lunes, 23 de noviembre de 2009

DERRIDABANA



REVOLUCIÓN ES DECONSTRUIR
Orlando Luis Pardo Lazo

Morir en invierno.
Las fachadas pudriéndose bajo los bombardeos y tú cantando, tan contento.
La vida se acaba hoy.
Por fin un fin a esta fiesta innombrable devenida fiasco numérico.
Todo es hermoso.
Pocos cubanos tendrán la suerte de fotografiar la coda de Cuba desde sus intestinos.
El Apocalipsis según La Habana, se entiende: el resto de la nación será apenas un mustio pasto marcial usado como escenario, tramoya tétrica.
Mentir en invierno.
Maullar atrocidades.
Las cloacas pariendo fetos con uniformes bajo los flashes famélicos de una Gran Mancha de estudiantes importados desde la China Popular.
Pupila insomne de penecillos mínimos de nuevos Maos.
Nanofalia hi-tech oriental.
Caligramas calcinados.
La vida comienza hoy.
Todo es horrendo.
Buses. Calor. Mierda de hojarasca otoñal.
No parece noviembre.
Todos buscan a todos todavía.
Enamorados de utilería, extras de una cinematografía que nunca nos iluminó.
Fresas falsas y chocolate clueco.
Ciudad, cálmate y cálmanos.
No nos dejes caer en la tentación de una guerrita incivil.
Combate ante todo a tu impropia combatividad.
Conducta impostada.
Sosiégate bajo el sol.
No te salves ni simules salvarnos, pero al menos cambia tu peor plomo por proyectiles de salva.
Nadie se va a morir, menos ahora.
Todo es salvaje.
Todo es santo.
Pocos cubanos obtendrán el milagro de sobremorir a un don llamado La Habana, virtud virtual que siempre nos vituperó.
No me entiendas.
Ni siquiera yo mismo me entiendo.
Mejor extiéndete sobre mí, los brazos abiertos en cruz, como un cadáver exquisito de la post-patria.
Enrédate en mi prosa prístina y póstuma a la par.
Soy único y universal: no tuve orígenes ni tampoco el tedio de un destino trascendental.
Te amé, siendo tu antípoda.
Tanteo estas emancipaciones escritas como aguinaldo de fin de mes, año y década.
Bonus-track de la barbarie y la traición.
Ya estamos en el XXI.
Esto no debió ser posible.
Esto no ha de ser del todo real.
La vida devino guiñol de títeres sin titiriteros.
Nos vamos a hacer mucho daño, puedo leerlo en la pantomima mínima de tus labios.
Las cuadras están solas.
Las cuerdas están flojas.
La cordura está roja de una ira irracional.
Cuba está rota y sin consuelo.
Habana, muérete antes de mutar en verdugo.
Habana, calla y cómete tu crisis antes de trocarte en una ciudad criminal.
Habana: léeme, madre, y deslíeme demoníacamente en tu angélico horror.
Renacer en invierno.
Las columnas barruecas y la falta de fe.
No parece la vida, pero lo debió ser.
Cuba continúa, incluso descontinuada.
Esclusas de un canal tupido hacia la Utopía.
Cuba persiste perversamente en paz.
Cuba, arrepiénteme a priori por ti y por mí.
Se nos acaba el siglo XXI y todavía no lo habitamos.
Se nos agota el tiempo del planeta y aún no lo protagonizamos.
Cuidad, cuídate.
A mí no, a ti.
Ciudad de cinismo clínico.
Paraíso parapolicial, no te parapetes patéticamente en esta pared de palabras.
Habana con hache muda y mendaz.
Urbe mendiga, ubre mentecata de proteínas cortadas.
Coartada coagulada.
No confundas, ciudad cianótica, este aullido funerario con otra tonta canción de amor.

3 comentarios:

Evidencias dijo...

magistral final.

Anónimo dijo...

Se adelantó el regreso de mao,
El hijo de mao -el mao blanco-.
Prueba comida china, le dan gases
Y todo va muy bien hasta que unas placas
Producto de la acción del producto le matan.

Con la granada ¡ay! entre las tetas...
... mi amor se arrastra y se espina allá arriba.

Pobre nena rasgada de cutis blanco
Otra vez se pescó el resfrío boliviano.
Confunde las palabras soldado y bandido
Flotando en un sampán con mujeres iguales
A hombres iguales a un blanco herido.

Con la granada ¡ay! entre las tetas...
... mi amor se arrastra y se espina allá arriba.

Calores dragones, dragones fríos,
Quemando cohetes, fuegos de artificio.
China significa reino del medio,
Sendero luminoso, laca cristalina
Que adelantó el regreso de mao.

Con la granada ¡ay! entre las tetas...
... mi amor se arrastra y se espina allá arriba.

Redonditos

Josan Caballero dijo...

Excelente poema, Orlando, lo colocare en los comentarios de mi blog www.josancaballero.wordpress.com, realmente estamos en los mismos predios de la Habana, Ah, vana, podredumbre y mansedumbre a un mismo tiempo, tan fertil y tan esteril...Gracias por tu vision de adentro, que es la que mas cuenta y arrecia. Saludos y abrazos, Josan Caballero.