viernes, 19 de noviembre de 2010



Cambió de tiempo y de amor y de música y de ideas. Cambió de sexo y de dios y de color y de fronteras. Pero en sí nada pudo cambiar. La noche cubana se arrastra fría como una traqueotomía que te asfixia de palabras o un agujero del diámetro de un dedal dibujado en tu sien. Estás en riesgo del tic tac, estás en riesgo del bang bang, estás en riesgo de mí. Tarde o temprano todos nos tenemos que maravillosamente matar. Es como un milagro. Nos venció la vida, pero al menos no la vejez.


Los sábados son azules. Los domingos son tristes. El corazón es una naranja podrida. Las puertas son para siempre. Las canciones no alcanzan. Las paredes son páramos. No nacimos aquí. Los relojes tienen demasiada cuerda todavía. Si todo fuera tan fácil como cerrar los ojos y despertar, por ejemplo, en enero de 1972. O en diciembre de 3010, por ejemplo. O nunca, lo más difícil. O cuando quieras, pero no hoy, por favor.

Dame tu mano, la más nerviosa, la casi ya sin pulso de tan rápido el pulso. Fiebre sin fe. La Revolución es un sueño ámbar. Miel de la desmemoria. Mis ojos ya no te alcanzan mientras más borrosa se te va haciendo esta ciudad. Mientras más se matan a machetazos sus ciudadanos (todo invierno es criminal por concepto). Mientras menos caben en camas solas sus cuerpos de maniquí. Mientras menos cabe en sus cuerpos de mentiritas la sobrecama barata del alma. Ay, imposible dormir con el recuerdo de Cuba en tu cabeza. Respira, relaja, reza. Ayúdate a olvidar el daño. Es imposible. Ayúdate a olvidar las ganas de destruir. Aunque a veces las pesadillas sean preferibles a rumiar lo real.

Y trató de ser libre y bella y verdadera y buena. Y trató de vivir peligrosamente. Sangrar antes que ser ingrávida. Equilibrista de abismos desconocidos y árboles sin nombre reconocible, esquivando el tedio del sol y la luz mediocre de los trópicos, esquiando en lagos más profundos que el candor de sus ojos que tampoco me alcanzan mientras más nítida se me va haciendo esta ciudad.

Y trató de ser creativa y no cambiar de tiempo ni de amor ni de música ni de ideas. Y no cambiar de sexo ni de dios ni de color ni de fronteras. Pero todo todo todo es vorágine. Y la vieja noche europea la desbordó de palabras puestas en imágenes y agujeros negros monstruosos, que aún siendo del diámetro de un dedal dibujado en su sien, igual dentro cabían todos todos todos sus terrores de infancia, y hasta sobraba espacio para el placer, que se empobrece enseguida si lo miras por segunda vez, y entonces sólo queda la fuga a ciegas hacia otra ninguna parte donde encontrar ese silencio llamado la libertad.

DESPIÉRTENME CUANDO VUELVA 1972

domingo, 14 de noviembre de 2010

WEB DE REVISTA VOCES...!

La revista free-lance cubana VOCES lanza esta semana su novísimo sitio web, para
La Habana, Cuba, y el resto o los restos (y retos y ritos rotos,
retros, reumáticos o retóricos) de la blogosFREEra mundial...!!!

vocescuba.com/

Por favor, si alguien desea recibirla directamente, puede dejarme un
comentario aquí o en la dirección electrónica
vocesvocesvoces@gmail.com.

Colaboraciones bienvenidas....!!!!!

WEB DE REVISTA VOCES...!

La revista free-lance cubana VOCES lanza esta semana su novísimo sitio web, para
La Habana, Cuba, y el resto o los restos (y retos y ritos rotos,
retros, reumáticos o retóricos) de la blogosFREEra mundial...!!!

vocescuba.com/

Por favor, si alguien desea recibirla directamente, puede dejarme un
comentario aquí o en la dirección electrónica
vocesvocesvoces@gmail.com.

Colaboraciones bienvenidas....!!!!!