos. No sólo ataques, que son el mínimo trofeo que se merece una ex-critura así, sino anuncios. Advertencias de cosas que después se verificaron tal cual, con rigor mortis de perito forense. La bitácora como caja negra futurista, como antesala de la muerte de la imaginación: un espejo donde, en tanto autor, no me conviene mucho mirarme. Mejor, una escupidera donde tiras (texto y de todo) y te vas (y vienes). El sitio en que peor se está, pero a donde vuelves y te revuelves dos mil nueve veces hasta el fin de posts. Améen. Cultura para las zonzas masas, pero a nombre Sade-Masoch.

6. ¿Te molesta mi blog? Es anónimo, más que anómalo. Ya no hay nadie aquí con quien cogerla a patadas. Perdí el rostro. He sido innúmeros Nadies naifs y Polifemos blasfemos. Mi cuerpo devino corpus texti devino corpúsculo ondulatorio devino cáscara descascarada no de la cebolla, sino de una cucaracha en su rachita retórica ritual. ¿Te molesta mi blog? Úsalo, es tu garantía de que pierdo el tiempo en intransigentes textos transientes que me apartan del mainstream. Sálvate: mira cómo me desgasto y degrado en populismos limítrofes, en lugar de estar facturando una novela notoria de mi generación o, ¡cuidado!, quizás hasta la nueva novela histórica de la Re-revolución. Jódete, haz ese opus magnum tú. Defiéndete tú y léeme a mí, que yo me deconstruyo como quiera. Gánate una entradita con información visual en la Encarta Cubana del mañana. ¡Mira esto, tremendo descaro, te lo dice Orlando Luis Pánfilo en Cuba! Gana tiempo tecleando tus trabazones intelectualiformes porque, ¡acere graba ahí que yo sólo digo mentiras!, el Nóbel cubano ya acecha y no caerá sobre la cabeza cómplice de ninguno de nuestros Premios Nacionales de Literatura. ¿Te molesta mi blog?

7. “La revolución de 1959 divide la literatura cubana entre los escritores del interior y los emigrados. En la isla se funden las revistas Casa de las Américas, Verde Olivo, Lunes de Revolución y El Caimán Barbudo. En el interior trebejan, entre otros, Virgilio Piñera, Pablo Armando Fernández, Roberto Fernández Retamar, Vicente Leñero y Lisandro Otero. Fuera de Cuba, exiliados, escriben una cobra muy pasional: Severo Sarduy, Guillermo Cabrera Infante, Zoé Valdés, Reinaldo Arenas y Jesús Díaz. Una cosa especial es Calvert Casey, nacido en Estados Unidos, necioanalizado cubano y que vivió en Europa”. 1993-2007, Mugresoft Errata 2008, ®©: Repúsblica de Cuba. Reservados todos los derechos humanos. Ajáaa: Cubastellanos, qué bien redalta usté...

8. Hay que chapotear con un remo romo en contra de los consensos. Cavar una caverna extradiegética y, aún más mediático, ser “cierto fenomenito” extraliterario. Graffiti versus gramática. Devenir topos terroristas, como lo prometió Diáspora(s) y Cacharro(s) casi lo cumplió. No saber. Sobar a ciegas la hueva clueca de todo tabú. Estamos solos. Cuba cae. Rozar la Realpolitik y retozar de paso en la Raúlpolitik. Me están matando, pero estoy graznando. No fundar, desfondar. No interpretar, trepidar hasta trepanar. Te amo, tú. Me cago en mi madre. Alguien debiera ponerme ya un stop (si pudiera).

9. A estas alturas de la historieta: disculpas, ¿para qué? A Alberto Guerra, por ejemplo, un narrador cubano del siglo XX que fue legítimo pero no elegante nombrar con tanta beligerancia, en una columna de perros al borde mismo de la calumnia. Supongo fue la insoportable pesantez de estar haciendo las cosas mal. Y a Polina Martínez Shviétsova, por supuesto (a quien él mismo cortés y cortázarianamente premió), una narradora del sicklo XXI que pude haberme ahorrado pero en quien preferí ahondar. Yo me entiendo, en ambos casos. Quien rumia solo, de sus maldiciones se acuerda.

10. Esto no es ni pinga un Decálogo del Prefecto OLPL.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hay que recordar la cancion de silvio rodriguez, la era esta pariendo un corazon a ver si lo acaba de parir y aparece un poco de libertad por cuba.