sábado, 11 de abril de 2015

Rosa María de Cuba y para Cuba





Buenos días.

Quería agradecerles a todos la disposición del diálogo. Venimos con la disposición del diálogo. Queríamos a escuchar a nuestros hermanos cubanos, que sabemos que están en las mismas condiciones que nosotros.

Les quiero pedir a todos perdón en nombre del pueblo cubano por lo que acaba de ocurrir en el salón. A pesar de lo que ustedes vieron, los cubanos somos un pueblo generoso, solidario. Incluso esas personas que estaban allí tampoco tienen derechos. Esas personas tampoco pueden decidir. Y probablemente tampoco decidieron estar allí. Son las aberraciones que se dan cuando uno vive en dictadura.

Mi padre, que fue asesinado en un atentado del gobierno cubano hace poco más de dos años, decía que los derechos no tienen color político. Las dictaduras tampoco tienen color político. Y nosotros estamos aquí hoy queriendo promover soluciones a un problema que ya no es sólo cubano, ni sólo venezolano. Es un problema regional, como el que acabamos de tener todos aquí. Porque todos aquí hemos sido afectados por una intolerancia que no compartimos.

Hay dos puntos que yo quisiera promover.

El primero nos está afectando en varios países de la región: es el tema de la impunidad. Vemos muchachos desapareciendo en México. Vemos fiscales que mueren el día antes de presentar la evidencia. Vemos niños asesinados en las calles de Caracas. Mi mejor amigo y mi padre fueron asesinados en un atentado hace dos años y medio, y ni siquiera tenemos el informe de la autopsia. La impunidad es un problema que nos está afectando a todos. Sabemos que también en Nicaragua, y en Guatemala. Quisiera que quedara asentado nuestro punto a favor de detener la impunidad y hacer un llamado de atención a la alta política de América Latina para detener esa impunidad y tomar medidas imparciales.

Mi segundo punto quizás pueda ser entendido como muy particular, porque tiene que ver con Cuba. Pero desde Cuba ha habido una marcada injerencia (también la habido desde otros países, como los Estados Unidos, pero yo soy cubana) y podemos detener la injerencia que en algunos lugares de América Latina, sobre todo en Venezuela, el gobierno cubano está implementando en estos momentos.

Mi punto es a favor del derecho a decidir de los cubanos. Los cubanos no deciden en elecciones libres y plurales hace más de 60 años. Les estamos pidiendo el apoyo al derecho a decidir de los cubanos en un plebiscito.

Dentro de dos días vendrá un general a conversar con los presidentes de América Latina: una persona que nunca ha sido escogida por el pueblo. También queremos oírlo, pero queremos que se escuche al pueblo. Por eso les pedimos apoyo para la realización de un plebiscito en Cuba y que se les pregunte a los cubanos si quieren un proceso de elecciones libres y plurales, si quieren el reconocimiento de los partidos políticos, si quieren acceso a los medios. Y si quieren este proceso en condiciones de imparcialidad.

Apoyar el derecho a decidir de los cubanos es también apoyar el derecho a decidir, el derecho al desarrollo y a la democracia de toda la región.

Muchas gracias.

Rosa María Payá Acevedo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Rosa querida y admirada, tus espontaneas y sinceras palabras emocionan y alientan. Mientras te escuchaba con un nudo en la garganta y un alarido visceral, senti de nuevo corazones calidos y humanistas recorriendo la isla de Cuba sanando con piedad y verdad tanto dolor acumulado y arrasando con el dios miedo. Tu, cubana y mujer integra, eres nuestra apabullada esperanza. Gracias! Arriba corazones! los cubanos decidimos es nuestro inherente e inalienable derecho! AT

Support dijo...

His post very interesting, I wait for the next post,