miércoles, 2 de septiembre de 2009

BORING HOME UTOPICS 75







La canícula de agosto toca por fin a su fin. El fuel fecal del Malecón siempre es una óptima opción o una poción potable para refrescar. Los barcos entran y la gente se va. La ciudad con H permanece hinmutable como un himno ancestral, un hilo hurbano que a cuentagota se va haciendo más frágil con cada chapuzón de cabeza. Cada trampolín es la trampa por donde nuestra demografía obtiene olímpicamente su desconteo de protección.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www4.marinelink.com/en-US/News/Article/Crowley-Delivers-for-London-s-Royal-Ballet/331224.aspx
Este mismo barco trajo en julio a Cuba los contenedores del Royal Ballet desde USA. Parece que sigue haciendo su viaje semanal.

El Niño Atómico dijo...

Crowley, Aleister? Trayendo mercancía a un país que sigue las teorías sociales de Karl Marx? Sabes lo otro que tienen de común estos dos señores (aparte de que murieron hace rato)?.