sábado, 28 de diciembre de 2013

LA EDAD DE LA INOCENCIA












Se imaginan. Que aquel golpe de Estado militar del primero de enero de 1959 hubiera sido considerado una Revolución en medio planeta. O planeta y medio. Se imaginan. Y que haya militarizado todo el país y exportado la guerra por más de 55 años de historia universal. Se imaginan. Que lo que no pudo conquistar mediante la muerte, lo conquiste finalmente mediante las urnas y el capital. Se imaginan. Que en el 2014 todavía los cubanos estuviéramos hablando de aquel tal Fidel o cualquiera que haya sido su nombre. Se imaginan.

3 comentarios:

Rolando Pulido dijo...

Lo imagino. Me es imposible imaginar algo diferente en ese país, aunque te juro que quisiera.

Anónimo dijo...

Si, imagino la edad de la irresponsabilidad y la inconciencia. AT

Eric Alvarez dijo...

Imagino, Orlando, imagino. Dura y hermosa tu reflexión. La realidad es un sueño de pesadillas circulares, con anuncios de salida en cada punto donde abre y cierra su circularidad, hacia una Cuba que es nueva y es, a un mismo tiempo, la vieja y cansada Cuba, porque las imágenes y el discurso absoluto del absoluto autoritarismo se imponen como marco de referencia y límite a una apertura que si no se produce explota desde adentro —y afuera también estallaría— a partir de esta isla serpiente dibujada en el Caribe, porque nada puede seguir siendo lo que es, pero imaginamos, y sabemos, que aquellas marcas del despotismo que derrota la palabra e impone el silencio, que no permite opciones desde otros imaginarios que no sean un veintiséis de julio o un primero de enero (tan mitificados), continuaran dictando lo cotidiano insuficiente de un pueblo que aun si no lo admitiera abiertamente aspira a ser y a la libertad. De cualquier modo, hermano, ¡Feliz Año!