sábado, 15 de agosto de 2009

KONIEC


SATURDAY NIGHT FOBIA
Orlando Luis Pardo Lazo

Con la ciudad llena de nuevos policías y desierta de viejos amigos.
Con la primera lluvia con olor a otoño todavía fresca en los parterres del barrio.
Con ese silencio de muerte que se instaura en el aire cuando cesan los alaridos histéricos de la telenovela de turno.
Con Cuba clavada dentro y sin embargo más ajena que nunca.
Con la vaga sensación de que vuelve a ser sábado de madrugada y uno es una especie de testarudo testigo que desde hace ya mucho no tiene nada que testimoniar.
Con los cielos cerrados arriba, con los textos cerrados debajo: complot de la clausura cubana.
Con miedos sin ninguna base material que funcionan como la superestructura de la pura paranoia.
Con esperanzas huecas de baja velocidad: arte o acaso desastre de la espera...
Con especulaciones hilarantes de baja verosimilitud: leyendas suburbanas recicladas hasta por internet sólo para ser olvidadas un post después de su publicación.
Con un insomnio sin patria pero todavía con amo.Con un desamor político que suicidamente muchos hemos intentado ignorar.
Con nuestros padres que no perecen ni en la palabra.
Con un conteo progresivo tan pertinaz que parece perverso.
Con pastillas y aerosoles para apoyar la resistencia desleal de nuestro sistema nervioso central y el globo fatuo o al menos flatulento de nuestra respiración.
Conmigo, cansado y para colmo contumaz, pero sin conmiseración.
Koniec.

viernes, 14 de agosto de 2009


EN EL PANFILO DE LA NAVAJA
Orlando Luis Pardo Lazo

Soñé con Pánfilo.
Sin simbolismos ni comemierdurías poéticas.
Simplemente esta madrugada soñé con Pánfilo.
Lo veía deformado, como un feto en ángulo ancho desde un plano cenital. Tenía una cabeza enorme, grandísima, ovoide más que negroide.
Un pequeño monstruo de animación digital.
Un poco eso ha sido toda esta historia sin histología: una caricatura criminal.
Me desperté con un cansancio del coño de su madre.
Hacía un calor de tres pares de cojones en mi casa de tablas, en Lawton.
Hacía 24 horas que Pánfilo cargaba con una condena de 24 meses por no hacer nada.
Literalmente, preso un pobre prieto dipsomaniaco por no hacer nada durante la década más decadente cubana: los años cero o dos mil.
YouTube como fuente probatoria en complicidad con nuestro Código Penal.
El Estado paranoico que lo lee todo con lupa y lo fiscaliza con sus botazas analógicas o anacrónicas.
El inestimable público que ya se retira del circo, lavándonos las manos como Pánfilo Pilatos tan pronto la policía interviene para abortarnos la última función.
¿Qué decir ahora y no parecer un niñato?
¿Para qué sirve el lenguaje cuando basta un acto atroz para trocar un mero juego mpg en toda una tragedia de abogados gagos y cárceles cársicas?
Me niego a hablar de Pánfilo.
Es casi inmoral cualquier comentario.
Habría que estar allí ahora con él.
Habría que autofilmarse ahora y colgarnos (por el cuello) en YouTube, cada uno de nosotros repitiendo ese guión de “aquí lo que hace falta es jama” y “asere, graba ahí, que yo no digo mentira...”
Habría que hacer declaraciones pro-comunistas al Canal 41 y zumbarle un carta abierta C.R. al Fiscal General de nuestra República, y acaso también abrirle a Pánfilo un vídeo-blog: por ejemplo, http://www.enelpanfilodelanavaja.blogspot.com/.
Habría que hacerse condenar por los mismos motivos: no una década de vagancia, por supuesto, sino un minuto de voluble volatilidad (yo no bebo, pero podría emborracharme ante Haza o Escalona o quienquiera que prometa pagarme treinta tristes monedas).
Pánfilo ha quedado por fin solo.
Se lo merecía hacía rato.
Cuba es en buena medida esa zooledad.
En su dialoguito autista con las autoridades, lo hemos dejado caerse de culo en el abismo analfabeto de su pésima suerte.
Pánfilo querido, lo siento: simpaticé con el carisma, pero nunca creí ni en una sola de tus palabras (tú tampoco y lo sabes y está bien así: la verosimilitud no es más que una fascista imbecilidad).
Es importante que nuestras palabras no estén diseñadas para cargar con el peso muerto de la ley y la verdad.
Al menos en el delirio siempre seremos libres.
Soñarte como el patico feo de los ex-marinos mercantes, por ejemplo, y no poder dormir más por el resto de la madrugada.
Has devenido insomnio infranacional, Pánfilo: por favor, trata sólo de resistir la resaca.
Tu arrebato es el síntoma de otra cosa innombrable, mucho más triste que un plato vacío a la hora del noticiero.
Creo que en Cuba no hace falta jama en absoluto, aunque muchos puedan padecer hambre (siendo bastante pobres, en mi casa nunca faltó el ingenio gastronómico de mi madre, ni siquiera cuando el Período Especial).
Creo que tú estás expiando una culpa cubana mucho mayor: el delito no legislado de cargar y compartir eventos en internet (Operación Patíbulo para los Protagonistas).
Creo que eres, Pánfilo, la primera víctima cubana de la Revolución Verde (¿oliva?) iraní.
Nos vemos en el 2011 (sin camarita digital, lo prometo), siempre y cuando tú te atrevas ahora a sobrevivir.

Made in CCCP


Made in CCCP, originally uploaded by orlandoluispardolazo.

miércoles, 12 de agosto de 2009

MARATHON BORING HOME UTOPICS


¡MARATÓN REVISITADO EL PRÓXIMO VIERNES!

He estado medio año retratando a este anciano en su diario
Habanaviaje hacia El Rincón. Todas las calles de nuestra
ciudad y más allá ahora están en sus pantalones y en mi
cámara. Él debería ser reconocido oficialmente como el
Ciudadano Cubano Número 0.

Para mí, me reservo humildemente el título de Zen-dadano
Post-cubano con la Letra O, porque justo eso es lo que yo
hago en este sitio: cartas-fotos enviadas a nuestro exilium
tremens dentro de una botella o blogtella llamada BORING
HOME UTOPICS.

Ahora, el próximo Viernes 14 vertiginoso, BHU cumplirá 4
meses de edad: ya hemos estado un tercio del 2009
trabajando díaredmente en un Viajeabana virtual hacia
ningún Rincón. Todas las calles de nuestra ciudad y más
allá han quedado pues en miles de jpg’s.

El total de RSS+hits acaba de rebasar los 100,000.
Así que, como en una fiesta de la fertilidad, mi blog será
reducido a cenizas este próximo viernes sólo para renacer
en ese mismo minuto.

Karma instantáneo.

El próximo 14 de Agosto más de 250 posts de fotos serán
republicados cada minuto, en una antología inmediata,
recuperando a la par que borrando la memoria cronológica de
BHU.

Como parte vital de esta experiencia extrema de internet,
estás invitado especialmente a permanecer aquí conmigo, en
la páginaburrida o utópico hogar de URLando Luis Pardo
Lazo.

De 8 AM en Cuba (1 PM en España) a 12 M en Cuba (5 PM en
España), cada 60 segundos verás otra vez una nueva imagen
antigua de www.vocescubanas.com/boringhomeutopics.

¡Quédate conectado un rato antes del lato fin de semana (y
acaso hasta podamos chatear por Google Talk sobre los
planes imposibles donde tú y yo seremos siempre los
protagonistas…)!

lunes, 10 de agosto de 2009


PANFIPASTEL DE CREMA
Orlando Luis Pardo Lazo

Cremar era un placer.

Y Cuba, que no podía ser menos, también crema ya a sus cadáveres.

Famosos y famélicos, de cenizas simbólicas o simplemente por costumbre de cenicero: desde el 2006, a casi 4000 cubanos se les ha concedido la gracia póstuma de no ser expuestos en una capilla funesta y mucho menos ser enterrados en un cementerio patrio.

Pronto habrá demasiada cola para el incinerador de Guanabacoa, que, según el periódico Granma, por el sobreuso ha perdido parte de su ladrillaje refractario y ya no puede cremar gente gorda sin riesgo de que la grasa se bote y cause un fuego.

Hay muertos incendiarios y esa es una verdad histórica que no parece pasar de moda.

Resoluciones del Ministerio de Salud Pública más el de Economía y Planificación (casi una ironía cuando se trata de legislar la muerte), evisceraciones y neveras, autorizaciones vía telefónica, carrocitas luctuosas y taxis ripiados, inversiones de miles de dólares que al instante necesitan reparaciones de miles de dólares más (el saco de la muerte es una novela donde cabe todo), desplazamientos de cuerpos y firmitas institucionales al estilo del film cubano “Guantanamera”, dirigido por un tanático Titón.

Y después, por supuesto, cada cual a desperdigar sus restos post-biológicos allí donde el ser querido lo eligió: sea el mar, una ceiba, un puente o una fuente, el jardín botánico o la punta de la Plaza de la Revolución...

El personal de las cien funerarias de Ciudad de la Habana hace lo mejor que puede con sus uniformitos raídos (de vez en cuando sancionan a alguno por su desparpajo, pero es injusto: la muerte sigloveintiúnica ha perdido peso como acto y discurso). El tedio de la indolencia no le permite mucho más al necroproletariado nacional. Los enterradores tal vez sí estén aterrados: como los linotipistas en la década decadente pero digital de los noventa, en muy pocos años ellos también podrían perder para siempre su oficio.

Las iglesias, por su parte, tendrán que empezar a hablar de la resurrección de todas las cenizas, si es que quieren conservar la verosimilitud de su versión teoexistencial. A falta de uso de los cementerios, Cuba completa se convertirá en un camposanto de polvillo fatuo. Podría irse pensando ya en modelos mini de incinerador que sirvan para mascotas o, llegado el caso, para uso personal (la panacea de los suicidas y asesinos en serie). Algo así como “en cada cuadra, un cremador”.

Faltando solamente ahora que las artes plásticas locales se apropien de este recurso de vanguardia tardía y algún gurú del performance se haga cremar en público en protesta contra o en campaña a favor de (no quiero mencionar nombres ya sobremencionados tanto por los peritos teóricos como por los policías políticos). Sin este toque de parodia, sospecho que nuestras muertes colectivizadas seguirán siendo todavía un ritual obsoleto.

Lo otro sería pagarle al pobre payaso de Pánfilo, que no es gordo e igual ya está metido en candela y su piel en cámara fotografía como un tizón, para que se deje cremar borrachito en exclusiva para el Canal 41 o al menos para algún joven realizador de videoclips (el crítico Rufo Caballero, incremable por el momento, tendría que evaluar este gesto estético al nivel del tatuaje de Baby Lores).

No es racismo ni crueldad con Nuestro Primer Hombre en YouTube (casualmente de la misma raza que nuestro primer compatriota en el cosmos).

Escandalícense escatológicamente o encárnense piromaniacamente conmigo si eso les da consuelo o placer (cremar como una de nuestras bellas artes). Sólo les recuerdo que no soy yo el autor del amiantado Artículo 73 de nuestro Código Prepenal.