sábado, 26 de diciembre de 2009

ANIMAL DE AL-CANTAR-REJAS


EL OTRO ROJAS
Orlando Luis Pardo Lazo

“Animal de alcantarilla”, que ningún cubano recuerda que fue un poema antes de ser un blog (y me alegro, nuestra poesía se merece semejante borrón): el blog volatilizado de Luis Felipe Rojas en el portal http://www.cubaencuentro.com/.

De aquel poema en prosa (flujo de pensamiento que ahora flota en prisión), publicado hace más de un quinquenio por la entonces mejorcita revista UNIÓN (dirigida intelectual y no ideológicamente por Jorge Luis Arcos y Enrique Saínz), saco estas líneas al azar que tecleo ahora a falta de otra solidaridad mejor:

...extraño que no sepas ponerte a tono con la saliva nacional el escupitajo provinciano calor para despotricarse sobre el alcohol verano cuando digan estamos aquí no se sorprenda nadie juro estábamos aquí mi madre jura éste era todo el condimento mi padre jura nunca estuve ahí señora no es mi hijo golpeo con más furia que un condenado a exilio si me agazapo quién me salva si la cicuta o la escalera grande de ángel escobar el veneno manufacturado en las unidades policiales o la prensa entonces quién podrá besar a la muchacha de los dedos largos quién va a lamerle la herida el cordón artificial de la cabeza quién para reírse llamarme el convidado las letras dirán un nombre una balanza el ritmo que me lleve de las tuberías a los fosos del poder la silla hace ademán el pueblo tiembla como el osito de la revista me extraño a mí me extraño tanto digo punto me voy a los tragantes empujado entre la yerba el alcohol los restos de comida soy hediondo empujado vertido hecho de ti de mí de todos vivo en esta alcantarilla soy comida nacional...

Luis Felipe Rojas: ¡a la reja...! Casi un sainete de humor soez. Yo lo recuerdo del año 2006 (desde la distancia doblemente muda de La Habana a Holguín), fajado junto a Michael H. Miranda por sacar adelante una tal organización de escritores al margen de la UNEAC, además de la revista independiente “Bifronte”: que se imprimieron sólo dos números y, después, a muchos de sus colaboradores vivos, los funcionarios de Cultura les advirtieron que había sido un error publicar sus respectivas literaturas en esas páginas (el admonitorio ministerio que todo lo quiere administrar).

Luis Felipe Rojas y olé... Acaso el campo literario cubano sea una lidia de toros contra los lectores políticos de la Secreta. El pugilato del poeta como médium de los Órganos de Seguridad. Pero Luis Felipe Rojas lo intuía desde el inicio en este cut-up caótico que rearmo ahora con trizas de sus poemas “Animálica” y “Circulación del país”:

...este es un país de ferias y holocaustos
donde los amigos esconden la pobreza
para entrar al paraíso
una feria de animales sorprendidos
con el sexo entre las piedras
un país culpable de tanto frío en las praderas...
...soy el que cuenta las noches del país
bajo la piedra
detrás del alcohol que sobra
allá cuando la patria tiembla
bajo el limo de la historia...
...prohibido está asomarse al mediodía
de este siglo que expira con luces y pancartas
y el señor exige banderitas
para las misas del enero milagroso
día de reyes qué regalos...
...pienso que mi país no es de verdad
esta isla es otro sueño
este no es un país sangrado en el espejo...
...a mí la vida a mí la muerte a mí la luna
qué me importan la muerte la vida la luna
si Dios me ha echado de la feria
y mis amigos no aceptan mis muchachas
mis piernas ni mi sexo convertido en aguas turbias
este es un país de ferias y holocaustos
y animales que lucen el descuido...

¿Seguirá escribiendo poesía Luis Felipe Rojas en el 2010? ¿O la política pedestre cubana (lo chiquitico de nuestro décimotercermundista color local) ya se lo tragó? ¿Qué ensayista cubano en activo lo volverá a antologar? ¿Cuándo un jurado pagado por una institución estatal tendrá las tripas de premiarlo otra vez? Allá, en la Cuba no tan hastiada como haitianizada de Oriente, ¿quién recordará su título de Poeta por encima del sambenito de ser un disimercenario? ¿Qué escritor cubano escribirá sobre este escritor cubano sin caer en pánico?

En la esquina roja, Rojas (tras un viceburó del MINCULT). En la esquina azul, Rojas (delante del politburó del MININT).

Mucha suerte a ambos en el interrogatorio, sin ironías. La lucha es discontinua: la victoria, incierta.

2 comentarios:

aserecubano dijo...

Muy bueno este post.

Yo nací en libertad condicional o condicionada
condicionada a la actitud de un esbirro gubernamental
desde muy pequeño me acompaño el mal.
por mi vida salí a deambular, acompañado siempre de su mal
el mal me propuso una alianza de chivateria y mezquindad.
alianza que no acepte, aunque mal vivía.
oportunidad de escapar al bien, incertidumbre de un abrazo en libertad, ya todo va pasando.
ahora todo esta claro, soy libre.

Armienne dijo...

La libertad es el más preciado de los derechos.