viernes, 8 de mayo de 2009

Post-Mothers´ Monday

A magnificent May with an exceptional Eleven: May 11, 2009.
A perfect Monday for the Habanana fish.
24 pictures-a-day only in Boring Home Utopics (at a suicide speed of 1 jpg/h).
24 hours on-line with our Orlando Woolf (live from La Habanada).
Post-postcards (delicate details of a delicious delirium).
Dedicated to all Cuban mothers:

here, there and ev´rywhere (especially for Mairet´s, 10 years too late).

DON'T YOU D@RE MISS IT!!!

martes, 5 de mayo de 2009

LAWTON DE LOS LOCOS




LAWTON DE LOS LOCOS
Orlando Luis Pardo Lazo

La nave de los locos.
Y de los marqueses de la Colonia venidos a nada en 1902 con la New Republic (o quizás antes, con la guerra neciamente necesaria).
Y de los curas, rara orden que se alojó Dios sabe con qué intenciones allí.
Y de la policía machadista.
Y de los enfermos.
Para finalmente devenir falansterio de alquiler.
Una casona en una loma caliza de Lawton, encaramada en el cogote de la escuela primaria “Nguyen Van Troi” (desde sus aulas-jaulas yo la veía en los años setenta).
Una casa de los espíritus avant-la-Allende.
Una quinta pre-incestuosa donde se hospedó de niña Anaïs Nin (esto me lo comenta un ensayista exiliado, que en mi blog BORING HOME UTOPICS insiste en pedirme fotos del lugar).
La leyenda habla, por supuesto, de fantasmas en traje y bombín.
Pero más crispante aún es la idea de un túnel, un laberinto soterrado de canales y respiraderos en conexión con la Virgen del Camino (a un par de kilómetros de distancia, incluido el río Pastrana).
Fui.
Vi a muy pocas personas para tantas puertas.
Me señalaron a M.
Hablé con M.
Lleva metida allá arriba más de medio siglo.
Es una iluminada.
Está hechizada por su pedacito de hogar.
Me habla instantáneamente de escenas que nunca vivió.
Me promete fotos originales de aquel paraíso perdido.
Me enseña un hueco remendado en el piso: única huella de que ella también, de pequeña, hurgó en esos cimientos en busca de la belleza propia de todo misterio.
Me enseña su espacio.
Dice que lo han declarado patrimonio inhabitable de la humanidad.
Técnicamente, ella es una “albergada” pero, como el resto de los vecinos, pretende resistir-residir allí hasta el final.
Hasta que las vigas del techo los entierren sin demasiado revuelo oficial.
Hasta que un ciclón los catapulte por encima del Quinto Distrito o en una falda de la depilada Loma del Burro.
M se parece físicamente a un retrato de Anaïs Nin en 1972 (copyright de la Encarta 2008).
No sé si la volveré a ver.
Le he prometido fotos, como al ensayista exiliado.
Pero el exilio de M me parece de pronto un poquito peor.
No me voy.
Me siento en la escalinata de entrada a la casa.
Desde ahí veo el estadio de pelota del CVD Luyanó, todavía nombrado como el (antiguo club) Ferroviario.
Restaurado para los Centroamericanos de 1982 y luego para los Panamericanos de 1991.
Hoy en ruinas, pero en activo.
Como las leyendas de sus inquilinos marqueses o curas o policías o enfermos o locos o espíritus o fantasmas o túneles que ya no sobrecogen a nadie.
Como la literatura pre-bloguera de Anaïs Nin (no me atreví a preguntarle a M si por casualidad ella escribía un diario).
Como M misma o por lo menos su memoria emotiva, iceberg ilusionado más de medio siglo atrás.
Como yo, extraviado sobre una colina caliza.
Como tú, leyéndome todavía sin entender del todo por qué.