miércoles, 20 de junio de 2012

DEL CAPITALISMO Y OTROS SILENCIOS




EL CAPITALISMO NOS VA A PASAR POR ARRIBA…
Orlando Luis Pardo Lazo

Es una frase mal sacada de un film cubano de muertos y zombis. Una frase que es puro gag sin importancia, otro chistecito político más. Cubartoon network. Un bocadillo olvidable en el nombre de Juan Con Nada y sus Cinco Héroes carroñeros en la post-Habana del director Alejandro Brugués.

Por eso reparo en ese parlamento citado a la cañona, en su insignificancia altamente significante. Porque, después de décadas de grandilocuencia oficial en las tribunas y tribunales puntualmente presididos por el Premier, ahora habrá que aprender a escuchar el susurro mínimo, el chasquido de lengua, el rumor equívoco, la vibración que amenaza pero nunca sale de la garganta anónima de los cubanos (la identidad nacional devenida obra de ficción).

Con la miniaturización de las Reflexiones de Fidel Castro Ruz, lo que ya era rasguño escrito y no estruendo de altoparlantes, ha mutado por fin en mudez. Del clarín escuchad el silencio… Son sólo los reflejos agónicos de un paciente despótico acaso en fase terminal. Pero, por eso mismo, más allá de nuestra compasión en tanto lectores cautivos, sería cruel exigirle a ese síntoma algún sentido.

Hoy, en Cuba, de cualquier rincón podría esperarse la sorpresa de un nuevo estilo para pensar a nuestro impronunciable país. Hojeas los titulares estalinistas de la prensa y entrelíneas aflora una errata de esperanza. Hay grietas de convicción en la muralla mortífera del materialismo. Intentas disfrutar de un evento deportivo internacional y el equipo de la patria, socialistamente tan sólido, se desvanece en el aire. Las líneas de fuga convergen desde todas partes y no precisamente en el infinito, sino el puro presente. Los ministros duran minutos en un ciclo de autofagia que anuncia la apoptosis, mientras que los jerarcas históricos son inhumados de uno en una. Y si, para desconectar del miedo colectivo al Cambio (es normal en niños y en retrasados mentales), vas a ver una comedia de muertos vivientes, viras con una frase filosófica a machetazos, para delicias de Nietzsche. En efecto, parece que el capitalismo nos fuera a pasar por arriba.

Pero no necesariamente a la manera de un ajuste de cuentas.

El capitalismo también podría pasar muy por arriba de nuestras cabezas, bien por encima de ellas, flotando muy alto, a lo lejos, allá, como una ilusión intocable, como otro espejismo de Estado.