viernes, 20 de enero de 2012

EN LA MASMUERTE DE LA MEDULA

http://twitpic.com/89d7vu


MÍRAME, MUERTE, Y POR TU AMOR NO LLORES
Orlando Luis Pardo Lazo

Cuando murió Orlando Zapata Tamayo en La Habana, me fui a las Playas del Este a morirme un poquito de pena también yo. En la ruta 462 vimos una caravana de camiones cargados con tanques. Tanques de guerra hacia la ciudad capital, contra la ciudad capital, muchos, muchísimos, con las escotillas abiertas y sin ningún tipo de lona ni protección contra las cámaras de Google Earth. Tanques desesperados ostentosamente por entrar en combate contra el único enemigo de la Revolución Cubana: la carne de los cubanos...

Esta noche de mierda murió Wilman Villar Mendoza en Santiago de Cuba. Me iba de vuelta a casa, triste y sin ganas de otra pose como no fuera tumbarme a dormir (muerte mediocre de mis madrugadas), cuando en el crucero de Fábrica y Vía Blanca, a ras del Paso Superior, los vi otra vez, como en una pesadilla de Rodolfo Walsh: tanquetas de guerra en todo su esplendor, terribles, incontables, rodando ahora sobre un tren destartalado que las alejaba de La Habana, quién sabe si hacia esa otra capital cubana acusada de ser "heroica ayer y hospitalaria siempre"...

Esos blindados y yo tenemos una cita recóndita en alguna plaza revolucionaria de este país. Les pondré gladiolos en sus picos de cisnes carroñeros. Haré grafitis de semen en sus corazas sin corazón. Me haré finalmente aplastar el cráneo en cueros ante la prensa internacional que no se atreverá después a decir ni pío (es decir, ni a twittear...).

Esos militares de verde muerte y yo tenemos una cita de luz mortecina en cualquiera de esas catacumbas que cavamos en colectivo apenas se anunciaba el Período Especial en Tiempos de Paz...

No hay diálogo más bello que el del enrejado metálico de los electrones libres (balas, misiles). Hasta el olor del óxido seduce a los mamíferos: nos recuerda la sangre en que flotamos de feto. Moléculas de la memoria. No se hagan los poetas patrios conmigo, cojones. Soy bioquímico. Sé de qué hablo. La chispa vital, la bocanada cuántica de energía, un píxel de libertad. Lo que nunca atisbamos antes. Una biografía de verdad. Las aletas de la nariz excitadas como el alma de un escualo a punto de dentellar a su víctima. Cómo transcribir ahora esta carcajada de orate en el punto cumbre de su rabia eufórica. Jargh...

Hombres y mujeres del mundo, os he amado. He sido libre y les pido perdón por este insulto contra vuestra dignidad. Mirad ahora hacia otra parte. No más palabras. Un acto, un gesto, al menos un ademán...

Oigo ya las estampidas desde mi teclado. Y no son edificios que caen bajo el cansancio criminal de la madrugada. Es el futuro, el futuro que se anuncia como un colofón de cadáveres exquisitos a quemarropa. Muramos, muramos sin pena, compatriotas, porque desde el inicuo himno inicial la patria nos contemplaba odiosa, ¿recuerdan?...

3 comentarios:

Armienne la Puta dijo...

La libertad se conquista con el filo del machete, querido primo.

el bobo de la yuca dijo...

Y quizas tambien pueda conquistarse con la vida de los martires como Zapata y Wilmar

Anónimo dijo...

Muy triste, pero a la misma vez, esperanzador "ver" como todavia quedan valientes y dignos cubanos
que no quieren ser esclavos de esa cruel y sanguinaria Dictadura.
Que Dios tenga en su Santa Gloria a este digno y valiente martir WILMAR .. .Descanza en la Santa Paz
en union de ZAPATA, LAURA y tantos muchos martires.