viernes, 27 de abril de 2012

DESPERTAR CON RAUDEL ESCUADRON PATRIOTA

HOY SE ESTRENA EN LA TARDENOCHE CUBANA DE ESTADO DE SATS ESTE DOCUMENTAL DE RICARDO FIGUEREDO: DESPERTAR... EL FILME FUE CENSURADO EN LA PASADA MUESTRA DE JÓVENES REALIZADORES DE LA HABANA 2012, LO QUE PROVOCÓ LA DIGNA RENUNCIA DEL REALIZADOR FERNANDO PÉREZ ANTE LA PRESIÓN DE LOS SEGUROSOS Y DEL EX-MINISTRO DE CULTURA ABEL PRIETO...

DULCE MARIA LOYNAZ 1997-2012


EL DULCE NOMBRE DE LA MUERTE MARÍA
Para MT y MJ
Orlando Luis Pardo Lazo

En los años noventa, iban los grandes pájaros y le rendían pleitesía de aura, como si ella fuera una diva de la televisión cubana, una marioneta de María Antonieta. Iban hasta su casona de El Vedado a pajarear en aquella pajarera en ruinas al margen de la Revolución, águila imperial incluida. Iban sin leerla o leyéndola muy por arribita (por arribismo), deslumbrados sin causa, diletantes sin casa, con sus aplausos de analfabetos que son el peor ostracismo para un autor. Iban, también, a robarle un trapito de lujo usado por ella, a arañarle algún dato anecdótico con que luego darse caché, a sacarle un autógrafo vendible en dólares, fetichismo geriátrico con los restos reumáticos de la República. Yo no, yo quería pero nunca fui a la casa que no existía de Dulce María Loynaz.

De hecho, tenía confundida esa mansión. De niño, mi padre me enseñaba una casi finca muy próxima al mar y, no sé por qué, al leerla yo asumía que ella aún vivía encerrada allí (para colmo de fantasmagorías, se trataba en efecto del caserón decrepitizado de su novela Jardín). De adolescente, a mi madre María le gustaban los Poemas Sin Nombre de la anciana Dulce María: disfrutaba su suave religiosidad, su temerario temor de Dios, su desolación de mujer sin prole bajo los cielos proletarios de Cuba. De adulto nunca he vuelto a sus versos, ya sólo me interesa lo dicho en prosa por los cubanos.

Cuando estudié Bioquímica en la Universidad de La Habana, Duce María Loynaz del Castillo fenecía en su boom pasado por un Premio Cervantes entre la corona de España y la mano post-marxista de Lisandro Otero. Sus poemitas, antes tildados de decadentes y aburguesados, de un torremarfilismo ridículo según la crítica comunista (incluida su contraparte católica del Sobreviviente en Jefe del grupo Orígenes), volvían a editarse o veían la luz por primera vez en el país. Se rodaron documentales pésimos, pero con dos o tres planos donde cristalizaron sus lágrimas de cara a la eternidad, su desesperación ecuánime, su entereza ante el horror de una carne ya sin hormonas, su dolor indecible por ser el último testigo de una familia de otro mundo, de otra Cuba. Aparecieron impúdicamente las cartas, como es costumbre post-mórtem. Y también algunos pertinentes parientes. Más el Historiador o acaso Atesorador de la Ciudad. Y de paso vio la luz un conato de autobiografía conmovedor, por la grandeza de la fe con que aborda su propia debacle, y por la fidelidad con que supo hacer silencio sobre los asuntos sucios de los suyos (excentricismos, homosexualidades, elitismos, adulterio, exilios y otros etcéteras con problemas ideológicos).

La casona de 19 y E es hoy un bastión desbastado por la gubia de la cultura gubernamental, incluidas mis lecturas y publicaciones allí, cuando OLPL era un escritor paladeable por los talibanes del Ministerio de Cultura y el Instituto Cubano del Libro. De no haber sido remodelado/decomisado, igual ahora sería un solar vandalizado por un populacho de pánfilos para subastar hasta sus ladrillos en el exilio ilustrado (así y todo, es sabido de manuscritos sacros que se fugaron, junto a cierta estatuaria fuera de todo inventario). De todas formas, qué importa, si total, Dulce María ya nunca más estará. Su muerte tiene el don de ser una muerte sin mayor mito. Su gloria no pasará por momificar la memoria de unos huesitos que nacieron y murieron con su siglo. Lo escrito (por ella y por mí), escrito está, ahora y hasta el fin geopolítico de nuestra Isla.

Mi madre María ronca dulcemente su enfisema. Ella también escribe, décimas de guajira que son un puro lugar común (y que por eso mismo me dan tanta lástima y tanta conmiseración: sé que nunca las olvidaré). Mi María hoy, viernes 27 de abril, ha sobrevivido por escrito quince años a nuestra otra María. Se parecen las dos dormidas. La boca sin dientes, los labios de flor arrugada de lis, cubanitas hundidas en esa angustia pesadillesca de la alta edad, a donde sus hijos no llegaremos pues ha sido secuestrado el injusto tiempo humano de nuestra nación. Los párpados perplejos, la cabellera de plata (metáfora obligada), el cuerpo enteco buscando su medida en una caja, con o sin el sudario tricoloro nacional (ese trapo heroico).

Y es la noche otra vez allá afuera, con sus ruidos de chimeneas y alarmas y ladridos. La madrugada en pleno siglo XXI con sus guijarros y estrellas. Con su río Almendares mansamente albañal. Con sus pájaros de ningún agüero a estas alturas de una historia sin histología. La noche cubana inconcebible. Hermanitas convertidas en cadáveres ya sin nombre y sin fecha: sin madre, sin mujer, sin muerte.

Sin Marías.

jueves, 26 de abril de 2012

lunes, 23 de abril de 2012

Rastafaris en Cuba

HERENCIA, LA BANDA CUBANA DE HECTOR RISCART

CARTAS DESDE LA CARCEL DEL RAS CUBANO HECTOR RISCART



Holy Emmanuel I Selassie I JAH RASTAFARI, Luz de Este Mundo y Creador del Universo, Sea la paz en InI y su santo spiritu nos ilumine y proteja a todos. ¡Que así sea!

Bendiciones, mi adorada familia. Después de pasar el momento tenso, te pregunto, mi amor: ¿cómo viste todo? A mí me pareció una locura, sobre todo porque el policía que estaba dentro del cabaret, el tal Ernesto (Martínez Ramírez), simplemente no apareció en el juicio.

Viste, Ne, eso estuvo mal desde el principio. Mira, antes de salir de la prisión tuve varios choques con los Babilón, porque me hicieron subir a quitarme la camisa blanca. No quisieron que llevara el pachulí, incienso, ni el turbante que llevaba para que los jueces lo vieran. Entonces les dije algunas cosas sin perder la calma, todo en juicio, Ne, pero como quiera que sea me puse tenso.

Al bajar, me esposan y me montan en el carro. Me llevan a la jefatura afuera, cerca de donde ustedes pasan cuando entran acá. Allí me bajaron y, Ne, me estaba esperando un señor llamado Pacheco y un mayor de la DNA (Dirección Nacional Anti-drogas). Dijo que era el Jefe aquí en prisión. Conversó conmigo, diciéndome que tuviera cuidado con lo que decía en el juicio, que ya había averiguado de mí, y que todo fue positivo, pero que esto había cogido otro camino y que yo iba a cumplir tranquilamente con su ayuda en prisión. Que mi familia había hecho escritos, y que será lo que se determine en la Vista Oral.

Entonces me montaron, e iban en su Lada blanco detrás de nosotros hasta el tribunal. Al llegar, me entraron en un calabozo. Bueno, Ne, no sé qué piensas, ni cómo será todo, ni tan siquiera qué estamos esperando. Supuestamente que se haga justicia, pero hubo temas que no se tocaron en el juicio, y muchos detalles por aclarar. Por un momento pensé que se cerraría la sesión para seguir otro día, pues faltaron dos policías importantes: el que me agredió durante el arresto (chapa 45717), y nada más y nada menos que el que me acusa (Ernesto Martínez Ramírez).

Pero cuando los jueces decidieron que los testigos ausentes no eran necesarios, Ne, se me enfrió el alma. Creo que han decidido una sentencia sin aclarar hechos. Pero rápido vuelvo en mí, mi reina, y pienso todo lo positivo, porque no podemos, por más injustos que sean ellos, estar pensando con anticipación, ni poner pensamientos negativos que, como te dije, mi Ne, eso solo trae daños: al cuerpo, mente y alma. Y sabes que deseo que la familia se mantenga en perfecto estado armónico y de salud.

Ne, dile a mami que presente un escrito en la Fiscalía, donde explique bien todo lo que faltó, y la importancia que tienen estos testigos que irresponsablemente no asistieron. La importancia de las cámaras de vigilancia pública que son las que pueden decir qué sucedió en realidad, las que sabemos que se han utilizado en algunos casos para incriminar a personas que han cometido delitos. Las manipulaciones de mi Expediente desde la Estación de calle Picota: porque, Ne, el agente de la DNA que declaró en el juicio no es Yoandrys Solón Hidalgo: ese que fue allí yo ni siquiera lo conozco, Ne, nunca lo he visto, y no era el que estaba en la Lista de Testigos citados por la Fiscalía en las Conclusiones Provisionales.

Viste lo poco seria que estuvo su declaración, floja, ese no sabía ni la dirección de mi casa. Ne, esto es demasiado, espero que los jueces se hayan dado cuenta de todo, o si no el fuego del Altísimo los va a quemar a todos por mentirosos, porque Jahovia si no que admite trampas.

Yo, Ne, estoy un poco alterado, casi ni duermo. Despierto desde las cuatro de la madrugada pensando, mi reina, cuándo acabará esta angustia. Pienso en los niños que están tan lindos, Ne. ¿Viste Amani cómo me decía por teléfono? ¡Y Jahseh qué grande está! Ahí le escribo una cartica, pues no quiero que esta situación nos aleje poco a poco y se pierda la comunicación.

Ne, no podemos cesar en la oración, demandando la justicia divina, mi amor, y sin temer a lo que nos pueda hacer el Hombre, siempre aumentando la fe en que todo va a ir bien, con el favor del ABSOLUTO TODOPODEROSO OMNIPRESENTE CREADOR.

Ne, no me pases trabajo. Si fuera preciso, vendemos los instrumentos poco a poco, pero para ustedes. No te preocupes por mí ahora. Están dando un poco de papa, y los hermanos aquí me dan siempre la suya, porque saben cómo es nuestra alimentación (vegetariana) y así voy sobreviviendo.

Sí desearía algunas frutas para sanar mi estómago, que me arde mucho. Trata de ir a 15 y K, a ver si te autorizan a pasarlas a prisión. Y también ajo o clavo de olor para la muela, que me da unos dolores, y la asistencia dentista está mala o, mejor dicho: no hay. Resuelven con pastillas y sabes que InI no toma eso. El ajo es un antibiótico natural.

Ne, también necesito, si puedes, una sábana más clara: hay muchos mosquitos y la de color verde creo que los atrae. Sábila, presillas para organizar mis papeles y folletos, cepillo de dientes. Si me puedes conseguir lápiz o bolígrafos, porque este se me está acabando. Si puedes, algún aceite natural: pachulí, jazmín, cualquiera, Ne, porque hay mucha peste y humedad.

También trae tu bella sonrisa y los niños. Ne, no te sofoques, fluye: si no puedes traer nada, eso no importa. Ne, ten fe y paciencia, nada de tristezas que ahorita estaremos juntos otra vez, mi adorada reina. Cuida muy bien a los niños, yo sé que esto está demás. Y cuídate mucho tú. No quiero que te destruyas pensando ni sufriendo.

Dile a mami que venga a verme. Saludos a los hermanos que están cerca de ti, que te acompañan, apoyan, y ayudan. Dales mis bendiciones. Recuerda el sabbath, Ne, para descansar. No dejes que se pierdan las buenas costumbres en casa. Es bueno para la salud y lo sabes, nada debe cambiarse porque la Ley de Jahovia es inmutable.

Te quiero mucho, mi dulce doncella.

BENDICION.

FUERZA.

RESISTENCIA.




Dedico estas líneas al Príncipe JAHSEH MAKONNEN de su papá TINGO FARI.

Jahseh, hijo mío, espero que a pesar de esta distancia te encuentres bien de salud mental y muy fundamentalmente spiritual. Nene, estoy pasando por momentos difíciles, pero a la vez estoy tranquilo, porque sé que ustedes en casa me desean, y esa es la energía que pronto me llevara allá.

No sé el tiempo que será, hijo. No puedo prometerte nada al respecto, pues no depende de mí, pero tienes que estar preparado porque el tiempo es JAH. Solo te pido, mi hijo, como cabeza mayor de los varones presentes en la casa, que me cuides mucho a mamá portándote bien y asumiendo todas las responsabilidades como si fuera yo. Ya tú eres grande y puedes entender mejor las cosas. Debes ayudar mucho a mamá, para que no se nos maltrate, principalmente armonizar mucho con el chiquitico Amani, enseñarlo dulcemente, guiarlo como joven que es en todo, y tolerar mucho su inmadurez, recordando que es inocente, y amarlo, darle mucho cariño, que no falte en ninguna obra al referirte a él.

Debes ser siempre cabeza de la familia y velar que la paz cubra la casa. Esto lo logras portándote ejemplar en la escuela. Debes estar atento a los estudios y también a tu escuela de circo. Concentra tu mente en lo que te toca hacer para que mañana otorgues alegría y prosperidad. Ten siempre tu mano dispuesta a cooperar en la casa y que lo último sea el juego. Ya tú tendrás tiempo para jugar, pero primero debes ayudar a mamá en todo mandado cotidiano. Sé que esto te va a resultar difícil, pero piensa en la responsabilidad que tu padre te ha entregado, y sacrifícate para que el bien gobierne en casa y no haya tristeza.

No puedes ser tú trasmisor de alguna energía que lleve a mamá a sentirse mal. Sé celoso con la casa y cuidadoso con todas las cosas, aprendiendo siempre, mi príncipe. Debes acostumbrarte a orar con mamá y con tu hermanito Amani. Aunque sea al acostarte, canta salmos e invoca a JAH, para que tus deseos sean cumplidos. No lo dudes, dedica tu espacio al padre Jahovia y te dará la recompensa.

Deseo muy pronto verlos, pero termina primero las clases. Necesito ese regalo tuyo: que apruebes todo con buenas notas, así seremos como siempre una familia feliz.

Bendiciones, mi príncipe.

Sagrado Emmanuel I Selassie I JAH RASTAFARI.

TESTIGOS DE RASTAFARI CUBANO PRESO HECTOR RISCART

TESTIGOS DE HECTOR RISCART 8

TESTIGOS DE HECTOR RISCART 1

TESTIGOS DE HÉCTOR RISCART 7

TESTIGOS DE HÉCTOR RISCART 6

TESTIGOS DE HÉCTOR RISCART 4

TESTIGOS DE HÉCTOR RISCART 9

TESTIGOS DE HÉCTOR RISCART 2

TESTIGOS DE HÉCTOR RISCART 5

CARTAS DEL RASTAFARI ÑAÑO DESDE UNA CÁRCEL CUBANA



Holy Emmanuel I Selassie I JAH RASTAFARI, Luz de Este Mundo y Creador del Universo, Sea la paz en InI y su santo spiritu nos ilumine y proteja a todos. ¡Que así sea!

Bendiciones, mi adorada familia. Después de pasar el momento tenso, te pregunto, mi amor: ¿cómo viste todo? A mí me pareció una locura, sobre todo porque el policía que estaba dentro del cabaret, el tal Ernesto (Martínez Ramírez), simplemente no apareció en el juicio.

Viste, Ne, eso estuvo mal desde el principio. Mira, antes de salir de la prisión tuve varios choques con los Babilón, porque me hicieron subir a quitarme la camisa blanca. No quisieron que llevara el pachulí, incienso, ni el turbante que llevaba para que los jueces lo vieran. Entonces les dije algunas cosas sin perder la calma, todo en juicio, Ne, pero como quiera que sea me puse tenso.

Al bajar, me esposan y me montan en el carro. Me llevan a la jefatura afuera, cerca de donde ustedes pasan cuando entran acá. Allí me bajaron y, Ne, me estaba esperando un señor llamado Pacheco y un mayor de la DNA (Dirección Nacional Anti-drogas). Dijo que era el Jefe aquí en prisión. Conversó conmigo, diciéndome que tuviera cuidado con lo que decía en el juicio, que ya había averiguado de mí, y que todo fue positivo, pero que esto había cogido otro camino y que yo iba a cumplir tranquilamente con su ayuda en prisión. Que mi familia había hecho escritos, y que será lo que se determine en la Vista Oral.

Entonces me montaron, e iban en su Lada blanco detrás de nosotros hasta el tribunal. Al llegar, me entraron en un calabozo. Bueno, Ne, no sé qué piensas, ni cómo será todo, ni tan siquiera qué estamos esperando. Supuestamente que se haga justicia, pero hubo temas que no se tocaron en el juicio, y muchos detalles por aclarar. Por un momento pensé que se cerraría la sesión para seguir otro día, pues faltaron dos policías importantes: el que me agredió durante el arresto (chapa 45717), y nada más y nada menos que el que me acusa (Ernesto Martínez Ramírez).

Pero cuando los jueces decidieron que los testigos ausentes no eran necesarios, Ne, se me enfrió el alma. Creo que han decidido una sentencia sin aclarar hechos. Pero rápido vuelvo en mí, mi reina, y pienso todo lo positivo, porque no podemos, por más injustos que sean ellos, estar pensando con anticipación, ni poner pensamientos negativos que, como te dije, mi Ne, eso solo trae daños: al cuerpo, mente y alma. Y sabes que deseo que la familia se mantenga en perfecto estado armónico y de salud.

Ne, dile a mami que presente un escrito en la Fiscalía, donde explique bien todo lo que faltó, y la importancia que tienen estos testigos que irresponsablemente no asistieron. La importancia de las cámaras de vigilancia pública que son las que pueden decir qué sucedió en realidad, las que sabemos que se han utilizado en algunos casos para incriminar a personas que han cometido delitos. Las manipulaciones de mi Expediente desde la Estación de calle Picota: porque, Ne, el agente de la DNA que declaró en el juicio no es Yoandrys Solón Hidalgo: ese que fue allí yo ni siquiera lo conozco, Ne, nunca lo he visto, y no era el que estaba en la Lista de Testigos citados por la Fiscalía en las Conclusiones Provisionales.

Viste lo poco seria que estuvo su declaración, floja, ese no sabía ni la dirección de mi casa. Ne, esto es demasiado, espero que los jueces se hayan dado cuenta de todo, o si no el fuego del Altísimo los va a quemar a todos por mentirosos, porque Jahovia si no que admite trampas.

Yo, Ne, estoy un poco alterado, casi ni duermo. Despierto desde las cuatro de la madrugada pensando, mi reina, cuándo acabará esta angustia. Pienso en los niños que están tan lindos, Ne. ¿Viste Amani cómo me decía por teléfono? ¡Y Jahseh qué grande está! Ahí le escribo una cartica, pues no quiero que esta situación nos aleje poco a poco y se pierda la comunicación.

Ne, no podemos cesar en la oración, demandando la justicia divina, mi amor, y sin temer a lo que nos pueda hacer el Hombre, siempre aumentando la fe en que todo va a ir bien, con el favor del ABSOLUTO TODOPODEROSO OMNIPRESENTE CREADOR.

Ne, no me pases trabajo. Si fuera preciso, vendemos los instrumentos poco a poco, pero para ustedes. No te preocupes por mí ahora. Están dando un poco de papa, y los hermanos aquí me dan siempre la suya, porque saben cómo es nuestra alimentación (vegetariana) y así voy sobreviviendo.

Sí desearía algunas frutas para sanar mi estómago, que me arde mucho. Trata de ir a 15 y K, a ver si te autorizan a pasarlas a prisión. Y también ajo o clavo de olor para la muela, que me da unos dolores, y la asistencia dentista está mala o, mejor dicho: no hay. Resuelven con pastillas y sabes que InI no toma eso. El ajo es un antibiótico natural.

Ne, también necesito, si puedes, una sábana más clara: hay muchos mosquitos y la de color verde creo que los atrae. Sábila, presillas para organizar mis papeles y folletos, cepillo de dientes. Si me puedes conseguir lápiz o bolígrafos, porque este se me está acabando. Si puedes, algún aceite natural: pachulí, jazmín, cualquiera, Ne, porque hay mucha peste y humedad.

También trae tu bella sonrisa y los niños. Ne, no te sofoques, fluye: si no puedes traer nada, eso no importa. Ne, ten fe y paciencia, nada de tristezas que ahorita estaremos juntos otra vez, mi adorada reina. Cuida muy bien a los niños, yo sé que esto está demás. Y cuídate mucho tú. No quiero que te destruyas pensando ni sufriendo.

Dile a mami que venga a verme. Saludos a los hermanos que están cerca de ti, que te acompañan, apoyan, y ayudan. Dales mis bendiciones. Recuerda el sabbath, Ne, para descansar. No dejes que se pierdan las buenas costumbres en casa. Es bueno para la salud y lo sabes, nada debe cambiarse porque la Ley de Jahovia es inmutable.

Te quiero mucho, mi dulce doncella.

BENDICION.

FUERZA.

RESISTENCIA.




Dedico estas líneas al Príncipe JAHSEH MAKONNEN de su papá TINGO FARI.

Jahseh, hijo mío, espero que a pesar de esta distancia te encuentres bien de salud mental y muy fundamentalmente spiritual. Nene, estoy pasando por momentos difíciles, pero a la vez estoy tranquilo, porque sé que ustedes en casa me desean, y esa es la energía que pronto me llevara allá.

No sé el tiempo que será, hijo. No puedo prometerte nada al respecto, pues no depende de mí, pero tienes que estar preparado porque el tiempo es JAH. Solo te pido, mi hijo, como cabeza mayor de los varones presentes en la casa, que me cuides mucho a mamá portándote bien y asumiendo todas las responsabilidades como si fuera yo. Ya tú eres grande y puedes entender mejor las cosas. Debes ayudar mucho a mamá, para que no se nos maltrate, principalmente armonizar mucho con el chiquitico Amani, enseñarlo dulcemente, guiarlo como joven que es en todo, y tolerar mucho su inmadurez, recordando que es inocente, y amarlo, darle mucho cariño, que no falte en ninguna obra al referirte a él.

Debes ser siempre cabeza de la familia y velar que la paz cubra la casa. Esto lo logras portándote ejemplar en la escuela. Debes estar atento a los estudios y también a tu escuela de circo. Concentra tu mente en lo que te toca hacer para que mañana otorgues alegría y prosperidad. Ten siempre tu mano dispuesta a cooperar en la casa y que lo último sea el juego. Ya tú tendrás tiempo para jugar, pero primero debes ayudar a mamá en todo mandado cotidiano. Sé que esto te va a resultar difícil, pero piensa en la responsabilidad que tu padre te ha entregado, y sacrifícate para que el bien gobierne en casa y no haya tristeza.

No puedes ser tú trasmisor de alguna energía que lleve a mamá a sentirse mal. Sé celoso con la casa y cuidadoso con todas las cosas, aprendiendo siempre, mi príncipe. Debes acostumbrarte a orar con mamá y con tu hermanito Amani. Aunque sea al acostarte, canta salmos e invoca a JAH, para que tus deseos sean cumplidos. No lo dudes, dedica tu espacio al padre Jahovia y te dará la recompensa.

Deseo muy pronto verlos, pero termina primero las clases. Necesito ese regalo tuyo: que apruebes todo con buenas notas, así seremos como siempre una familia feliz.

Bendiciones, mi príncipe.

Sagrado Emmanuel I Selassie I JAH RASTAFARI.