jueves, 28 de abril de 2011

BYE, BROTHERS...


ADIÓS, AMÉRICA

Orlando Luis Pardo Lazo

Queridos amigos de Cuba y el mundo, en cualquier orden:

Estoy un tin cansado. El clima de este país se me hace horrendo desde mayo hasta septiembre, y no me dan deseos ni de salir a la calle.

La luz vertical lo calcina y encochina todo, haciendo inútil cualquier intento de una foto con matices.

La gente se embrutece y afea más. Hasta hacer el amor es una molestia. Conversar entre cubanos con este calor es una utopía.

Los Estados Unidos de América han sido para mí una gran ilusión desde muy pequeño, allá por los años 70´s en la Cuba del siglo y milenio pasado. Una vez, muy joven, pedí visa para un evento científico y me la negaron. Ahora volví a pedirla como escritor y tengo una válida por 6 meses en mi pasaporte personal.

Invitado por carta a un evento de Americas Society en New York, pensé que con eso bastaba. La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) ahora sólo debía tramitar mi Permiso de Salida y punto final. Pero resulta que ellos no tramitan pasaportes visados. Quieren hacerlo todo desde cero con sus propias manos. O al menos eso me explicaron en el Departamento de Relaciones Internacionales. Me da igual si es cierto o no (supongo sea una media verdad, como todo en estos medios restos de Revolución). El pasaporte. El permiso. La visa. En ese orden ha de ser y sanseacabó.

Es un absurdo aparente, pero lo cierto es que visar mi pasaporte le quita validez de cara a la UNEAC. No me salva ni el médico chino. Ahora debo inventarme una carta de invitación personal que alguien me mande de USA para intentar pedirle permiso directamente al MININT, pues la UNEAC se desentiende del asunto. No me representa más. Todo esto, para colmo, ya casi en pleno verano.

Lo siento. Estoy exhausto con este dale pa´trás y dale pa´lante. Viajar es peor que una enfermedad venérea. Esperaré el invierno. Me iré seguramente más lejos. Donde nadie me pueda reconocer. Cuba corroe.

No reclamo nada para mí. El error fue mío al volverle a ver la carota descarada a la institución.

He perdido el humor. Espero sea un efecto temporal. Bloguear embota. Todo a mi alrededor es cautela y falacia. Todo es desesperación y enemistad. Estoy triste y no pretendo ocultarlo. Pero sobreviviré en medio de la mediocridad (de hecho, en el límite). A desamores peores he sobrevivido en los años cero. Y, por si acaso lo dudan, nunca me callaré. Si lo hago a ratos es porque la garganta ya me duele ante tanta indolencia y tanta falta de solidaridad.

Cuba está al borde de un cataclismo, para bien. Ya lo verán. Pero antes será la barbarie absolutista, para mal, eso es lo que cocina ahora mismo desde el Buró Político hasta el cíber-café de la UNEAC, ya lo verán también. Y no es nada entretenido patalear en solitario en los intestinos de este esperpento de post-país.

En la medida que pueda, los ayudaré a seguir leyendo y viendo, a través de mí, las palabras y los píxeles que se descomponen en el espectro de nuestra irrealidad nacional. Sólo les pido paciencia en días como estos, en los que la sensación de haber hecho el ridículo es atroz.

Antes de rematar, aprovecho para confesar que no creo en ninguna literatura. Ya no leo. Soy un analfabeto funcional a la vez que una máquina imparable de visiones e ideas que van del delirio a la idiotez. Si me quieren expulsar de la Asociación de Escritores, ahí tienen un excelente motivo.

Queridos amigos del mundo y Cuba, en cualquier orden: nunca les digo adiós, sólo déjenme solo un par de minutos.

Ya vuelvo, se los prometo. Por favor, si pueden, no se olviden de mí.

4 comentarios:

Gabriel Aulaga dijo...

Querido Orlando,

Efectivamente hay falta de solidaridad. Por eso quiero mandarte mi solidaridad desde fuera de Cuba. Poco más puedo hacer.

Ten la seguridad de que te estamos escuchando y te comprendemos plenamente.

Por otra parte recuerda que a La Flaca le han negado el permiso de salida unas novecientas veces, pero sigue insistiendo; y te aseguro que, inevitablemente, se lo darán.

Vosotros los jóvenes cubanos, inevitablemente, vais a vencer, porque ellos tienen el poder, pero vosotros teneis algo mil veces más poderoso: EL TIEMPO.

Por eso, inevitablemente, vencereis y hareis una Cuba del futuro mil veces mejor que la actual.

Gabriel

La Puta Armienne dijo...

Orlando, los de afuera te apreciamos mucho y comprendo lo que debes de sentir en la jaula mental en la que quieren encerrarte.
Pero tu eres libre y nada te va a aislar.

La lajera dijo...

Querido Orlando:

Entendemos tu frustración, tu hastío y tu tristeza. Casi llegamos a palparla. No te vamos a reprochar que te sientas como te sientes, pero sí te pedimos que no te desanimes. Ustedes tienen el tiempo y la razón y nuestro cariño y nuestro apoyo. NO será ahora, será la próxima vez.

Rolando Pulido dijo...

No nos vamos a quedar callados.