jueves, 18 de septiembre de 2014

NEGROS, ¿PARA QUÉ?







Hoy, jueves 18 de septiembre de 2014, hace dos años y medio que un matrimonio negro cubano está en prisión. Eso no tiene la menor importancia, por supuesto. Nunca los han llevado a juicio, ni hay cargos formulados en contra de ninguno de los dos. ¿Qué más da? Seguro son dos rateros de barrio. Voy a mencionar sus nombres por puro chisme de cubaneo, vaya, como curiosidad en los tiempos de la barbarie: Sonia Garro y Ramón Alejandro Muñoz.

De aquel matrimonio negro, pobre y católico y pro democrático, todavía hoy en un limbo legal tan atroz como Gitmo, que siguen separados en regímenes técnicamente de tortura, ningún poderoso se acuerda. Negros, ¿para qué? Ni el Papa ni los obispos cubanos jamás han preguntado ni papa del lado de allá del malecón. A uno de ellos –quién sabe si sea nombrado pronto nuestro próximo cardenal-ministro– se le presentó el caso de la familia Garro-Muñoz en persona, gracias a que el prelado vino de visita a Washington DC, a recolectar los dineros indulgentes del exilio para reparar no sé cuál iglesia en la isla (como si el templo valiera más que los feligreses). Y nada, como es obvio. Aquí no ha pasado nada. El negro al hoyo y el blanco al pollo.

LIBERTAD PARA SONIA Y RAMÓN ALEJANDRO...!!!

2 comentarios:

Teresa dijo...

Libertad para nuestros dos compatriotas.

Anónimo dijo...

Creo que ahora hay más racismo en Cuba que antes de la "revolución", sólo que ahora es soterrado. Balbina Rey