lunes, 5 de abril de 2010

FLAGTOGRAFÍAS en CONVIVENCIA 14 / 2010









DISANGELIO CUBANO EN 59 PROSÍCULOS
Orlando Luis Pardo Lazo

1Banderas, banderas, banderas. 2¿Por qué retratar banderas, el paño más promiscuo de toda patria? 3¿Cómo alterar sin ensañamiento el significado de cualquier enseña nacional? 4¿Cómo releer el sacro símbolo a través de una lupa o un lente, reenfocándolo de generación en degeneración? 5¿Cómo apropiarse de su geometría gastada; cómo democratizar su discurso siempre demagógico? 6¿Cómo recolorearlo, como el niño que no distingue lo sagrado de lo infernal? 7¿Cómo tatuar una nueva retórica en nuestras retinas? 8¿Cómo crear sentido a falta de creer en él? 9Banderas, banderas, banderas. 10¿Y por qué no; cómo no?

11Orlando Luis Pardo Lazo es el nombre y el precio de esta voraz vocación de fijar lo efímero. 12Las banderas vuelan, la gente se va, La Habana se vaporiza (se iza en una humareda), Cuba cansa y se acaba, la historia es un trapo mojado en vinagre para borrar el pizarrón del dolor. 13Un circo cósmico, caótico, que ondea y se cicla sobre su propia cola acaso sólo para recomenzar: Orlandouroboros, oficio de ofidio.

14Los años cero o dos mil son la fecha y la fachada para intentar lo más intenso, instantáneas intestinas desde la isla. 15El sol calcina los cielos de nuestra ciudad con hache, arco iris de letras mudas o mefíticas: Hiroshimabana, mon amour. 16Las revoluciones son partos promiscuos que abortan su propia fuente de resistencia. 17Nadie escuchaba, pero todos miraron; todos oyen, pero nadie verá. 18Del clarín escuchad el silencio. 19Insulsa e insultante ingravidez insular, candente cámara de gas, farol infiel. 20Dulce delirio entre el deleite y el delito, triángulo estrellado entre barrotes barrocos: Sweet Home Alahabana.

21Una Canon puede convertirse en la última tabla de salvación. 22Clic, flash, clic. 23O en una bala sin puntería en plena sien: semicien años de soledad, el socialipsismo en los tiempos del colectivo. 24Somos falaces aquí. 25Flash, clic, flash. 26Una Canon puede convertirnos en suicidas inciviles, agentes provocadores que mal traducen las sílabas sin sal de "Lo Cubano en la Fotografía". 27Tartamudos que tiritan desnudos sobre el trampolín de una piscina podrida, olvidada por la familia que se fue a nadar en el éxito del exilio. 28Naderías de una necia noción de nación. 29Memorias de la desmemoria. 30Trabalenguas, trabacuerpos. 31El país como una lúcida trampa de luz.

32Orlando Luis Pardo Lazo ha multiplicado en píxeles nuestro paraíso parapolicial. 33Dígitopintura, fresco zoocial. 34Cada una de sus fotos simula ser un guillotinazo azaroso. 35Hombres y mujeres en público que parecen actuar dentro de un gran retablo. 36Niños paternalizados por un obsoleto Edipo Rev. 37Marionetas materialistas, pesebre paupérrimo del proletariado. 38Simulaciones, collage y pastiche, cut & paste, papelazo en papel cromo o gaceta, recortería de relatos ridículos en 2-D, arte del desastre: en el principio no fue el Verbum sino la Barbariem.
39En el Código Penal cubano se deslegitima este tipo de actividad. 40La constitución como canon acusatorio: caja de Pandora de donde se fugan todas las esperanzas y en el fondo permanece no el vicio, sino el vacío. 41El uso de la bandera como propiedad jurídica. 42El consenso como condena: de la tribuna al tribunal y del podio al patíbulo. 43La belleza de lo espontáneo escachada por la estética estática del Estado.

44Banderas, banderas, banderas. 45El sonsonete de Poveda rimando como un buitre venenoso sobre las versiones de la verdad. 46Diversión de remar en contra, contrato contestatario, subversión subexpuesta. 47¿Cómo tolerar el sinsentido de semejante émbolo nacional? 48Embolia desenfocada a costa del individuo. 49¿Cómo explorar nuestro mapita gastado? 50¿Cómo descolorearlo, como el niño que no distingue lo sagrado de lo infernal? 51¿Cómo tantearlo, tacharlo? 52¿Cómo creer en su sinsentido de tanto crear con él? 53Banderas, banderas, banderas. 54¿Y por qué no; cómo no?

55Orlando Luis Pardo Lazo igual insiste en lo incisivo, no desiste de adorar la debacle. 56Retratos de "Los jardines colgantes de Hababilonia", reino en ruinas de habitantes ahorcados en un presente sin peso, pero aún en modo imperativo. 57Del silencio escuchad el cinismo. 58Cubansummatum est! 59Arríen...

2 comentarios:

Omar dijo...

Vocación de lo efímero: me gusta eso. Y el ficticio vuelo de las banderas.


Saludos.

Omar dijo...

Las fotos, cómo no, estupendas.