martes, 8 de diciembre de 2009

EN ESTOS TIEMPOS...


TO BLOG OR TO BLOCK:
THAT’S THE QUESTION.CU
Orlando Luis Pardo Lazo

Un fantasma recorre Cuba: el fantasma de la blogosfera.

El sonido blog concentra aquí una enciclopedia de significados, aún cuando muchos ignoran por qué tanto alboroto con un monosílabo sin relación aparente con la rutina de sobrevivir.

Fenómeno en expansión en el planeta pero aún incipiente en la Isla (casi invisible más allá de La Habana), con polémicas y premios de nivel mundial pero silenciado país adentro: la blogosfera Hecha en Cuba es una suma de paradojas y equívocos que anuncian una reactivación civil que modulará la Realpolitik (¿Raúlpolitik?) de la Revolución.

El monopolio estatal de la prensa en papel, que sigue siendo la más popular, no parece interesado en el tetragrámaton maldito del siglo xxi: BLOG. Así, cuando un periodista oficial debe citar a algún blog foráneo (nunca nacional) en su periódico, lo hace con guantes quirúrgicos esterilizados, sin explicar la naturaleza novedosa de la fuente ni su reflejo underground hoy en Cuba.

Sin embargo, los diarios disponen de réplicas digitales consideradas menos ortodoxas que las impresas. Existen cíber-portales para musear los logros del gobierno en todos sus frentes: salud, deportes, informática, educación, turismo, cultura, etc. Y, como contraofensiva de la “Batalla de Ideas”, se autorizó a decenas de periodistas a atrincherar sus blogs en plataformas creadas con ese fin, como Bloggers Cuba y Blogueros y Corresponsales de la Revolución.

Una investigación de Anidelys Rodríguez (Universidad de La Habana), reveló que en esa mayoritaria blogosfera estatal predominan “las ideologías profesionales y los valores noticiosos tradicionales”, reflejándose “un compromiso autoimpuesto de reafirmación identitaria de lo nacional”. O sea, no son tanto bitácoras personales como apéndices del órgano de prensa donde labora su autor.

Del 2007 a la fecha, Blogs sobre Cuba enumera más de 1000 blogs con tema cubano. Muchos ya han sido abandonados; se emplean con frecuencia los seudónimos (incluso desde el exilio), y la política ocupa gran espacio en la mayoría. Esa blogmanía conquista cada vez más el tráfico web en Cuba, donde los blogueros independientes aumentan lenta pero sostenidamente, sorteando una odisea para acceder a esa nueva Ítaca llamada Internet. No se trata sólo de los escandalosos precios de conexión que en un par de horas consumirían el salario promedio, ni de las velocidades paleolíticas de navegación (usualmente menos de 50 Kbps), sino del apartheid ministerial que impide a los nacionales contratar una cuenta www con la empresa telefónica ETECSA, mientras que cualquier residente extranjero sí puede hacerlo tras un trámite burocrático en moneda dura.

Como en un refrán sobre la flotabilidad de la Isla geográfica, la Isla virtual también parece estar “hecha de corcho” más que de bits: así sea mediante trampas o incluso un pago ilegal, la información en Cuba hoy circula con inaudita inmediatez. Algunos apuestan por las sedes diplomáticas que facilitan computadoras on-line, como la de EUA, y son atacados como “disidentes” por los voceros oficiales. Muchos acceden ocasionalmente desde los hoteles para programar todos los posts de la semana o el mes, mientras dure la autorización comercial de permitir a los nacionales conectarse allí. Otros ni siquiera suben ellos mismos sus textos e imágenes, y los envían por e-mail para postearlos de manera automática, o para que algún colaborador les haga ese favor desde el extranjero (es así cómo varios blogs se re-publican en otros idiomas).

Según la Oficina Nacional de Estadísticas (que excluye toda vía informal), de una población de más de once millones, casi millón y medio disfrutaría eventualmente de la web. Este dato omite que, en las conexiones desde centros estudiantiles o laborales, un Código de Ética prohíbe visitar sitios “pornográficos y contrarrevolucionarios”, creando un nexo incriminatorio entre ambos vocablos. Por su parte, las conexiones domésticas autorizadas a funcionarios específicos, están en la práctica domesticadas, al tener bloqueado el acceso a portales como Cubaencuentro y Cubanet y algunos servidores proxy. La situación se torna hilarante con servidores locales como Infomed y Cubarte, que muchas veces sólo permiten navegar por los dominios .cu: a este cinturón de castidad se le llama eufemísticamente Intranet.

Los usuarios de estas redes sesgadas asumen que sus e-mails son monitoreados, e incluso borrados si incluyen términos políticamente incorrectos. La violación de tales normativas implica no sólo la suspensión del servicio, sino consecuencias más serias como las aplicadas al narrador Ángel Santiesteban del blog Los hijos que nadie quiso, por ejemplo, y al profesor universitario Erasmo Calzadilla del portal Havana Times.

En medio de este panóptico para domar un fenómeno tan emancipador como la www, en Cuba radica uno de los blogs más legitimados del mundo: Generación Y de Yoani Sánchez, una filóloga de 34 años que, sin publicar a diario ni hacer gala de herramientas de alta interactividad, constituye el iceberg de una revolución digital.

Como muchos sitios de la Isla, incluidos los oficiales, Sánchez contrata un servidor extranjero para garantizarle seguridad a sus datos. En un gesto solidario que sirve de fermento a la blogosfera cubana alternativa, ella comparte de manera gratuita (sin jerarquías ni condicionamientos temáticos ni sectarismos políticos) su portal Voces Cubanas con cualquier nacional que desee crearse un blog.

Por el estigma que las autoridades han vertido sobre Generación Y (a su logotipo en el blog gubernamental Cambios en Cuba se le ha añadido una svástica y las siglas CIA), no son muchos de los que, incluso manifestando interés, se animan a bloguear todavía. Pero la diversidad ya es notoria en Voces Cubanas: sean blogs de opinión ciudadana (Sin Evasión, Desde Aquí), el dramático Voz tras las Rejas (del periodista Pablo Pacheco, actualmente en prisión), el photomatum urbano Boring Home Utopics (del autor de este artículo), el irreverente Octavo Cerco de Claudia Cadelo, o una réplica del blog de Sánchez (pues el original en el portal Desde Cuba permanece bloqueado dentro del país).

Para lograr visibilidad dentro de Cuba, estas bitácoras son reproducidas en memory-sticks y discos compactos que se distribuyen gratis de manera extraoficial. Como en Cuba no es costumbre leer durante la navegación, esta vía facilita mucho la socialización. Por supuesto, la inmediatez y la retroalimentación se afectan por estas condiciones decimonónicas de lectura, lo que desconecta un tanto a los blogueros cubanos de su audiencia connatural.

Así y todo, alrededor de Yoani Sánchez se ha realizado el Itinerario Blogger 2009 (intercambios teóricos y técnicos sobre la blogosfera y sus repercusiones a nivel global). Muchos blogs se han involucrado en encuestas, e-zines (Cacharro(s), 33 y 1/3, The Revolution Evening Post, Desliz), redes sociales, censos y cíber-demostraciones, siempre con más polémica que unanimidad. Y hasta se ha convocado al Primer Concurso de Blogs Una Isla Virtual, donde 66 bitácoras competirán ante un jurado inclusivo de cubanos dentro y fuera del país.

En esta fase de despegue, aunque la blogosfera Hecha en Cuba se lee en toda su dimensión sólo desde el exterior (en la Isla, la Seguridad del Estado sí sigue milimétricamente cada nueva actualización), por ahora predomina cierto optimismo cándido entre sus protagonistas locales.

Aún no existen leyes específicas para un fenómeno tan emergente, pero los procedimientos de acusar de “idiotas útiles del Imperialismo” y “mercenarios de la propaganda enemiga” a las voces críticas, son un freno a la libertad de expresión (“labor de zapa y prensa neo-colonial”, criticó Fidel Castro en el 2008 a Yoani Sánchez). Los comentarios dejados en los blogs independientes van desde la calumnia económica por el uso de laptops, hasta ofensas que pasan por la violencia sexual. También están las Actas de Advertencia por “peligrosidad predelictiva”, si bien ninguna condena ha sido emitida aún, acaso para evitar un escándalo digital como el que el año pasado impidió el segundo encarcelamiento de Gorki Águila, líder de la banda punk Porno Para Ricardo.

Afamadas figuras políticas de la oposición en Cuba comienzan a interactuar con esta forma espontánea de publicación, al considerar a los blogueros como aliados para sus proyectos de transición democrática (a la vez que son una competencia generacional que ya casi los desplaza del foco de atención mediática).

Las esperanzas del pueblo cubano en los gestos aperturistas de la Era Obama dependen de otros gestos beligerantes de la Era Chávez. En el terreno virtual, las mejorías en las conexiones futuras a la www se debaten entre negociar con empresas norteamericanas o esperar por un cable de fibra óptica que viene desde Venezuela.

Mientras Fidel ha devenido también un bloguero con sus reflexiones en Cubadebate, su hermano Raúl Castro maniobra para reciclar una Nomenklatura que asegure la continuidad monolítica de la Revolución. En tal escenario, la mínima victoria ciudadana que es cada opinión sin censura en un blog, debe leerse con más escepticismo de cara al “blogqueo” interno y con menos euforia ante una presunta “bloguestroika” posnacional.

Más que la noción de Bart Cammaerts de un “espacio de conflicto donde las voces marginadas encuentran una plataforma para el debate y la diseminación de contenido e ideas críticas y contrahegemónicas”, la blogosfera Hecha en Cuba podría ser víctima de lo que Shanti Kalathil bautizó como “Autoritarismo 2.0”. De ahí que el dilema shakespeareano en la Cuba.cu sea interpretado hoy así: To blog or to block...

1 comentario:

Rolando Pulido dijo...

Buenisimo, muy informativo...gracias.