miércoles, 27 de noviembre de 2013

Alega Julio que...


http://www.sampsoniaway.org/orlando-pardo-spanish/2013/11/26/i-have-not-stayed-in-the-usa-spanish-text/

Al sumar 8 meses de visita en USA, la Seguridad del Estado cubana comienza a ponerse nerviosa conmigo, lo mismo que la disidencia insular, tan coincidentes ambas que a veces resultan indistinguibles.

Varios agentes de la policía política coaccionaron a mis vecinos de la esquina de Fonts y Beales, en el barrio habanero de Lawton, y amenazaron al amigo que me transportó al Aeropuerto Internacional José Martí el pasado 5 de marzo: lo incriminaban de haberme alquilado su auto de manera ilegal, lo cual es falso. Difundieron la idea de que yo había pedido asilo político en USA y que estaba conspirando en una organización contra el gobierno cubano, lo cual es falso. Se aseguraron de que mi madre de 78 años se pusiera bien nerviosa cuando notó lo que ocurría, aunque no la interrogaron a ella por esta vez.

También han coaccionado a mis amistades no vinculadas al activismo social pro-democracia en la Isla, para que se comuniquen conmigo por correo electrónico y me “saquen” información sobre mis actividades en USA. A una amiga la instigaron a visitar a mi madre y colocarle clandestinamente un micrófono en mi casa, aunque yo no estuviese ahora allí. A otro lo interrogaron sobre mi orientación sexual, y casi lo obligan a dar testimonio de que yo sostenía relaciones homosexuales ocultas (la homofobia del castrismo es criminal).

Además, he recibido mensajes de supuestos colegas contestatarios desde Cuba, conminándome a regresar de inmediato, pues al parecer mi labor era insustituible en la Isla. Uno de ellos hasta me llamó desde La Habana, sin yo haberle dado nunca mi móvil a nadie de Cuba. El colmo fue cuando el periodista independiente Julio Aleaga llegó a mentir en un portal de la disidencia cubana, al sugerir que yo era un “emigrante económico”: término con que el gobierno castrista se burla de la naturaleza siempre política del exilio cubano.

Si mi permiso de residencia en el extranjero es válido por dos años, ¿cuál es la ansiedad de todos en Cuba con mi presencia allí? Olvídense de OLPL un rato, por favor. Entonces —y sólo entonces— les daré una sorpresa que como pueblo no podrán olvidar. Gracias.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ORLANDO POR FAVOR, REGRESA DE UNA VEZ, ¡ QUE COÑO HACES EN ALASKA !, NECESITAMOS TUS FOTOS DE LA HABANA.

Anónimo dijo...

Orlando, uno solamente tiene que quedar bien consigo mismo. Tu has hecho mucho, muchisimo mas que muchos y que la mayoria.

Si te da la realisima gana de quedarte un tiempo mas o toda la vida, simplemente quedate.

Tu escribes bien y se te lee bien desde donde escribas.

Un abrazo,

Mercedes