lunes, 30 de noviembre de 2009

LA NOVELA DE LA ANTENA


DEL AMAURY Y OTROS DEMONIOS
Orlando Luis Pardo Lazo

Al mejor estilo de un novelón mágicoamericano de García Márquez adaptado a la radio de Miami por Félix B. Caignet, el cantautor cubano Amaury Pérez Vidal confiesa sus secretos de alcoba mejor guardados de la mirada mutilante de la Revolución.

Fue una entrevista linda. Un ejemplo egregio de diplocracia. El periodismo post-cubano por el que acaso hay periodistas locales aún en prisión. Preguntas incómodas y no de mera farándula, tal como las prefiere Amaury y también el resto de los cubanos: si bien dentro de nuestras fronteras geográficas esta práctica esté prohibida por pre-peligrosidad.

Amaury es un ser sancto y lo digo sin ironías, supongo. Firma por teléfono una carta de corte criminal para evitarnos el holocausto Made In Bush. Se desayuna y a la misma vez sospecha de Yoani Sánchez (tal vez como agente CIA o del G-2 o de ambas agencias de intolerante inteligencia). Juega al wordzap en vivo con nuestro voCUBAlario especial de guerra en tiempos de paz: de la revolución al gobierno al régimen a la dictadura.

Amaury es un ángel desde la Era de la Comunidad. Ha viajado entre La Habana y Miami privadamente mil y una vez, con esa facilidad feliz de quien está más allá del Permiso de Salida del MININT y de las Visas USA vomitadas en Washington. Amaury es una rara amauris migratoria: amiguitos, vamos todos a viajar, porque tenemos el corazón falaz, falaz... Amaury es un memorándum fósil del futuro. Con patente de corso para denunciar al enemigo que en Cuba hay falta de libertad y encima sobrevivir en el peorformance.

Así, nuestro hombre en los medios narra un momento nuevo internacional, incluso a despecho de la línea vieja del periódico partidista Granma Internacional. Así, nuestro hombre en Juanes habita una suerte de Jauja en medio de la jauría que insiste imbécilmente con los actos de repudio a cada orilla del Estrecho de La Floridabana. Así, nuestro comediante Delante de la Fachada hereda aquel slogan saponífero que Iris Dávila redactara como consuelo comercial de los cincuenta: hay que tener fe que todo llega.

Amaury es una metáfora del Miami de hoy (¿ciudad preciosa?) en tanto asignatura pendiente que el MINED no se atreve a impartir como una prolongación de Cuba y un pedazo de nuestra historia. Amaury en el País de las Maravillas deviene mesías de la reconciliación transnacional y también es la amenaza de una ola invertida de balseros hacia la Isla. Su Proyecto Vidal no necesita recoger ni diez firmas para mutar el canon de la Constitución cubana. Su sinceridad de niño cogido en falta es de un bitonguismo conmovedor: hasta reconoce tener ilegal una antena por la que otros cómplices sufren multas y cárcel en La Habana de hoy (¿ciudad prisión?).

La verdad amáurica como un escudo áureo debería servir de escusa para que otros intelectuales en Cuba verbalizaran sus respectivas versiones de la verdad. Más allá de las medidas enérgicas eternas del último medio siglo, Pérez podría ser la cabecilla de playa de algo así como la Revolución de las Entrevistas. Change: yes, we can Vidal!

El próximo capítulo de este radionovelón de Caignet Márquez ya se rumora que será grabado en pleno corazón de La Rampa, cuando Manolín El Médico de la Salsa reaparezca en una Mesa Redonda del canal Cubavisión, haciendo su Mea Cuba entrevistado por Enrique Ubieta, actual director del tabloide no tan democrático como democromático La Calle del Miedo.

Hasta entonces, no hay mucho más que añadir a esta saga mitad sagaz y mitad soez. Aún sin tener fe, parece que igual todo tiende a llegar.

¡Retóricolucionarios del periodismo mágico, uníos!

5 comentarios:

Rolando Pulido dijo...

Buenisimo...
Es cierto...descaradamente Delante de la Fachada.

El Eslabon Perdido dijo...

Magistral Orlando. Este es el mejor retrato hablado de Amaury Perez Vidal. Me cuesta contener el vomito!
Saludos
El Eslabon

aserecubano dijo...

El cabeza de robot de Amaury toda su vida ha sido un vendido de la dictadura siempre ha estado del lado de los malos, ha escogido el camino mas fácil y el que mas beneficios a titulo personal le reporta, todos sabemos que como cantante no vale ni la escupía de un borracho.

Anónimo dijo...

Amaury parece haber olvidado que los que le permiten mantener su antena fueron los mismos que 'tronaron' a Consuelo Vidal solo por decir que "la television es para entretener, no para hacer politica".

caupo dijo...

amaury el personaje corcho con talento musical pero como ha flotado todos estos años...