domingo, 25 de marzo de 2012

CENSURA CATOLICOMUNISTA EN CUBA

¿Por qué no Despertar?
artículo sobre censura del documental sobre Escuadrón Patriota

Cada febrero, el Cine Chaplin abre su puertas, para dejar inaugurada
la Muestra de jovénes Realidores que organiza el Instituto cubano de
Arte e Industria Cinematográfico (ICAIC). La Muestra se presenta como
la única y por ende la mejor oportunidad que poseen los más jóvenes
realizadores para proyectar sus trabajos.

Organizada bajo los lineamientos que rigen en el ICAIC y siendo este
un centro que a pesar de la cierta autonomía que goza, responde a los
intereses estatales; La Muestra se deroga el derecho de aceptar o no
aquellos trabajos que segun sus políticas no responden a los intereses
de la misma. Por lo que se puede decir que en ella funciona mas el
críterio de filme políticamente correcto que el de la obra como hecho
artístico y medio crítico de expresión.

Se hace evidente que bajo este derecho de seleccion se encuentra
escondida la censura y la exclusión del sistema, de la que Despertar,
documental dirigido por Ricardo Figueredo Oliva y Anthony Bubaire no
escapó esta vez.

El tema, Raudel Collazo más conocido por Escuadrón Patriota, quien por
su fuerte y directo discurso sobrte temas medulares que atacan a la
sociedad cubana tales como: el racismo, el miedo y la segregación, en
las letras de sus canciones se haya actualmente censurado. La
situación nos remite a la muestra del año pasado cuando Revolution,
documental que nos adentra en la historia de Los aldeanos el grupo de
hip hop cubano mas exitoso dentro y fuera de la isla de los últimos
tiempos, fue tambien censurado, solo que esta vez al contrario de
aquella, todas las partes involucradas no llegaron al consenso.

La libertad de creación y exihibición es aún una conquista por
alcanzar en el medio audiovisual cubano, y las instituciones
enmohecidas por el tiempo y por políticas obsoletas para el contexto
actual lucen hoy a la vista de los tiempos como viejos dinosaurios.
Más que nunca, hoy el cine cubano vive, entre los cientos de
realizadores que como Anthony Bubaire y Ricardo Figueredo se empenan
en asaltar la realidad y presentarla con todos sus matices.

Se hace necesario que el ICAIC, institución que ha defendido el arte
como premisa fundamental , se haga eco de las necesidades de las que
la sociedad cubana esta avida: de la realización de un arte que se
hacerque más a su realidad, de un cine que les muestre mas lo que son
y lo que pueden ser, y que de una vez deje atrás aquellas políticas
que solo mantienen al cine atada a los rezagos de un pasado que solo
se empeña en dejar ver la realidad de dos solo colores rojo y verde

Mely Acosta

TOMADO DE: FACEBOOK DE RICARDO FIGUEREDO

1 comentario:

Tomás dijo...

¿Y qué tienen que ver los católicos con esto? No busque títulos amarillos para llamar la atención. No pierda credibilidad.