sábado, 12 de diciembre de 2009

ALAMAR REPRESS









OMNI SINA FRANCA
Orlando Luis Pardo Lazo

Por fin el Ministerio de Cultura cubano se quitó la máscara modosita con los performers de Omni-Zona Franca: esa gente linda y loca que, a lo largo y estrecho de los años cero, salvó el alma ajena y álgida de Alamar.

Por fin el viceministro Fernando Rojas gritó sus más sinceras palabrotas a los artistas: como todo teórico de atrezo, ha devenido un político sin humor y un portavoz parapolicial al punto de lo fraticida (los llamó “traidores” por dejarse “manipular” blogueramente por la “contrarrevolución”).

Por fin el Festival de Poesía se hará al margen de la institución oficial: los desalojaron de la Casa de la Cultura de Habana del Este con un mitin mongólico de repudio (acaso desde el caso de la poeta María Elena Cruz Varela, a ese municipio no lo mutilaba una operación militariforme así).

Y las turbas se aburren, eso es un hecho. De década en década, hay que darle pasto al decadente pugilato popular. De lo contrario, esa presión de presidiarios podría explotar en las propias narices del poder. Al combate, corred, habanadelestes...

Supongo que la CIA y la SINA por fin puedan sentirse satisfechas con este performance interdisciplinario Made in MININT & MINCULT. Otra vez en Cuba ha ganado lo atroz. El desparpajo funcionaril. El zapatazo de marca Nike o Nikita, así en la ONU como en la UNEAC. La retórica rota de una invasión yanqui que hasta al propio Obama sorprendería (como lo sorprendió su Premio Nóbel de la Paz). Otra vez Cuba demuestra que todo diálogo se dilapida y lapida. Como intelectual inteligente o de la Inteligencia, Fernando Rojas ha firmado un cheque de descrédito a perpetuidad (su futura misión de Ministro se malogró hoy).

El domingo pasado lo vi en el Pabellón Cuba. Sonreía, él. Yo había tenido un fin de semana fatal y aquella vicesonrisita para nadie me dio aún más tristeza. Nada: son sólo mis subjetividades en tanto insulso socialipsista insular.

De todas formas, hace por lo menos tres Festivales de Alamar que hay cositas prohibidas de presentar en el programa: las revistas digitales Cacharro(s), Consenso, Bifronte, 33 y 1/3, DesLiz, y The Revolution Evening Post, por ejemplo. Pero los chicos chics de Alamar se han resistido a semejante arbitrariedad: y la solución ha sido exiliarse en su garaje mítico fundacional, en los suburbios de La Siberia, allí donde hasta el Granma se lee siempre como el periódico de ayer (la frase pudiera tener cierto valor de uso gnoseológico).

Este año 2009 las presiones empezaron con diplomacia. Las embajadas retiraron su apoyo en la promoción. Mejor así. Demasiados panfletos en papel cromado. Después, desde la jauría de Juanes en la Plaza hasta el Geely que abdujo de la marcha anti-violencia a la blogger de Generación Y, Luis Eligio y Amaury Pacheco, entre otros, tuvieron que soportar la humillación de un interrogatorio sin cargos. Cuestiones casi culinarias de la cultura cubana se convertían, pues, en un casus belli de la seguridad estatal.

Me preocupa la suerte navideña de este piquete no de artistas sino de hermanos cubanos. Un vecino los puede denunciar por la bulla de un festival por cuenta propia a mitad de cuadra (escándalo público ahora ya sin licencia). Les pueden colocar dentro de su espacio un agente provocador (en las ediciones anteriores nunca faltó ese invitado de las sombras): un rodney roñoso o uno de esos quebrantahuesos que recorren y corroen la médula de La Habanada. En la peregrinación al Rincón del día 17, la policía bien podría cebarse con ellos (tampoco sería la primera vez). Un cortocircuito, un accidente automotor, un ron mefítico de metanol, un desplome del falso techo o el falso cielo de su locuaz local, un meteorito de mentiras, un salidero albañal: en fin, el mal...

Y yo no quiero que nada malo les pase a estos tipos y tipas que se saludan con abrazos y besos, nunca con la marcialidad robótica del resto o los restos de nuestra población. Yo no quiero que la debacle de nuestra post-patria contagie a esta gente que reza y ríe con las caries al aire y no con una vice-sonrisita sin destinatario.

Es muy poco lo que el MINCULT les ha dado para ahora arrebatárselo: dinerito del día a día, meriendas subproletarias, combustible para guaguas sucias que igual llegan tarde, etc. Las grabaciones, las camaritas digitales, el apoyo informático, las invitaciones a eventos europeos, todo, todo, todo, y hay que decirlo bien alto antes de que se emplee como evidencia de “mercenarismo”, todo, todo, todo, ha sido producto de la solidaridad desinteresada internacional.

No es culpa de Omni-Zona Franca que el siglo XXI sea el del poscomunismo planetario. No es culpa de Omni-Zona Franca ser un fenómeno público que concita por derecho propio la atención y la tensión de los medios. Si esa mano humanitaria de ayuda el Estado la interpreta como enemiga, será un problema del Estado (tan estático y tan poco estético): nunca de nuestros ciudadanos cubanos a la intemperie.

Coño, porque es mucho lo que este clan de Alamar ha soplado en el espíritu de la Post-Revolución. Le han devuelto las ganas de gozar a media juventud deprimida en la violencia de las drogas y la masturbación (lo que no significa a priori que sean negativas ni las drogas ni la masturbación, pero sí esa inercia inicua que nos quita el ímpetu de vivir). Con sus cuerpos tan plásticos en acción, ellos han maquillado de colores el descascarado o descarado desierto que es la aldea dormitorio de Alamar. Y, paradójicamente, con su levedad apolítica, nos han hecho notar la noción de que no flotamos como zombis en la nata histórica, sino que es posible despertar ahora y aquí, pues somos seres únicos bajo los ojos omniscientes de dios o bajo el astigmatismo de su carencia divina. Pinga, y muchísimo más todavía: ellos nos han retado a restaurar el amor y desterrar el odio entre los cubanos donde quiera que Cuba se los haya tragado o escupido.

Supongo que ese exceso de buena voluntad sea justamente lo imperdonable.

Pueblo de Cuba: ahora que el lugar común “pueblo de Cuba” es paladeado por los repudiadores en plena prensa plana y TV, por favor, prevente primero que todo de ti. ¡Cuídate de Cuba de tu impropia Cuba!

Y ojalá que estos jóvenes neo-decembristas no terminen trucidados por el azar de un zar no tan monárquico como monologante.

Cubansummatum est!

2 comentarios:

Rolando Pulido dijo...

genial tu articulo...que pena por Omni...que horror!
Simbolo de amor y paz en La habana
Que pena...que triste.
Cuantas alas mas les podran cortar a nuestros angeles.
Las alas solo las recobramos cuando nos unimos.

El Niño Atómico dijo...

Sabes que la represión está tomando otras formas? En Panoramio.com habían cientos de fotos recientes de Cuba puestas por usuarios Juansinmiedo, Ecobio, Luis Pedrayes, Kaddesh y Kiki. A Juansinmiedo lo eliminaron ayer después de colgar fotos de la manifestación de Miami del 5-D, y a los demás los eliminaron cuando protestaron. Eduardo Manchón, creador de Panoramio, lo vendió a Google hace un tiempo pero permaneció como administrador. El sitio parece estar basado en España.

Curiosamente, esto ocurrió horas o minutos después que yo le enviara a un periodista oficial de Cuba dos enlaces a fotos de Panoramio. El señor me decía lo bueno que estaba todo y le envié enlaces para que viera fotos de Kohly, uno de los repartos donde vive la cúpula.

Por supuesto, todas las protestas en los foros de Panoramio son borradas tan pronto se ponen.

Qué cosa, eh?