jueves, 1 de marzo de 2012

VERDE, VERDE: MÁS DURO

Untitled from Fresa Chocolate on Vimeo.



Untitled from Fresa Chocolate on Vimeo.



VERDE, VERDE: MÁS DURO
Orlando Luis Pardo Lazo

Primer beso en boca entre machos en las pantallas grandes de la Cuba en Revolución. Primera penetración, rabos por delante y por detrás, placer de tripas desgarradas entre cubanos de pelo en pecho, sin ningún tipo de afectación. Me duele, ay, métemela más. Atmósfera nocturna, opresiva de tan orgiástica, parodia póstuma de PM: Putas y Maricones. Collages plásticos infernales de Rocío García. Humo, carcajada, y una muerte de bandoneón bonaerense, rejuvenecida quirúrgicamente y encarnada por la virgen (Farah) María: Dama de Negro. Arma blanca teñida del rojo mondongo del protagonista. La caída. No se lo digas a nadie. De eso no se habla. Yo soy hombre a todo, cojones. Si me coges las nalgas, te parto la vida, corazón. Dar el culo en Cuba es una caída. Cosa de carcelarios, de perversos, de gente sucia que desconoce el milagro militante del amor. Singar entre hombres no es tanto una enfermedad venérea como una violación. Así no se templó el acero. La Revolución no entra por los intestinos. Por eso la claustrofobia y la luz fea que abate este mediometraje menor, pero necesariamente ya un hito en la cinematografía nacional: Verde verde (2011), del director Enrique Pineda Barnet.

¿Qué dirán los involucrados en las iglesias cubanas sobre esta obra maléfica? ¿Qué comentarán los compañeros acomplejados del Comité Central? ¿Qué dirán los guaposos del barrio y, sobre todo, qué dirá mi mamá? (¿O qué le diré a mi mamá cuando me sorprenda "pasando cochinadas" en mi laptop?)

Verde verde es el tipo de fenomenito que no merece una crítica cinematográfica. Hay demasiada pacatería política e indigencia intelectual en Cuba como para ponerse a razonar ahora desde un punto de vista técnico sobre este film. Verde verde es una bombita de tiempo puesta a funcionar veinte veinte años después del abrazo mediático Fresa y Chocolate. No importa su lectura más o menos pánica de la seducción y el coito homosexual (uso un lenguaje clínico a propósito, tengo el don de pulsar registros discursivos diversos). Tampoco importan las actuaciones, que son tan malas que parecen intencionales. Hay que hablar de lo que pone sobre el tapete este caballero valiente y casi ya octogenario. Un creador definitivamente con más ganas de poner el dedo en la llaga (o en el chancro) que la mayoría de los llamados jóvenes realizadores que sólo apuestan por salir de Cuba y quedarse antes de lanza la primera puya (en libertad no se vale, compay).

Hay algo vil en la posesión del cuerpo del otro. No tenemos respeto ni cariño por la belleza de la otredad, por lo libre y lindo que es leer la verdad en otros: sólo denotamos desesperación. Habitamos una debacle personal, de noches donde matar o hacernos matar por un orgasmo animal. Nuestro matrimonio oficial ha fracasado. De ahí las neurosis y las depresiones de cada generación, secretito de closet que democráticamente compartimos como pueblo, sea cual sea nuestra sexualidad. No toleramos ser seres solos. Tenemos miedo de amanecer por nosotros mismos, sin un pene del cual asirnos, sin una vagina donde ovillarnos. En última instancia, sin Fidel. Porque Verde verde es en última instancia Olivo olivo. Nos resistimos al olvido olvido del Gran Semental que desbordó de sentido cada poro de la patria, que tatuó su estampa en nuestra más íntima piel. Alardeamos que no en público, pero sí ansiamos su consuetudinaria posesión. Sólo que nuestro Sema en Jefe ya está a punto de traicionarnos con esa dama decadente que es la Muerte de la nación. Y después del Premier, sabemos, como en el plano postrero de este filme, sólo quedará la danza macabra de las pistolas y portañuelas.

Esta es una película de elipsis apocalípticas, apocubalípticas. La elipse de los cubanos está terminando al cabo su ciclo cósmico de cadáveres sin resurrección. Castración post-mórtem de midnight cowboys. Hay algo ontológico en la caverna del culo para nada platónica (en todo caso, platoonica: de pelotón), algo tan ontoagónico como en los cuerpos cavernosos de un falo inflamado en sangre. El país ya está maduro maduro. Y Enrique Pineda Barnet, como los verdaderos apóstatas, no lo supo pero sin querer le salió.