sábado, 23 de julio de 2011

AMEN TO AMY...


AMEN TO AMY..., originally uploaded by orlandoluispardolazo.

Adiós, Amy, querida.
Hacía rato se veía venir que no habría rehab for you.
Only the good die young.
Los preferidos de los dioses.
No te vieron.
Ni siquiera Cuba te vio, ¿nos viste tú?
Will miss you for ever...

2 comentarios:

Armienne dijo...

Consumida por sus vicios.

Ezequiel dijo...

Del caos surge la belleza ...
En primer lugar, saludos. Comparto mi opinión respecto a la muerte de Amy, espero no ser muy extenso. En lo personal no he seguido mucho su carrera musical, la cual fué trágicamente breve pero llena de intensidades y matices, más "oscuros" que luminosos; tanto en su música como en su vida personal (aunque como músico sé que ambas son inseparables, son reflejo una de otra). Salvando todo tipo de distancias, me viene a la mente un pasaje que leí en la autobiografía del trompetista Miles Davis: cuando Jimmy Hendrix murió, fué un golpe duro para Miles, él pensaba, si ya a sus 27 años fué capaz de crear semejante música, cuánto más genialidad nos regalaría si no hubiera sido por su precoz fallecimiento. Nadie nunca lo sabrá, y así será también con Amy. Por otro lado, yo creo a lo largo de la historia (particularmente desde los albores del siglo XX) ha habido ya suficientes ejemplos de autodestrucción relacionado a algún tipo de exceso o adición, no es casual la popular frase "sexo, droga y rock & roll", aunque éstos vicios, por así decirlo, no son exclusividad del rock; recordemos al jazzero Charly Parker, o al salsero Héctor Lavoe, por ejemplo. Dos colosos de la música!
Siempre voy a sostener que el camino de un artista requiere de una descomunal fuerza de voluntad, y no sólamente para hacer frente a sus compromisos profesionales, sino principalmente para ser capaz de sobrellevar todas las circunstancias, la parafernalia, la presión mediática, y tantos hechos mundanos en los que se ve rodeado de repente. Detrás de Amy, o de cualquier otro artista que suene en estos circuitos y mercados musicales, existe una empresa. Representantes, managers, discográficas, agentes de prensa, músicos, compositores ... y muchas veces el entorno es el que termina arruinando su existencia aprovechandose de una personalidad vulnerable, con el sólo objetivo de obtener caudalosos ingresos económicos. Es el triunfo de la "estética" por sobre la "ética", de lo "efímero" por sobre lo "trascendente", sumado a la cultura capitalista de consumo, ha sobrevenido una decadencia generalizada apesar de los supuestos "progresos" que los medios de comunicación masiva defienden a capa y espada. La música no se ha salvado de tal decadencia y es por eso que en éstas épocas cuesta encontrar a personas verdaderamente talentosas, yo pienso que Amy fué una de las excepciones, y ésto hace que su muerte sea más resonante de lo que es.
Hay un dicho muy expandido, cuyo origen en realidad esta en la Biblia: "el que mal anda, mal acaba". No es muy difícil advertir cuando una persona esta atravesando un mal momento, cuando alguien necesita ayuda. Dónde estaban sus seres queridos y todo el entorno que mencioné antes mientras esta muchacha andaba a los tumbos yendo de un centro de rehabilitación a otro?
Acaso Amy atesoraba un alma demasiado sensible para éste mundo, un delicado cristal que no pudo soportar el peso de todo lo que la fama trae aparejada?
Todo tiene un costo, pero a veces puede ser demasiado alto. Estas pequeñas luces que suelen aparecer, no pueden dejarse apagar con tanta facilidad; no se puede desperdicar una vida así.
Una gran personalidad musical y mística, me refiero a Bob Marley, dijo una vez ... existen dos caminos, el de la vida o el de la muerte. Si estas en la vida entonces debes vivir, y si estas en la muerte, entonces debes estar muerto.
Mas allá de todo, me gustaban sus canciones y porsupuesto su maravillosa voz, hasta una vez imaginé como sonaría su voz en alguna de mis composiciones y acompañarla tocando en su banda, supongo que una experiencia más que interesante...