viernes, 27 de noviembre de 2009

YOANI EPD


RÉQUIEM POR GENERACIÓN Y
Orlando Luis Pardo Lazo

Bien, pues: ¿y cuál es el fin de todo esto?

En tanto pueblo inercial siempre al borde de lo anormal, ¿qué holocausto Cuba le tiene reservado a una pareja de compatriotas acusable de espionaje atómico digital?

¿Quiénes serán los tercos testigos y los verdugos de la verdad de nuestro matrimonio de Rosenbergs en la época ya sin épica de la Revolución tropical?

¿Se aplicará la popular pena de muerte dictada a priori o se experimentará con una exportación pre-presidencial al peor estilo Zelaya´s?

¿Qué pensarán los hijos post-cubanos en enero del 2059 de todo este estúpido estado de rabiosa ridiculez?

Generación Y está llegando a un límite irreversible.

Cuba no tolera a los triunfadores: los hace trizas.

A la postre, ninguna voz al margen será autentificable. Ninguna economía privada probará ser legítima (y mucho menos legal). Ningún ciudadano cubano, dentro o fuera de la Isla, podrá sentirse inmune del poder inmanente que radian las antenas arteras de la Plaza de la Revolución.

Y, por desgracia para sí, Generación Y es una voz al margen y una economía privada y una carta de ciudadanía que, dentro y fuera de la Isla, nos hemos habituados a considerar criminal.

Nunca supimos leer a Yoani con naturalidad. Desde la paz post-moderna del primer mundo. Desde la decencia diplomática de la demacrada democracia occidental. Desde la ilusión íntima de la libertad. Es probable que ni siquiera la hayamos leído del todo, desliéndola en la nata ñata de la cubinanidad.

Como pueblo moroso siempre al borde de lo morboso, estamos llevando a un límite irreparable a este fenómeno blog.

Los círculos se estrechan. El circo se entusiasma. Todos mienten. Desde los periodistas oficiales que usan imágenes de las cámaras de circuito cerrado de seguridad, hasta los médicos que negaron en un video-clip lo que diagnosticaron en persona. Acaso Obama también la engañó.

De la tribuna al tribunal y del podio al patíbulo: ya resuenan los aplausos de aprobación y las ovaciones de odio cuando la muerte minint caiga, con esa fuerza far más, sobre nuestras letras límites, decapitando la mirada textual de una joven que se creyó libre de cualquier manipulación (sólo para terminar trucidada por los mass-media), una muchacha que se soñó eterna y del futuro para apenas ser efímera en nuestra pesada noción de nación pasada de moda, una yoani del montón que se izó libre como una huracán html acaso sólo para caer en picada como una estrella fugaz.

Parece un bolero malo.

Lo es.

Es un bolero del Mal.

Como pueblo pacato siempre al borde de lo mentecato, sin más instrucción que la inquina institucional, entre todos ya estamos preparando con éxito esta coda apocalíptica a nuestra GY de La Habana.

Adiós, Yoani.

Hasta aquí han llegado. De ahora en adelante estarás muy sola en el vida-crucis de tu Blógota nacional. Tu apellido de ralea traidora te estigmatiza. Ya sabes, como en un serial de clase ICRT: los Sánchezberg tal vez sí deban morir.

Felicidades, fariseos.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

ELOGIO DE LA DOBLE-NELSON


EL VERDUGO NOSTÁLIGICO
Giovanni Papini
(Florencia, 1881-1956)
TOMADO DE: THE REVOLUTION EVENING POST
Mi pobre Tiapa no se encuentra bien.

Sufre de amor propio concentrado. La inacción le humilla. En vano le permito, de cuando en cuando, que degüelle una cabra, un cerdo, un becerro. Todos los volátiles destinados a la cocina mueren en sus manos, pero es necesario ver con qué rabiosa tristeza retuerce el cuello a los gallos y a los pavos.

Lo comprendo: imagino lo que experimentaría un Ford condenado a fabricar automóviles para niños, y no más de 16 al día. Por otra parte, Tiapa es viejo y no podría ya ejercitar su antigua profesión. Durante 40 años seguidos este robusto indio fue verdugo en México y en otros países de América y Asia, pero ahora ya no tiene la fuerza y la precisión de antes, y ningún gobierno le tomaría a su servicio. Y este hombre, que ha quitado la vida a millares de hombres, ya no sabría cómo ganar su vida si no hubiese sido recogido el año pasado en mi casa. Los verdugos no son previsores y, dado su escaso número, no poseen siquiera una trade-union profesional.

Tiapa no ha sido ni un ejecutor vulgar, ni un tímido y gélido funcionario de la justicia. Era un apasionado, un entusiasta, un artista. Ha sido, creo, el último verdugo de puro estilo de nuestros tiempos. Verdugo por vocación. Su adagio preferido es: “Las espaldas han sido creadas para los bastones y los árboles para ahorcar”. Esa apasionada naturaleza suya se reveló plenamente en el motivo que le hizo abandonar la profesión. Un joven asesino, en el país donde era verdugo, fue indultado pero rechazó el indulto. Se lo entregaron: el reo, satisfecho, saludó a su ejecutor y le estrechó la mano. Pero todo esto irritó extrañamente a Tiapa. “Mientras se retuercen y se defienden, todo va bien –dijo–, pero yo no quiero ser cómplice de un suicidio”. Y se negó a cumplir su misión, por lo que fue licenciado antes de tiempo.

–Europa –me decía– ha perdido el secreto de matar. La adopción de los medios mecánicos es el síntoma de la decadencia del arte. La guillotina es rápida, pero demasiado geométrica e impersonal. El fusilamiento es el triunfo de lo superfluo, un derroche inútil. Sin contar que los fusiles, ennoblecidos por la caza y la guerra, no deberían ser adoptados para los delincuentes. Los Estados Unidos, con la silla eléctrica, han caído en el máximo de la abyección. La electricidad, la fuerza más espiritual de la naturaleza, la que da luz y alas, ¡envilecida hasta el punto de asesinar a los asesinos! Los ingleses, que han conservado la vieja horca, son más lógicos y respetuosos, aunque la horca sea, desde otro punto de vista, un medio demasiado incoloro y primitivo. Diré, incluso, demasiado ingenuo.

En Europa, para decir la verdad, hay solamente dos pueblos que tienen una cierta originalidad en la elección de los suplicios: España y Turquía. El garrote y el palo se salen un poco de lo vulgar y constituyen un castigo más severo que lo acostumbrado, pero palidecen ante los antiguos hallazgos del arte. Y considere que los turcos no son ciertamente europeos, sino de raza mongol, y están casi excluidos de Europa. La Edad Media ha sido, para el mundo blanco, la gran época del homicidio legal. La rueda, la lapidación y descuartizamiento eran operaciones refinadas y que exigían una cierta habilidad.

Pero los antiguos no se quedaban atrás. El suplicio de Mesenzio, aunque poco usado, era generalísimo. Y la idea de Nerón de transformar los cuerpos humanos, con pez, en antorchas vivientes, no merecía ser abandonada. El fuego, para mí, es uno de los más perfectos instrumentos de la justicia. Nada iguala, desde el punto de vista del aniquilamiento total, a una pira bien preparada, hecha de leña resinosa y bien aireada. Tiene algo de clásico, de poético, de grandioso que place a los ojos y a la fantasía. Los suplicios que han quedado más profundamente impresos en la memoria de los hombres son aquellos en los que presidió la llama. Las parrillas de San Lorenzo, la pira ardiente de Juana de Arco, la hoguera de Savonarola: grandes páginas de heroísmo y de historia.

No quiero afirmar con esto que el hacha no tuviese también sus méritos. Creaba una relación directa y diré, casi íntima, entre el verdugo y el condenado. Cercenar una cabeza de golpe no podían hacerlo todos. Se requería una vista óptima y un brazo seguro. Y cuando se trataba de personajes de alta categoría, como reyes y otros análogos, había el peligro de la sugestión y el temblor. El sentimiento, en nuestro oficio, es una gran desventaja.

No comprendo por qué desde hace tantos siglos ya no se usa la crucifixión: era un suplicio bastante largo, bastante doloroso, y sobre todo estético. Hoy se tiene demasiado poco en cuenta la estética. Las ejecuciones, especialmente en Europa, se hacen hoy en los patios de las cárceles, casi sin nadie, furtivamente, como si la justicia humana se avergonzase de sus sentencias. Para mí este modo de obrar es un misterio. O los jueces creen que el condenado merece verdaderamente la muerte, y entonces deberían circundar esta muerte de la mayor solemnidad, para producir el espanto en los demás delincuentes; o tienen dudas sobre la legitimidad de su derecho sobre la vida humana, y entonces no deberían condenar a muerte a nadie.

He realizado muchos viajes por el mundo con objeto de perfeccionarme en mi arte y debo confesar que, incluso en eso, Asia puede dar lecciones a todos. No aludo a los hebreos: como no tuvieron ni arquitectura ni escultura ni pintura, no conocieron tampoco la técnica de la pena capital. Usaban la lapidación, pero el tirar piedras es diversión de muchachos, indigna de verdaderos hombres. Y fíjese en que todos podían tomar parte en aquel vil suplicio democrático: no existía, en la antigua Judea, el empleo fijo de verdugo. El único hebreo que demostró un rudimento de fantasía fue el rey Manasés, el cual, según cuentan, hizo atar al profeta Isaías entre dos tablones y los hizo aserrar.

Otro genio demostraban los egipcios y los asirios. Cuando un pueblo se rebelaba, los reyes de Babilonia hacían desollar a los culpables y con sus pieles tapizaban las murallas de la ciudad insurrecta. Estas tradiciones pasaron a los mongoles, pero Tamerlán es más famoso por la cantidad que por la calidad de los suplicios. Era un mercader al por mayor, pero no un refinado. Las pirámides de cabezas que dejaba aquí y allá, como recuerdo de su paso, no dejaban de tener cierta belleza, pero los modos de matar eran más bien comunes y despreciables.

La verdadera patria de nuestro arte es China. En el viaje de instrucción que hice al Celeste Imperio hace ya muchos años, cuando era todavía joven, pude asistir a algunos de los suplicios clásicos de aquel país tan exquisitamente civilizado. Pero había comenzado ya la decadencia y me dicen que ahora, con la República, las cosas van todavía peor. ¡Hasta quieren imitar a los europeos y se rebajan al fusilamiento! Una sola vez, en una ciudad de la provincia de Kuang-Si, pude ver el “suplicio de los cuchillos”, que para mí es una de las obras maestras de nuestra profesión. Por lo menos es el que me ha dejado una impresión más profunda: merece ser visto.

Quizá no se sabe en qué consiste. El condenado aparece atado a un palo y delante de él se halla el verdugo con una especie de cesto cubierto con un paño. De cuando en cuando el ejecutor mete la mano en el cesto, sin mirar, y saca un cuchillo, lee la palabra que se halla grabada en la hoja y, según lo que ve escrito, opera. En el cesto hay tantos cuchillos como partes hay en el cuerpo, y cada uno lleva su inscripción correspondiente. En el primero que cogió el verdugo debía de hallarse escrito “pie derecho”, porque fue este el primer miembro que vi cortar al paciente. Luego vi sucesivamente cortar la oreja derecha, las nalgas, la mano izquierda, la pierna derecha, el labio superior, los dos senos y el brazo manco. El paciente no gritaba, apenas gemía. Tal vez se hallaba desmayado.

Me dijeron que las familias de los condenados, cuando son ricas, pagan una gran cantidad al verdugo para que saque pronto el cuchillo donde se halla escrito “cabeza” o “corazón”, con objeto de frustrar las intenciones del inventor y abreviar la ejecución. Pero aquella vez debía de tratarse de un malhechor pobre, porque sólo al final le fue cortada la cabeza. Si los requisitos esenciales de la pena deben ser la duración y la variedad del tormento, me parece que el primer lugar debe ser concedido al de los cuchillos. Me hice amigo de aquel verdugo: era un bello anciano con la perilla blanca y muy amable. Me dijo que aquel suplicio estaba casi pasado de moda y que se podía emplear, con la tolerancia de las autoridades locales, solamente en pequeñas comarcas de provincia.

Me confesó que también en China el arte del verdugo era ya poco apreciado y buscado, y las sutilezas del oficio estaban a punto de perderse. Sus lamentos me vienen a la memoria hoy, en que la decadencia es ya universal y manifiesta. Únicamente en ciertas regiones de América y del Asia Central se encuentran artistas de la muerte que realizan con amor su trabajo y que no han perdido del todo las buenas tradiciones. Y yo, que le estoy hablando y que puedo alabarme de tener en mi carrera casi 2000 ejecuciones realizadas con perfección y con todos los sistemas, me veo reducido a vegetar en las cocinas y a contentarme, para pasar el tiempo, en quitar la vida a vulgarísimos animales.

Una vez le pregunté a Tiapa qué sensaciones experimentaba, en sus buenos tiempos, durante una ejecución. Y si no había sentido nunca repugnancia o remordimientos por el horrible oficio a que se dedicaba.

–¿Remordimientos? ¿Repugnancia? ¿Por qué? Ante el condenado no sentía la impresión de tener delante a un vivo, sino a un muerto. Desde el momento en que la sentencia había sido pronunciada, este se hallaba vivo sólo por tolerancia y por razones burocráticas. Había sido ya borrado legalmente del mundo de los vivientes, y yo podía proceder a mi obra con la misma frialdad que tienen los médicos cuando descuartizan y despellejan un cadáver. El verdadero autor de la muerte, para mí, es el juez. Yo no era más que un instrumento, como el cuchillo o la cuerda. ¿Por qué tenía que tener remordimientos? Si hubiese dependido únicamente de mí, no hubiera matado ni siquiera una araña. Era el Estado quien me entregaba un cadáver viviente y me ordenaba que desembarazase la tierra de su presencia.

Y luego, la mayor parte de los ajusticiados eran asesinos, y yo no les hacía nada más que lo que ellos habían hecho a otros que eran inocentes.

–Confiese, sin embargo, que el oficio le gustaba y que satisfacía su afición natural a la sangre.

–¿No es esto un mérito? –replicó Tiapa–. Nadie puede ejercitar honrada y valientemente un arte si no lo ama. Y en lo que se refiere al amor a la sangre, ¿qué mal hay en ello? Si nació conmigo, yo no soy responsable. Todos siguen sus propias inclinaciones. Los pintores pintan porque les gustan los colores y las formas. El astrónomo estudia porque prefiere los números y las estrellas. ¿Por qué ha de parecer extraño que un verdugo mate porque le gusta la sangre? No comprendo el prejuicio de los hombres civilizados contra el verdugo.

Si no queréis verdugos, suprimid la pena capital: los jueces no la aplican seguramente para dar gusto a los ejecutores. Y si no queréis suprimirla, dad gracias a Dios de que nazcan hombres dispuestos a dedicarse a esta profesión, y honradlos como conviene.

–¿Pero esa nostalgia que usted sufre ahora no le parece algo sucio, feo?

–Pruebe –contestó triunfalmente Tiapa– a hacer 40 años de verdugo y luego hablaremos. Las cabezas me faltan como al escultor paralítico el barro y las paletas. Sufro como sufriría un violinista al que hubiesen cortado las manos. Mi malestar es una prueba del
amor inextinguible que he sentido siempre hacia el arte. Pero los puros artistas fueron siempre mal comprendidos y calumniados.

Y una lágrima, una verdadera lágrima, descendió del ojo derecho del viejo Tiapa.

EL HOMBRE QUE AMABA A LAS POLEMICAS

EL NOVELISTA LEONARDO PADURA EN LA UNEAC, MARTES 24 DE NOVIEMBRE DE
2009, DEBATIENDO SOBRE SU MÁS RECIENTE NOVELA EN TUSQUETS 2009, "EL
HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS", CUYO EJE TEMÁTICO ES EL ASESINATO Y EL
ASESINO DE TROSTKY...

EL HOMBRE QUE AMABA A LAS POLEMICAS

EL NOVELISTA LEONARDO PADURA EN LA UNEAC, MARTES 24 DE NOVIEMBRE DE
2009, DEBATIENDO SOBRE SU MÁS RECIENTE NOVELA EN TUSQUETS 2009, "EL
HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS", CUYO EJE TEMÁTICO ES EL ASESINATO Y EL
ASESINO DE TROSTKY...

EL HOMBRE QUE AMABA A LAS POLEMICAS

EL NOVELISTA LEONARDO PADURA EN LA UNEAC, MARTES 24 DE NOVIEMBRE DE
2009, DEBATIENDO SOBRE SU MÁS RECIENTE NOVELA EN TUSQUETS 2009, "EL
HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS", CUYO EJE TEMÁTICO ES EL ASESINATO Y EL
ASESINO DE TROSTKY...

EL HOMBRE QUE AMABA A LAS POLEMICAS

EL NOVELISTA LEONARDO PADURA EN LA UNEAC, MARTES 24 DE NOVIEMBRE DE
2009, DEBATIENDO SOBRE SU MÁS RECIENTE NOVELA EN TUSQUETS 2009, "EL
HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS", CUYO EJE TEMÁTICO ES EL ASESINATO Y EL
ASESINO DE TROSTKY...

EL HOMBRE QUE AMABA A LAS POLEMICAS

EL NOVELISTA LEONARDO PADURA EN LA UNEAC, MARTES 24 DE NOVIEMBRE DE
2009, DEBATIENDO SOBRE SU MÁS RECIENTE NOVELA EN TUSQUETS 2009, "EL
HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS", CUYO EJE TEMÁTICO ES EL ASESINATO Y EL
ASESINO DE TROSTKY...

EL HOMBRE QUE AMABA A LAS POLEMICAS

EL NOVELISTA LEONARDO PADURA EN LA UNEAC, MARTES 24 DE NOVIEMBRE DE
2009, DEBATIENDO SOBRE SU MÁS RECIENTE NOVELA EN TUSQUETS 2009, "EL
HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS", CUYO EJE TEMÁTICO ES EL ASESINATO Y EL
ASESINO DE TROSTKY...

EL HOMBRE QUE AMABA A LAS POLEMICAS

EL NOVELISTA LEONARDO PADURA EN LA UNEAC, MARTES 24 DE NOVIEMBRE DE
2009, DEBATIENDO SOBRE SU MÁS RECIENTE NOVELA EN TUSQUETS 2009, "EL
HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS", CUYO EJE TEMÁTICO ES EL ASESINATO Y EL
ASESINO DE TROSTKY...

EL HOMBRE QUE AMABA A LAS POLEMICAS

EL NOVELISTA LEONARDO PADURA EN LA UNEAC, MARTES 24 DE NOVIEMBRE DE
2009, DEBATIENDO SOBRE SU MÁS RECIENTE NOVELA EN TUSQUETS 2009, "EL
HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS", CUYO EJE TEMÁTICO ES EL ASESINATO Y EL
ASESINO DE TROSTKY...

lunes, 23 de noviembre de 2009

DERRIDABANA



REVOLUCIÓN ES DECONSTRUIR
Orlando Luis Pardo Lazo

Morir en invierno.
Las fachadas pudriéndose bajo los bombardeos y tú cantando, tan contento.
La vida se acaba hoy.
Por fin un fin a esta fiesta innombrable devenida fiasco numérico.
Todo es hermoso.
Pocos cubanos tendrán la suerte de fotografiar la coda de Cuba desde sus intestinos.
El Apocalipsis según La Habana, se entiende: el resto de la nación será apenas un mustio pasto marcial usado como escenario, tramoya tétrica.
Mentir en invierno.
Maullar atrocidades.
Las cloacas pariendo fetos con uniformes bajo los flashes famélicos de una Gran Mancha de estudiantes importados desde la China Popular.
Pupila insomne de penecillos mínimos de nuevos Maos.
Nanofalia hi-tech oriental.
Caligramas calcinados.
La vida comienza hoy.
Todo es horrendo.
Buses. Calor. Mierda de hojarasca otoñal.
No parece noviembre.
Todos buscan a todos todavía.
Enamorados de utilería, extras de una cinematografía que nunca nos iluminó.
Fresas falsas y chocolate clueco.
Ciudad, cálmate y cálmanos.
No nos dejes caer en la tentación de una guerrita incivil.
Combate ante todo a tu impropia combatividad.
Conducta impostada.
Sosiégate bajo el sol.
No te salves ni simules salvarnos, pero al menos cambia tu peor plomo por proyectiles de salva.
Nadie se va a morir, menos ahora.
Todo es salvaje.
Todo es santo.
Pocos cubanos obtendrán el milagro de sobremorir a un don llamado La Habana, virtud virtual que siempre nos vituperó.
No me entiendas.
Ni siquiera yo mismo me entiendo.
Mejor extiéndete sobre mí, los brazos abiertos en cruz, como un cadáver exquisito de la post-patria.
Enrédate en mi prosa prístina y póstuma a la par.
Soy único y universal: no tuve orígenes ni tampoco el tedio de un destino trascendental.
Te amé, siendo tu antípoda.
Tanteo estas emancipaciones escritas como aguinaldo de fin de mes, año y década.
Bonus-track de la barbarie y la traición.
Ya estamos en el XXI.
Esto no debió ser posible.
Esto no ha de ser del todo real.
La vida devino guiñol de títeres sin titiriteros.
Nos vamos a hacer mucho daño, puedo leerlo en la pantomima mínima de tus labios.
Las cuadras están solas.
Las cuerdas están flojas.
La cordura está roja de una ira irracional.
Cuba está rota y sin consuelo.
Habana, muérete antes de mutar en verdugo.
Habana, calla y cómete tu crisis antes de trocarte en una ciudad criminal.
Habana: léeme, madre, y deslíeme demoníacamente en tu angélico horror.
Renacer en invierno.
Las columnas barruecas y la falta de fe.
No parece la vida, pero lo debió ser.
Cuba continúa, incluso descontinuada.
Esclusas de un canal tupido hacia la Utopía.
Cuba persiste perversamente en paz.
Cuba, arrepiénteme a priori por ti y por mí.
Se nos acaba el siglo XXI y todavía no lo habitamos.
Se nos agota el tiempo del planeta y aún no lo protagonizamos.
Cuidad, cuídate.
A mí no, a ti.
Ciudad de cinismo clínico.
Paraíso parapolicial, no te parapetes patéticamente en esta pared de palabras.
Habana con hache muda y mendaz.
Urbe mendiga, ubre mentecata de proteínas cortadas.
Coartada coagulada.
No confundas, ciudad cianótica, este aullido funerario con otra tonta canción de amor.