miércoles, 10 de diciembre de 2014

10 de diciembre en clave cubana de Castro


http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1418171336_11725.html
Cuando la democracia llegue a Cuba mañana o dentro de otros 56 años —llegará aunque le pese a la izquierda internacional—, cuando los hombres y mujeres de mi país recuperen la vida en la verdad que la dictadura redujo al juego sucio del socialismo, cuando el castrismo sea por fin un etapa del pasado y sus culpables hayan sido condenados para que nunca vuelva a entronizarse el comunismo en la Isla (lo cual incluye no solo la división de poderes bajo el imperio de la ley, sino la prohibición de los partidos antidemocráticos), igual el 10 de diciembre será una fecha de triste recordación para mis contemporáneos.
Este día, para generaciones y generaciones será también el día de la impunidad suprema de la Seguridad del Estado: un ejército del color del silencio que aplaude o asesina sin consecuencias, que combate al ébola en África mientras incuba el virus de la violencia en casa, que crea escenarios a favor o en contra según las conveniencias de su tétrico teatro. Este día será para no olvidar el odio del castrismo hacia los cubanos y nuestra humillación histórica bajo el amor de nuestros amos: un día en que abrir el pecho a la necesaria reconciliación será aún menos fácil.
Los 10 de diciembre duelen, más allá del funeral doble que ya se avecina, sin nadie y para el bien de nadie. Los 10 de diciembre desconocen toda noción de olvido: no hay víctima que no esté a la espera de su victimario si alguna vez hemos de vivir en la verdad. La lucha del cubano contra el castrismo es la lucha de la memoria contra la memoria.