jueves, 31 de marzo de 2011

ON THE RECORD


CARTER EN CLOSE-UP

Orlando Luis Pardo Lazo

Pues hablamos de todo con Jimmy Carter. Concisos, pero de todo. Excepto, por supuesto, del estado aburrido de tan estable de los precios del maní en América (al respecto sólo hubo un pequeño debate sobre si era o no autóctono de la región, pero pronto fue diplomáticamente abandonado a falta de una Encarta para zanjar el equívoco).

Más que en el uso de las nuevas tecnologías a favor de la libertad de expresión, el ex presidente se mostró muy interesado en las nuevas tendencias del reguetón insular, cuyos textos subversivos pero pacíficos pudieran constituir una fuente popular de estados de opinión contestatarios al discurso oficial. Se mencionaron nombres de bandas y títulos de discos, se habló de "desbalance étnico y genérico" , y se lamentó la poca difusión que logran los reguetoneros tanto en el monopolio estatal sobre los medios masivos como en las páginas web consideradas alternativas al statu quo (algo de mea culpa quedó flotando en el aire tras esta parte del encuentro).

Al ex presidente se le hicieron llegar cordialmente trescientas cincuenta y siete propuestas de transiciones sin intervención extranjera con sus respectivos acápites por etapas. Carter las acató todas y prometió leerlas personalmente (en política internacional él había aprendido a no confiar "ni en sus traductores", bromeó) y que llegaría a un consenso antes de los próximos dos períodos presidenciales demócratas de la Casa Blanca.

Un escritor de provincia leyó párrafos de su próxima novela epistolar ya censurada por un Secretario del Partido Comunista de Cuba de otra Provincia, violando la propia legislación interna de este máximo órgano de poder, y arrancó aplausos y lágrimas ante el marcado carácter autobiográfico de su relato carteado.

El reportero estelar de la BBC en la Isla le preguntó al ex presidente si conocía en persona al actual mandatario de los Estados Unidos de América, a lo que James Carter respondió que off the record creía recordar haber asistido a su toma de posesión años atrás, pero no se atrevería a asegurarlo en público por el riesgo de cometer perjurio y ser juzgado dentro de Cuba (las sonrisas mutuas crearon un clima de complicidad bonachona entre el interlocutor y su auditorio).

Carter abundó sobre las ventajas de las ventas directas de viandas y cárnicos transgénicos para consumo humano en Cuba, y de cómo al paso de las décadas se vería que esta práctica era en efecto inocua para la evolución del genoma criollo y no mutaría en nada la raza nacional del cubano, que seguiría siendo una sola nación así en la patria como en el exilio.

Carter fantaseó "con los pies muy en la tierra" sobre la idea de un programa espacial cubanoamericano, donde sobre todo la intelectualidad de nuestro país podría "ver las cosas desde una perspectiva inusitada", sin los "romanticismos" propios de cualquier "Revolución que se respete" como era "obviamente" el caso de la cubana.

Tampoco hay por qué asumir que un mutismo cortante sea siempre síntoma de descortesía.

Luego del performance de "El silencio del Maní", el ex presidente tarareó parte del himno nacional cubano en inglés: Never fear a death full of glory, since to die for our country is to live..., y yo me aventuré a devolverle el desafinado gesto en español: O dí tú, puedes ver...

Se intercambiaron unos pocos B-GAN de menos de diez kilómetros de alcance. Carter donó una de las primeras 186, empleada en secreto durante su administración, para un putativo museo de la Internet Libre en Cuba, y aceptó una multimedia con revistas digitales locales, desde Orígenes hasta Voces. Se echó de menos que el perito Eduardo Fontes declinara por razones de horario laboral asistir al cónclave. Se devolvieron los celulares y se pidió disculpas por la imposibilidad de twittear en tiempo real, pues tal práctica desconcentraba aún más al ex presidente. Hubo palmaditas y abrazos anónimos. Nunca se pidió discreción. Hacía un sol de tres pares de timbales en la Plaza de Armas (preferimos retirarnos a pie antes de meternos en la Yutong jaula que la seguridad nos ofreció sin costo adicional).


Gracias por tod@s...!!!

josancaballero.wordpress.com/2011/03/31/se-entregaron-los...