miércoles, 6 de enero de 2010

ROLLOS DE REYES


EL LADO FRÍVOLO DE LA ALMOHADA
Orlando Luis Pardo Lazo

Con los Reyes Magos me pasa ídem que con los Cinco Héroes: a la hora de nombrarlos, siempre me falta uno.
En los años setenta, allá por la paleohistoria parametrizada de la Revolución, algunos eneros mi madre jugaba conmigo bajo la almohada: si no ojo por ojo, al menos sí dientes por presentes.
El arbolito de Navidad entonces se armaba en el clandestinaje de un cuarto trasero de desahogo que luego también desapareció, junto a las últimas bolas y bestias del pesebre republicano que ella mimaba como si fueran joyas.
En los noventa se perdió hasta la memoria de aquella ilusión ilegal.
Para colmo vino hasta el Papa y las Navidades se convirtieron en un día feriado más, en otra dádiva del almanaque empresario estatal.
Las tiendas en dólares y los hoteles inauguraron glamorosos arbolotes de nieve sintética y guirnaldas digitales de discoteca. Nuestra ramita de pino con algodón quedó ridiculizada ipso facto.
Por supuesto, mi madre persistió. Su vida hasta hoy por suerte ha sido eso: no desmayar. Una lección de resistencia que con su ejemplo ella dejará para nadie.
Ya no se me caen los dientes de leche, pero pudiera poner muchas piezas perdidas bajo la almohada esta madrugada. No las enumero. Ustedes saben. Todos sabemos.
La suma de nuestras pérdidas se apellida Patria. Generaciones desganadas, desgastadas. Habana extraviada. Cuba como caducidad. Reino en ruinas de los Héroes Magos. Mi madre en el eterno quita-y-pon ahora en plena sala, sin miedo a ser denunciada a través de la puerta de la calle.
No es que seamos más tolerantes con la religión. Es que nadie la ve. Los templos llenos son hoy por hoy la prueba más brutal de nuestra carencia vitamínica de fe. A falta de asambleas de rendición de cuentas, se autorizan las congregaciones de redención de cuentos. La procesión de una virgen por las avenidas y las misitas televisadas del Cardenal consagran sólo la invisibilidad cristiana de esta nación (en ocasiones también su imbecilidad: la ignorancia catequéctica de una Iglesia que envejece al mismo ritmo que el Estado).
No hay nada que hacer. Ni siquiera esperar. No habrá entreactos en este equilibrio de gerontocracias rituales. Ojo por ojo y una retórica por otra.
Últimamente, mi madre deja los arbolitos hasta bien pasado el 6 de enero. Se aferra a esa fuente de musiquitas y luces en un hogar donde no puede ocurrir más nada (no se nos ocurre nada más que perder). En una cuadra. En un barrio. En una ciudad. En un país. En un continente. En un planeta. En un cosmos caótico que como seres humanos tampoco nos dice nada.
Pobre mamá. Estoy seguro de que en noches como esta ella sueña con venir a hurtadillas hasta mi cama, al peor estilo de los mitos martianos de la infancia, y trocar mis dientes deciduos por algún regalo pedido por escrito.
Pero ni eso. Pobrecita María. Lo siento, madre.
Por escrito tu hijo hace mucho que no pide ya nada. Doy y doy y doy a cambio de compartir un poco los mismos miasmas de nuestra nada post-nacional. Doy y doy y doy, pero no se me quita la tara de no poder nombrar nada en Cuba sin la sensación de que siempre nos estará faltando algo: reyes risibles o héroes por error (a estas alturas del cubangelio sería ingenuo intentar una distinción).

9 comentarios:

Yosi dijo...

Indolencia general, es en lo que han convertido nuestro pais.

Olga dijo...

¡Gracias por este regalo de Reyes!

caupo dijo...

en los noventa me acuerdo que autorizaron las ventas de objetos de navidad y me acuerdo que de un dia para otro las tiendas se llenaron de arbolitos de navidad, me dio un odio que todavia hoy lo siento porque se dieron cuenta que con la parte comercial de la navidad se ganaban muchos dolares y veia mucha gente que no tenia nada en su casa ni tampoco carne para comer en nochebuena pero si su arbolito flamante de la "shopi" fue un abuso total en esos tiempos, en vez de rescatar el verdadero significado de la navidad que no tiene nada que ver con comprar y comprar bolitas decorativas. las navidades de los noventa me dejaron traumatizado y la visita del papa tambien porque me puse a gritar libertad cuando hacia su misa en la habana y alli a la derecha del papa estaba sentado el dictador y hoy no quiero ver a ninguno de los dos!

Anónimo dijo...

Déjate de lloriqueo cachocabrón, que te vi hoy miércoles 6, Día de Reyes, entrando en la casa productora de seriados del ICRT, e ibas a cobrar. Déjate de lloriqueos, que a ti nadie te hace nada, nadie te quita nada, nadie te impide nada.

caupo dijo...

al sig. anonimo: regresa donde tu dueño, y muestrale satisfecho lo que has escrito aqui; se que èl te acontentara con migajas y asi seguiras viviendo con patria y con amo, el pueblo se las verà contigo algun dia...

Anónimo dijo...

GENIAL

Rolando Pulido dijo...

Recuerdo el dia en que dijeron por radio que ya no se celebrarian mas las Navidades, sino solo el 1ro de Enero... yo era muy pequeño pero lo recuerdo muy claro, porque muchos vecinos salieron de sus casas a comentar con espanto y a entre dientes...pero asi paso la noticia y llego el proximo año y el otro y el otro...y nadie hizo nada...todos callaron, tragaron en seco y siguieron ignorando-cooperando.
De las Iglesias, para que hablar...jamas conoci gente mas hipocrita y malvada, pero esa es solo mi experiencia, se de casos totalmente diferentes.
El punto principal de la Navidad es la familia, las nuestras estan destruidas, separadas, incredulas...sin fe.
Solo nosotros podemos construir una sociedad diferente, tratar de rescatar las glorias perdidas, seria en vano. Fundar las glorias futuras desde hoy, debe de ser nuestro empeño.
Hugs to all,
RP

Omar dijo...

Ni qué hablar de nuestra venezuela "roja" pero de sangre, pletórica en apagones y corruptelas. Yo me asombré de la soledad caraqueña en noche vieja, del encierro feroz del miedo.

Mis navidades quedaron atrás; en un aroma lejano de infancia.

Travel Jakarta Bandung dijo...

Very Nice Post here

Thanks a lot
investasi online terbaru dan tercepat, Blogger Templates Colorizetemplates.com,health, tools,news,autocars,mp3, beauty, wedding, pearlset, autocontent