domingo, 1 de agosto de 2010

LA FURIA ROJAS RELOADED




fotos: Orlando (Pardo) poster: Rolando (Pulido)

CAN YOU HEAR THE DRUMS, FERNANDO?

Orlando Luis Pardo Lazo

Este año 2010 se definen muchas cosas en la Cubita cuasi-cultural. El destino de ciertos espacios privados de exposición artística, por ejemplo. El destino de ciertas publicaciones digitales arrinconadas entre permisos y pánicos, por ejemplo. El destino del Festival de Rotilla, cabeza de playa de una libertad inimaginable en ninguna ciudad cubana. El destino del grupo de performers y poetas OMNI ZONA FRANCA, por ejemplo, que se le han metido entre tarro y tarro al viceministro de Cultura Fernando Rojas y a la Seguridad del Estado (valga la redundancia).

Mientras Píter Ortega y Desiderio Navarro, por ejemplo, se amenazan de muerte mutua con puñalás de peritos, los geniecillos inciviles de OMNI ZONA FRANCA están siendo amordazados día a día por el lazo corredizo de nuestra insolidaridad intelectual. No los mata ningún mierdero ministerio de El Vedado, los enmudece nuestra insolente incultura como nación. No los calla la policía asalariada de un Estado estático, los insonorizamos nosotros mismos, que no nos merecemos este fenómeno fabuloso de una década de acción urbana amorosa y radical.

En Cuba ya no cabe OMNI ZONA FRANCA. La guerra gubernamental contra ellos no es abierta, sino descarada. Zen/sura. Decomisos. Amenazas. Permisos parciales. Presiones a terceros. Exclusión. Gritería de funcionarios. Trapo sucio de barrio o de carné militar. Histeria de ratas comunitarias. Intentona de borrarlos del mapa emocional de esta Habana nuestra que estás en el cieno… En Cuba nunca cupo OMNI ZONA FRANCA. La luz de la alegría no encaja en este pueblo tan tétrico, entre fanatizado y tanatizado por la ira de un Premier ignorado siempre hasta por Washington, enemigo etimológico que nos ha obligado al ridículo de vivir en cadena perpetua a la espera de una inverosímil invasión.

OMNI ZONA FRANCA fue una bocanada de paz. Videos. Grafiti. Voz. Musicalia. Remix. Comunión. Procesión. Evangelio que ni siquiera las iglesias cubanas han podido imitar. Por eso los odiamos. Por espontáneos. Por improvisados. Por ser una minoría real en posición de loto, que corrompen la hipocresía de nuestra ciudad de tipos blancos palanqueando CDs y pateando culos dentro de un Geely modelo del año.

Si el campo cultural cubano no procede de inmediato con una reacción de suficiente violencia (un flor al aire puede bastar, también mil firmas en un papel), OMNI ZONA FRANCA verá enredada su libertad de expresión al punto de terminar en alguna complicación legal. El piquete de locos lúcidos que hizo de ese cenotafio llamado Alamar un nicho más respirable está a punto de desaparecer. Como a los dinosaurios, los estamos dejando desaparecer bajo nuestras narices estéticas. Y somos tan cobardes que no metemos la mano en la candela para recibir al menos un picotazo de la gallinita ciega oficial.

Los OMNI ZONA FRANCA tienen todo el derecho no legislado en Cuba de continuar siendo seres sociales ahora y aquí. Los parias son ese público de burócratas que no entienden de otra lógica comunicacional que no sea el espionaje y luego el chantaje.

Los OMNI ZONA FRANCA nos hicieron reír y cantar a todos, sin preguntarnos nunca si éramos uno de los tantos provocadores que los rodearon en cada acting, como lobos estatales sin talento para ser esteparios.

Los OMNI ZONA FRANCA no se merecen la soledad moral en que los estamos abandonando mientras les damos un abrazo de que “todo se resolverá” o “es mejor esperar antes de dar el pitazo”.

Es ahora o ahora. Su arte politiquísimo no va a sobrevivir mucho tiempo entre las balas rojas del funcionariado.

OMNI ZONA FRANCA, aquí tienen el tambor tartamudo mi palabras: por ustedes sí las arrimo a la picota pública para que el MINCULT me las destierre de una vez; por ustedes pongo también mi corazón sin coraza, compañeros, para que la bota bruta de todas esas organizaciones que ya no quieren saber de ustedes me lo infarte por fin (o se atenga a las consecuencias del latigazo de mis latidos).

4 comentarios:

Mickey dijo...

Orlando,

Claro, preciso, urgente, uno de tus posts mas empigaos de todos los tiempos. Estoy colgando enlace a el ya. Y a denunciar esta ofensiva contra OZF.

Estamos conectados. ¡Mucha luz!

Anónimo dijo...

yo conoci a estos chicos, son geniales, hay que apoyarlos por que es verdad q llevaron la luz al tetrico alamar. por ellos alamar se convirtio en un destino mas que purgatorio obrero. fuerza.
si alguien me dice como se les puede ayudar ya saben, yo aqui lista...

El Vigía de Cuba dijo...

Orlando, estremecedor!

Aquí va otro SOS OMNI ZONA FRANCA:
http://elvigiadecuba.blogspot.com/2010/08/los-omni-zona-franca-tienen-todo-el.html

Abrazo Infinito.

Rolando Pulido dijo...

¡¡¡GENIAL!!!
La mejor manera de ayudar a Omni Zona Franca, (para los que estamos fuera de la isla) es DENUNCIANDO sin tregua a sus opresores, como lo hemos hecho con las Damas de Blanco y con todos los que sufren represion por el mero hecho de exigir libertad.
NO podemos permitir que este grupo de lucidos jovenes desaparezca. Onmi Zona Franca no solo son la luz de Alamar, ellos son la luz de todos los jovenes cubanos que quieren el cambio, son la luz de Cuba misma y de su exilio.
QUE LA LUZ ESTE CON ELLOS Y CON NOSOTROS.