sábado, 31 de diciembre de 2011

REVISTA free-lance cubana VOCES 12

Hola, amig@s...!!!

La revista free-lance cubana de literatura y opinión VOCES 12 se lanza
hoy 31 de diciembre 2011 desde La Habana, pero te la regalamos desde
ya...!!!

Feliz 2012 y que este año sea EL AÑO...

vocescuba.files.wordpress.com/2011/09/voces12.pdf

martes, 27 de diciembre de 2011

REVISTA VOCES 12 CON POESIA SIN FIN DE OMNI ZONA FRANCA

Partiendo en dos el fin de año, la revista Voces 12 se lanza al 2012
con la aventura de la poesía performática del Festival independiente
de Omni Zona Franca...
Sábado 31 de diciembre 2011...!!!
Si dos se miran y se reconocen, el mundo cambia...
Si dos mil se miran y se reconocen, el Estado tiembla...!!!

domingo, 25 de diciembre de 2011

RECARGAS DOBLES A MOVILES CUBANOS DEL 26-29 DICIEMBRE EN EZETOP.COM

@OLPL: +53-53340187

Cubacel Cuba (x2 Doble Bono) El periodo de esta promoción es desde el
26 de diciembre del 2011 a las 00.01 (hora en Cuba) hasta el 29 de
diciembre a las 23:59 horas (hora en Cuba). La promoción aplica para
las recargas desde CUC 20CUC hasta 50CUC. Tanto la recarga nominal
como el bono adicional no tiene límite de consumo. El bono puede ser
usado en todos los servicios disponibles a los clientes prepago de
Cubacel a las mismas tarifas existentes para los clientes prepago. El
ciclo de vida de la línea es de 60 días para consumir el saldo y 30
días adicionales para recargar (igual que el actual). Esta promoción
es llevada a cabo a Cubacel. La cantidad recibida indicada en el
ticket de confirmación de la recarga no muestra el saldo extra de la
promoción, sin embargo, el teléfono recibirá el saldo promocional.
Para mas T&C y para cualquier consulta contactar al Servicio de
atención al Cliente de Cubacel en el +53 52642266.

Cubacel Cuba (x2 Double Bonus) The promotion starts on the 26th of
December 2011 from 00:01 (Cuban time) until the 29th of December at
23:59 (Cuban time). The promotion applies for recharges from 20CUC to
50CUC. The bonus credit and the nominal recharge do not have
expiration period. The bonus can be used in all the services available
to Cubacel prepaid customers at the same rates currently available to
prepaid customers. The bonus received by the customer is the double of
the recharged amount and not the double of the total payment. The
prepaid account duration is 60 days for using the balance available
and extra 30 days for recharging the mobile phone (same than current
terms). This promotion is carried out by Cubacel. The received amount
shown in the recharge confirmation ticket won’t show the extra
credit given, however, the mobile phone will receive the promotional
balance. For more T&C and for any queries please contact Cubacel at
+53 52642266.

To ensure you continue to receive exclusive ezetop offers, add
customeroffers@ezetop.com to your address book.

RECARGA A UN CUBANO CUALQUIERA
marketing.ezetop.com/rsps/ct/c/1475/r/12871057/l/141511

@OLPL: +53-53340187

miércoles, 9 de noviembre de 2011

http://www.habanaelegante.com


0NÉSTOR TEJE EL TIEMPO DORADO DEL EXILIO

Orlando Luis Pardo Lazo

1.

1La mala metáfora de pintar patéticamente la paleta de una escritura (pero, ¿hay alguna metáfora que no sea mala?). 2Retórica rota, bad-poetry antes que bad-painting (bad-panting). 3Enfisema, excritura, excretas del alma, hezcritura. 4Debris, derby de poesía corporal. 5Carnaval en carne viva. 6Disangelio incunable de un autor cubano desconocido (incubable). 7Leer a Néstor Díaz de Villegas en La Habana de la post-Revolución es un acto de fe (auto de fe).

2.

1Me fui con Cuna del pintor desconocido (Aduana Vieja, 2011) a un punto limítrofe de mi ciudad. 2A su periferia habanémica. 3Al cordón de carroña donde nuestra capital muta en páramos feudales y campos de girasoles decapitados en aras del mercado underground de la muerte. 4Me fui al kilómetro cero, donde nace la autopista que corre como un esófago a lo largo y estrecho de esta coney island híper-institucionalizada. 5Me fui al tiempo zero que corroe nuestra noción de sigloveintiumnidad (paleocubanity). 6Fui para quedarme solo entre renglones cortos, rimas improcedentes y un bilingüismo bífido candoroso y aterrador, y allí me dejé arrullar por el eco de los good old Chevrolet trucks del capitalism (viejos trucos buenos del capitalismo). 7Esta operación se llama contextualizar, aunque sea una pésima traducción (pero, ¿hay alguna que no lo sea?). 8Y es que no hay nada hay más primermundista que una súperexpressway, preferiblemente una en ruinas, hangar histórico venido a menos, como la iterativa reiteratura cubana. 9Fui porque toda lectura liberadora es prolepsis (gran salto individual hacia ninguna parte), mientras que la memoria es siempre una represiva vuelta de tuerca (paranoia colectivizada de Estado).

3.

1It´s ridiculous ejercer la crítica literaria sin haber entrado nunca en un Winn-Dixie, ni siquiera en una nota al pie. 2Nuestro vocubalario queda reducido a dicotomías un tanto funny mientras no nos explote en plena cara el laterío polifónico del world as a mall, democracia dialógica de significaos. 3Por eso lo cubano en la poesía estadísticamente sigue siendo un subproducto ministerial: boulevard de himnos sacros, tono coral de evangelistas del corazón, tufo totalitario a intraicionable tradition, traumas teleológicos del Arca de la Alianza con el poder político, instigación de la insularidad, edípicos quejidos de ataúd y nunca berridos de cuna (anorgásmicos bebé-artistas que no mean ni cagan a voluntad, sólo suck por decreto), coloquialismos cansinos y un estetiquísimo etcétera de cara a lo eterno-trascendental. 8Pero leer a Néstor Díaz de Villegas a la intemperie de La Habana pudiera ser una discontinuidad en la matrix: un bug en nuestro hardware editorial, un gap dentro de sistemas discursivos cerrados a cal y canto, un error a ras del horror. 9Porque Cuna del pintor desconocido restaura en parte nuestra mezquina condición material: villancicos venéreos, vulgatas de alta belleza, manierismos de manicomio, lírica alucinante y locuaz, adivinajas sin solución, decadent dreams of delusion, áridas arias, brochacitos de un vacío no tan gótico como grotesque, jingle bells de un shakespeare de la chapuza dentro del saran-wrap de las formas clásicas recicladas por tanto mis-use Made in USA. 10Paidemonium.

4.

1No entiendo ni pí de poesía. 2Sondeo sonoridades afásicas que debo pronunciar en voz alta como quien aprende a leer de pie contra la blackboard (equilibrio inestable de mi analfabeticidad). 3Leo a dedo, para no saltarme astigmáticamente los versos, en una especie de braille brutal: tortura táctil, frufrú efímero, eros indigerible de celulosa (canibalismo cretino al estilo de un Hannibal Lecture local). 4Ese es mi parapeto privado contra el pus patrio de las palabras (Cuba decúbito supimos), esa es mi resistencia reaccionaria contra la Revolución Cubana como medida de todas las cosas. 5A la postre, el material leído es desleído bajo la presión de mi piel (subsocialist skinhead) y mi pronóstico clínico se complica cínicamente peor: soy autor de lo que leo. 6Devenir narcisistamente Néstor. 7Días de Villegas entre la prisión y el exilio, entre la provincia y la hi-tech modernidad, entre la furia y el nirvana, entre la parodia y el paredón, entre una jerga mac cubana de entresiglos y cierto ingless overqualified (ambos argots arcaicos), como te lo prometió un martí ex machina y un fidel fofo te lo cumplió (metido en el closet, un ché gayvara enchumbado de sangre chanel).

5.

1Como una tétrica talking head del paraíso policial del proletariado, la prosodia de Cuna del pintor desconocido destruye a su paso medio archivo de poemarios cubanos tenidos por poemarios cubanos. 2Como cachos de antimateria, hay books que no pueden bibliotecarse en coexistencia pacífica: son serial killers genéricos (genésicos), biblias de la barbarie. 3Como ante cualquier novedad, lo más diplomático sería entonces dar el pésame y retirarnos de este catálogo de colores with no comments. 4Circo de cadáveres exquisitos, collage de colegas con expresión censurada, cuna en capilla ardiente (fumante). 5Humo, humus, humor. 6Es posible que Néstor Díaz de Villegas no haya querido nunca decir nada: de ahí que su lectura in extremis no deje apostrofar nada tampoco más allá de la dolorosa indolencia con que en Cuba se paladea, más acá del hedonista hedor que nos hechiza para enseguida huir de él. 7Fo, fuck. 8Paradójicamente, fe.

6.

1Me volví a casa con el libro bajo los sobacos: una cura de caballos (de curas y del Caballo). 299% perspiration plus 1% inspiration: formulita decimonónica del genio. 3La impresión en este caso es antípoda: un 1% de oficio de ofidio más el restante 99% de instinto. 4Juraría ante Jurado que se trata del cuaderno de un escolar complejo, el pequeño procaz que nunca fuimos por la traqueotomía de la pañoleta en nuestras gargantas de completo uniforme (exhibicionismos íntimos de un infant no tan terrible como aterrorizado). 5Néstor Díaz de Villegas no pertenece a ninguna generación, excepto a la de ese niño senil que nos saca la lengua con insolencia (insolvencia). 6Cuna del pintor desconocido habrá de ser entonces una obra pionera. 7Cubansummatum est!

martes, 8 de noviembre de 2011

Spoken Word en La Habana

El Laboratorio de Escritura del Festival Internacional de Poesía de La Habana,
junto a Caminos de Palabras (Grupo de Trabajo que se dedica a la Promoción de la
Poesía Hablada en Cuba),
invitan a la conferencia:
Spoken Word: Una nueva corriente en la Poesía Contemporánea
(por el poeta y promotor cultural: Elier A. Álvarez Arcia, El Brujo).

El próximo sábado 12 de Noviembre a las 10:30 AM, en la sala Rubén
Martínez Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

En la conferencia se hablará sobre el surgimiento del Spoken Word en
los Estados Unidos y como llegó a nuestro país, qué se ha hecho en
materia de poesía-performance en nuestra capital, y se explicará el
término con el que se promociona y se comunica en Cuba ésta manera
hacer poesía.

POST-DATA DE OLPL:
¿SE HABLARÁ DE ONMI ZONA FRANCA...????!!!
(¿Asistirán los compañeros de Kulturseguritat...?)

lunes, 7 de noviembre de 2011

DOS DÉCADAS DE DIEGO Y DAVID


Después de mil años, he vuelto a correr Fresa y Chocolate en mi laptop.

Fue un momento mágico, aquella época. Cuba se descojonaba. Pero la verdad emergía como nunca antes, sobre los restos de una ideología infame, infantil. Nos hacíamos libres de cara al Hegémono de nuestra Historia. También la muerte y la represión campeaban sobre las ruinas de una nación. Era la hora de los salvajes. Irse o callar, en el exilio o en una cárcel cubana. Y en medio de ese caos y de esa metástasis, el peor cine de América filmaba una película mediocre basada en un cuentecito cándido, pero en ambos casos cristaliza de milagro en ellos la esperanza política de repoblar un país, una ilusión.

Fue sólo eso, por cierto. Un instante. Nuestra realidad resiste gracias a tales fogonazos de lucidez. El resto es tedio totalitario, grosería gris, murumacas de mudos para ir chapeando bajito mientras el poder espera otro mes, otro milenio, otra mentira.

No le pregunten a Senel Paz, ni a Tomás Gutiérrez Alea, ni a José María Vitier, ni a ninguno de sus actores. Respondieron siempre con lugares comunes. Es lógico. No les alcanzaba el coraje de fundar un argot de futuro. No estaban convencidos de querer protagonizar una época, más allá de sus biografías. Todos son, en el mejor sentido de la palabra, sombras. Un efecto cromático del exceso de iluminación tan propio del cine para crear atmósferas, mientras más realistas más de ficción.

Tal vez Fidel Castro tuvo la respuesta en soledad augusta, pero como buen estratega de masas supo llevársela a su tumba (o a su incinerador). Tal vez yo ahora debiera pronunciar algo disparatado o doloroso al respecto. Pero sería traicionar la belleza íntima de la Revolución. La cosa limpia que todo proceso emputecido y suicida, como uno de los personajes, siempre conserva en el lugar más secreto y salvo del alma. De los sueños. Sería añadir nuevas capas de violencia verbal e incomprensión inmanente sobre las costras y costras de olvido que Fresa y Chocolate acumula a la vuelta de veinte años. Es preferible dejar correr el equívoco. Darle play a solas en la noche digital mercenaria del mundo. Allá ellos. Que sean los extranjeros de izquierda del Primer Mundo imperialista los que ejerzan de exégetas y narren sus mierditas académicas sobre el sentido del film.

La Habana eran tan preciosa en sus ruinas monumentales. La ropita tan raída. Las miradas tan de provincia feudal. La locura azuzando genes y hormonas. La fealdad tan definitiva que valía la pena sucumbir a ella. Las epidemias de Dios para seleccionar a quienes menos hambre pasaban. Cuba de cúbito sufrimos. Tenía razón Eliseo Alberto, poeta de títulos: Nadie quiere más a Cuba que yo. Cuando haya que botar la papelería pedestre de lo que nunca fuimos, emergerá, intacta, del fondo de los baúles de nuestra barbarie secreta, la pepita de oro prometida por Diego a David.

Sólo cabe el amor entre contemporáneos así. Compañeros de cadalso, gente al azar que coincidieron en sus idénticos derroteros de derrotados. Un pueblo imaginario que habla sin voz. Que respira desamparado la maravilla de coincidir y enamorarse de verdad entre sí. Fuera de eso, no hay nada. Pasaporte oficial, currículos súper-profesionales y dólares del enemigo, como los que abdujeron a los creadores de esta película de peligro (morirán todos viejitos y ni siquiera la recordarán, como Fidel Castro ahora). Fuera de eso, hay demasiado. Ser otros. Flotar en un universo sin islas. Hacerse cosmopolita y no malgastar palabras en un acto de puro pasado (como yo hoy). Fuera de eso, no sé. Yo también, como tú acaso, he extraviado el hilo de nuestra historia.

Quiero añadir algo. Intuyo que soy yo quién lo diré. Pero todavía lo ignoro.

No me hagan desesperar más en este punto neurálgico, supongo que un poco neurótico. Déjenme no pensar en paz, por favor. Gracias.

El Sexto en The Stark Life

www.thestarklife.com/2011/11/03/el-sexto-cubas-graf-king/

viernes, 28 de octubre de 2011

LLAMEN A LA POLICÍA...!!!

NO SON 5, EL SEXTO...

Exposición colectiva con performances y locura para rodear a El Sexto
de un abrazo solidario de sus amigos y amigas, y decirle a la policía
y al poder en Cuba que estamos con él, con él, con él, con El
Sexto......

Sábado 5 pm, en casa de Gorki Águila, 35 % 42 y 44, Playa.

Llamen a la prensa internacional (a la cubana no, por favor)...

Ah, y a la policía (política no, por favor)...

miércoles, 26 de octubre de 2011

CUT CUT CUT (VERBO MIMÉTICO-IRREGULAR)


A DIOS ORANDO Y CON EL HACHA DANDO

Orlando Luis Pardo Lazo

Cortamos. Talamos. Derribamos. Se llama desarrollo suburbano. Se llama vistosidad, que nada tape la pintura nueva en CUCs de nuestra fachada. Se llama prevención contra ciclones, algún que otro licenciado debe haber dicho en cámara que todo árbol es un peligro mortal. Se llama telefonía y electricidad sin interferencias ecológicas. Se llama higiene contra las enfermedades. Se llama sol. Se llama libertad en una isla donde esa palabra escasea. Se llama poder. ¿Qué pinga e´...? ¡Lo corto poqque está en mi terreno y la sierra fui yo quien la alquilé...!

Sin embargo, cortar es un acto de piedad. Abajo y de un solo tajo. La Habana del siglo XXI no se merece esos árboles republicanos de más de medio siglo de vida.

Pero, desafortunadamente, la mayoría ni siquiera dispone de recursos para contratar a un buen verdugo, sea privado o estatal. Entonces el pueblo de Cuba hace gala de sus estudios de Botánica Elemental. Y cogen y descascaran apenas la corteza del árbol (hasta un niño podría hacerlo a su altura, para que aprenda desde temprano el arte de despejar un área).

Basta con unos centímetros de herida a la redonda. Es suficiente, según las tele-clases de Universidad Para Todos. El resto son sólo anillos de leña muerta. Es justo bajo la corteza que el árbol sube y baja sustancias nutritivas o de desecho. Esa es su savia vital, su sangre de pronto derramada sin motivo aparente. De suerte que con despellejarlos un poco los condenamos a una muerte lentissima, virtuosísima, como una huelga de hambre irreversible, aunque luego nos arrepintamos de ser tan crueles.

Y el árbol muere. Se reseca. Agonía muda de semanas y meses. Hasta la última gota de clorofila. Pero no cae. Fallecen de pie. Y siguen siendo un peligro y una interferencia terrible, pero al menos ya muertos, esos trabucos cabrones que casi nos destruyen la casa, además de atraer los rayos. Primero, el cadalso; luego, veremos. Tal vez alguna brigadita de Comunales lo venga a hacer astillas para ganancia de los artesanos del barrio. Por el momento, ya podemos respirar un poco más tranquilos. Menos hojas, menos mierda de pájaros, menos humedad para los asmáticos y reumáticos, menos alimañas en sus raíces, siempre prestas a destruir las aceras que con tanto esfuerzo iba destruyendo por su cuenta la Revolución. Menos verde olivo (eso sería lo único malo, pero se compensa con más y más grafitis oficiales en los paredones de nuestra ciudad).

A veces pienso que se trata de una venganza diferida contra el gobierno. Una manera de protestar contra el despotismo (tú me coartas, yo te corto). Para cuando semejante resistencia triunfe, habitaremos en un país sin árboles. Habrá que reforestar. No tanto con posturas, sino con gentes. No se nos ocurre nada que pueda crecer y copar espacios. Sólo pretendemos abrir espacios en derredor. Vigilar al otro desde lejos. Quitarnos cosas de la cabeza. Estar más solos en el planeta. A lo mejor incluso tenemos razón. Déjennos, por amor de Dios, chapear a ciegas nuestras biografías vacías. Bastante bateo tenemos encima para que no podamos ejecutar nuestra cuota mínima de muerte, acaso como entrenamiento para cuando llegue la tan tétrica idea de la Transición.

Wordpressánchez in MaYami Book Feria

www.miamibookfair.com/events/word_press_un_blog_para_habl...

domingo, 23 de octubre de 2011

viernes, 21 de octubre de 2011

PRONTUARIO


Un mechón de pelo con piel, arrancado al cadáver inflado renalmente de una heroína (después, la muestra será secuestrada quién sabe si por la propia familia y ya nunca podrá sacarse del país para su análisis forense).

Manchones de colores opacos que van tachando los grafitis y fachadas del antiguo reparto de lujo El Vedado (a la policía política le interesa conversar y convertir para su causa incluso a los grafiteros de ortografía trash).

El deporte panamericano y mundial en todos los televisores de la ciudad (como una telenovela de pésimos narradores en off, que pretenden con una medallita más o menos, salvar a esta hora a esta necia nación).

Gadafi mussolinizado, excepto en la prensa presa nacional (las turbas están en las calles, contra dictadores árabes o contra demócratas latinoamericanos, lo importante es ponerle a cualquier cosa un irreverente punto final).

Secuestricos parapoliciales y panfleticos peripatéticos como resistencia: se ha rebasado el punto de no retorno, pues la resistencia estaba hecha trizas y sólo ahora nos dimos cuenta cabal (hasta aquí han llegado).

La amenaza artera del año 2012 (fin de toda una Era para nuestro planeta; sobrevivencia en el éter eterno de la más microscópica y pertinaz Revolución).

Hombres buenos enclaustrados a la cañona dentro de sus casas por otros hombres buenos con una orden pésima de arriba: tranquilidad viene de tranca (se trancó el dominó y los cubanos estamos repletos de doble-nueves y de comando civiles de novenos dan).

El exilio exasperado: perdieron todo con gusto a cambio de respirar en libertad individual (pero parece que no bastaba, que no bastaba, que no bastaba).

Quien se meta en economía, sabe que tarde o temprano irá preso por cohecho o corrupción: la economía es eso, traficar a tiempo, pero el Estado prefiere esperar pacientemente su oportunidad de venganza (la élite en el poder no quiere arriesgarse ni a un capitalismito ni de juguete).

La invasión norteamericana pospuesta de presidente en presidente (a todos, sin embargo, puntualmente se les imputó).

Más el bonus-track de una intelectualidad insignificante, prenatal, incapaz siquiera de intentar un lenguaje articulado en voz alta como síntoma clínico de la comunicación.

Cabeceo frente a mi computadora y yo también me callo.

No me despierten mientras dure el siglo XXI. Adiós.

martes, 18 de octubre de 2011

SHE IS GONE

Boring Habana Utopics from Sandra Gomez on Vimeo.






Los ojos de Gia eran Tierras, planetas Tierras en miniatura. Hace poco Silvia me preguntó: ¿Están habitados los ojos de Gia?

Gia, bendición que no nos merecíamos. Al menos no en este país.

Gia llegó y se fue en el 2011, como los ángeles más efímeros que ya nunca se animan a visitar nuestra isla.

Pero Gia fue generosa. En ese tiempo se hizo mamá. Y fue mi mamá. Y mía. Miau. Por eso mismo me la mataron.

Esperó casi cinco horas. Moribunda. Entre la tierra de bibijaguas y su sangre de otro planeta. Bajo la lluvia de invierno otoñal. Sola. Con la memoria de la violencia que le ejercieron, sin quejarse. Nunca se hubiera ido sin despedirse. Gia no era así. Mi amor no es así. Ya nunca será así.

Tenía un tajazo en el bajo vientre. Qué iba a pensar yo. El doctor fue laxo y sin entusiasmo. No hay anestesia. Te voy a resolver, pero sin esperanzas. La abrió. "Esto es un desastre", dijo: "Tiene no sé cuántos órganos perforados. No sé ni cómo está viva. Va a sufrir."

Yo sí sabía cómo. Yo sí sabía por qué. Es tan simple. Porque si no, no hubiera sido Gia. Porque si no, no hubiera sido mi amor. Nuestro amor.

Una vez le hice el amor. Casi físicamente el amor. Gia estaba descompuesta y aún era virgen. El siamés y el barcino se disputaban sus feromonas felinas. Yo jugaba a competir con los machos (mis ojos son más de gatos que los de ambos). Y les escondía a Gia en un cuarto, para que se desesperaran un poco. Para que cantaran la canción desafinada del deseo. Para que Gia se entregara por primera vez a mí. Y se entregó.

Me mordisqueaba las axilas y paraba la cola de peluche y Gia se hizo toda invitación a ser poseída por Landy. Y la abracé duro y adentro y halé sus bigotes tan femeninos como sus cejas y olí su saliva tan pulcra y besé su naricita de piedra lunar y me comí sus labios de emo gótica (tan negros, tan negros) y le prometí que uno de sus gaticos sería mío, sólo mío y de ella, una alianza genética que nos salvara de la traición y el olvido. Y sólo entonces liberé a Gia para que el siamés y el barcino se repartieran los óvulos remanentes.

Hasta que el doctor la puso a dormir. Tuvo un estertor con el cloruro de potasio. En realidad, dos. Lo hice jurar que eran sólo reflejos involuntarios, inconscientes, que no sufrió. Todo por gusto. Yo sé que sí. Que le quedaba aún más vida conmigo, justo ahora que terminaba de lactar a sus tres gaticos y podíamos volver a ser solo ella y yo. Silvia, ella y yo.

La enterré en Lawton, bien profundo, 24 horas después. Estaba dura, pero igual de preciosa. No había cambiado en nada. Igualita, pero de roca. Estaba otra vez a la espera para no darnos una última imagen atroz. Silvia no quiso verla, no sé por qué. Yo sabía que Gia seguiría siendo Gia mientras no la pusiéramos a podrirse lejos de nuestra vista.

Los ojos de Gia eran Tierras, planetas Tierras en miniatura. ¿Qué me va a preguntar Silvia ahora? ¿Que si estarán habitados los ojos de Gia bajo tierra?

Tú sabes que sí.

Siempre.

jueves, 13 de octubre de 2011

1 FIRMA POR LA LIBERTAD DEL GRAFITERO VANGUARDIA EL SEXTO

elsextocuba.blogspot.com/2011/10/cuba-firma-por-la-libera...

FIRMA POR EL SEXTO Y POR LA MARCHA LIBRE DE SUS AMIGOS EN CUBA POR SU
LIBERTAD...

Por favor, deja tu nombre como un comentario en este blogcito que con
mucho amor se le estuvo haciendo a El Sexto hasta que lo secuestraron
en plena calle habanera y hasta el día de hoy no se sabe absolutamente
nada de él, pues la familia de Danilo Maldonado Machado está aterrada
y chantajeada por la Seguridad del Estado, y por lo tanto puede estar
mintiendo sobre el hecho de que ya lo vieron (no dicen dónde) y que él
está bien, etc.

Todo es dudosisísimo.

¿Por qué sigue retenido sin cargos? (Bueno, porque en Cuba no hacen
falta cargos para condenar a un hombre libre, claro.)

¿Hasta cuándo?

¿Lo van a procesar penalmente?

¿Lo han estado torturando con o sin interrogatorios?

¿Lo intimidaron?

¿A qué régimen de mala comida y luz permanente o temperaturas extremas
lo tienen sometidos?

¿Le han suministrado medicinas falsas o drogas manipuladoras de la
voluntad para paliar su asma extrema?

¿Lo han vuelto a golpear o encapuchar como en su arresto violento tipo
Abu-Graib?

¿Por qué la propia familia es quien se resiste a nombrar un abogado?
Esto es típico de situaciones estalinistas, donde el culpable se
reconoce edípicamente como tal ante el Estado Dios que es todo Bien y
todo Belleza y todo Bondad, aunque te fusile en la Causa número 1.

¿Por qué la propia familia es quien se resiste a nombrar un abogado?

¿Por qué ya no responde nadie de la familia en el teléfono de su
hermana +537-2717826?

¿Qué se sabe de la huelga de hambre con que amenazó desde el inicio El Sexto?

¿La familia le ha dicho a El Sexto que todos sus amig@s estamos con él
y que vamos a hacer ya una marcha libre con sprays suyos, hasta que
nos arresten masivamente o nos encapuchen y golpeen como a él, o nos
propinen un infarto o una pancreatitis, o hasta que nos contaminen un
virus o bacteria pulmonar, pero que no lo vamos a abandonar en las
fauces fidelísimas de sus verdugos...?

1 000 000 DE FIRMAS POR LA LIBERTAD DE EXPRESION EN CUBA

www.gopetition.com/petitions/un-millón-de-firmas-por-la-...

miércoles, 12 de octubre de 2011

martes, 11 de octubre de 2011

Gracias Gabriel Davalos por la solidaridad socialista

Un solo pueblo, compay, un solo pueblo...

Gracias Yuris Norido por la coolaboracion

yurisnorido.blogspot.com/2011/08/el-sexto.html

Dejemos un buen comentario de agradecimiento al que empezó la campaña
anti-Sexto en Cuba que culminó ayer con su secuestro violento en plena
calle revolucionaria cubana...!!!

secuestrado El Sexto por desconocidos en plena calle cubana

Como en las dictaduras más asesinas de Latinoamérica, el grafitero El
Sexto fue secuestrado con violencia tipo Operación Cóndor en el
reparto Arroyo Arenas donde vive su madre, sin notificárselo a ella ni
a nadie, con escándalo de los vecinos que vieron que esto es peor que
con Pinochet.

La Policía Nacional Revolucionaria le confirmó a la familia que Danilo
Maldonado Machado no está en ninguna estación policial de Ciudad de La
Habana, pero no quisieron aceptar ninguna denuncia de DESAPARECIDO,
asalto mafioso o camorrista, sino que forzaron a la madre a esperar en
la Estatación Policial de San Agustín sin hablar con nadie ni
protestar más.

lunes, 10 de octubre de 2011

DEATHVOLUTION


FILMAR FANTASMAS

Orlando Luis Pardo Lazo

Fantasmas moribundos. Era 2007 y filmábamos espectros en una escena de extremaunción en un hospital habanero. Reconstruíamos la muerte de un coronel de apellido Lezama o Cemí, para la película "El viajero inmóvil" del director Tomás Piard, que se movía entre las sombras como un hechizado, poseído acaso por el capítulo 6 (caja de muerto) de Paradiso. José Eugenio Cemí va a morir solo y le cruza un testamento poético al aparecido Oppiano Licario, un aparecido fatuo cubano en tierras foráneas (toda muerte es esa soledad de extranjería limítrofe).

La luz artificial era, en efecto, pobrísima, de ultratumba, y saqué algunas fotos escalofriantes. Los actores, reconocidos o novatos, lucían mudos, resolviendo sus mímicas con lugares comunes. Pero la verdadera película ocurría a medio metro del set, a espaldas del cablerío y las cámaras. Era 2007 y estábamos en el Hospital llamado Emergencias de la calle Carlos Tercero de La Habana. Yo estaba tan triste que hubiera querido ser actor de verdad para morirme de verdad sobre la costra de aquella camilla de verdad que no era de utilería.

Como en un animado de sombras chinescas de la era soviética, se nos acercaban gargajitos humanos con sus esqueletos dentro de un pijama prestado por el MINSAP, prisioneros de sus próximos cadáveres, gente que vivía desde siempre en aquel funéreo pabellón, indiagnosticables por la institución. Nos hablaban como a extraterrestres, en un argot raro, de prótesis dental mal ajustada o ya en una tacita con agua como talismán, entre agradecidos y molestos por haberles roto la rutina de compartir su telenovela de turno en un pantry del hospital.

Negros. Muchos negros y negras consumidos bajo la piel (¿racismo de las dolencias?). Los ojos como última esperanza de sobrevivir. Un jarrito de lata y un cucharón. En chancletas. Un par de ellos usando el porta-sueros como bastón. Convencidos de que con suerte podrían lograr un pase el fin de semana, pero el Alta Clínica jamás. Incurables de la patria médica amateur.

Las puertas destartaladas. Los gritos entre enfermeros (negros también, pero saludabilísimos). El olor a desinfectante de shopping diluido con veneno de cucarachas. El descascaro del techo y las paredes. Y otra vez la luz mortecina, augurio de la luz peor que los esperaba ya en la capilla.

Esa es nuestra potencia clínica paradisiaca más íntima. A todos nos espera una escena última así. Lezama Lima lo supo en gordura propia. No habrá tiempo, incluso sobrando el tiempo de ingreso. Nada evitará la emanación de algún Oppiano Licario desde el camastro de al lado, que a la hora de quedarnos solos y asumir el adiós, vendrá inoportunamente a testimoniar nuestras lágrimas innecesarias y a anunciar que él se encargará de avisar a nuestra familia (como si aún tuviéramos una, sea real o filmada).

De esa noche de invierno ya no me queda nada (hasta Tomás Piard como autodefensa me ha llamado traidor). No me contratan más como fotógrafo de rodaje. Salí del Emergencias trocado en un fantasma del resto de los hospitales nocturnos de esta ciudad. Desde entonces las muertes me rondan generosamente de funeraria en funeraria (los flores son horrendas y huelen a pudrición). A todas llego de medianoche, para minimizar la bruma aburrida de las madrugadas. En todas me sobrecoge la falta de ritual a exceso de ritual. El vacío de los convocados. No tenemos ni siquiera nada de qué dolernos como nación.

Mi madre a ras de muerte asmática en La Benéfica, plagada de bolivarianitos a punto de Down, con borrachos que los policías expulsan como pueden del lobby, con recepcionistas sacadas de un filme no del ICAIC sino de terror, con las ventanas tapiadas con nylons y cartones, con los baños clausurados por los excrementos, y el elevador voceado desde cada piso para que el adolescente fronterizo que lo maneja sepa en cuál tecla parar: "¡seis, un muerto...!" (Es una cita textual del 2002.)

Mi novia a ras del Militar, con su ristra de uniformados cayucos llegados de las unidades militares de medio país, con sus cuentapropistas en la acera de enfrente, los limpiapisos con audífonos reacomodando la mugre y las bacterias endémicas de Marianao, con la cara de sueño de los técnicos que te hacen un ultrasonido sin pedirte ni un centavo a cambio de su dictamen (tal incluso un piropo a la muchacha si es joven).

Las historias de enfermeros emergentes son impronunciables sin cometer el delito de difamación. Sueros equivocados, concentraciones disparatadas, templadera en los cubículos (puede que como alquiler). También están los profesionalísimos diagnósticos que nunca fueron tales, hasta que una autopsia los delató. Pero no estoy criticando el sistema de salud nacional, al que, como todos, le debo incluso mi vida (y más de una vez). Estoy, como un clínico de experiencia, apuntando síntomas persistentes. Dejando en blanco y negro mi derecho de narrar la hiel solidaria con que se muere a la intemperie en este país (el falso techo abofado, los neones fundidos, qué más: una propaganda política al lado de un poster anti-HIV). Estoy vomitando la miseria colectivizada de la que ningún capitalismito nos va a salvar como cuerpos.

Coronel del Ejército republicano Cemí-Lezama ante una cámara digital. Dama de Blanco Laura Pollán bajo el lente de la prensa independiente o internacional (y por supuesto el bloguerío fascista gubernamental). Una luz del más allá amortaja la desgracia de tener que tenderse en una cama estatal, sin opción de pago por un tin tétrico de privacidad. El Estado totalitario es eso. Nada de dictadura sangrienta. Se trata de que, como ciudadano, el poder siempre nos acompañará. El anonimato individual atenta en primer grado contra la masa monitoreada de enfermos y por eso es una cuestión de seguridad nacional. Usted se muere como vivió: sin más biografía que la retórica oficial.

Era 2007 y yo no pensaba vivir tanto.

Es 2011 y la Revolución Cubana, por ley de la vida, ya ha enterrado al menos una vez al país donde en 1959 se instauró. A partir de ahora, como en el filme "El viajero inmóvil" de Tomás Piard, todo tendrá cierto toque de apropiación y parodia. Somos los huerfanitos de esta historia artificial. Nadie despedirá el siguiente duelo. Y es lógico. De algún modo todos compartimos un diagnóstico idéntico. Terminal. Por primera vez en medio siglo o medio milenio seremos compatriotas de verdad.