viernes, 8 de mayo de 2015

EX EXILIO






ELOGIO DEL EXILIO CUBANO
Orlando Luis Pardo Lazo


¿Cuánto mandan a Cuba los ex-exiliados? ¿Mil millones de dólares cada año? ¿O un poquitico más?

Cada ex-exiliado defiende a capa y espada su derecho a perpetuar, a golpe de dólares, la indigencia de sus familiares en Cuba, los que serán muy industriosos para montar un restaurant fancy con dinero regalado, pero igual son mendigos sin derechos ante el Estado totalitario que los trata como rehenes (que es, por cierto, como mismo los tratan sus familiares de afuera, al mandarles a la Isla una propina para que se adapten a sobrevivir allá y no vengan a rebosar el ex-exilio).

Si por cada cien dólares mandados a engrosar las arcas del castrismo, los ex-exiliados pusieran sólo un centavo en una especie de Fondo por la Libertad, cada año se recaudarían limpios diez millones de dólares para hacer trizas a la dictadura del clan Castro, para sofocarla no con los dólares cómplices del bisneo cubanoamericano sino con los dólares indomables de la liberación.

Se podría hacer de todo, al margen de las migajas del Departamento de Estado y sus demacradas ONGs pro-democracia. Pero tú como ex-exiliado ya no tienes ni imaginación para esa inversión. Estás demasiado aterrado y, antes de donar un centavo por cada cien dólares a Cuba, prefieres asumir el precio de ser servil, de ser vil.

Como me da un tin de pena tu caso, te daré una última oportunidad. Dime, por favor, ¿cómo impactarían diez millones de dólares cada año contantes y sonantes para virar la Isla al revés? ¿qué proyectos podrían ponerse a funcionar para que los cubanos no se fuguen sino que esfumen su cárcel cerrada a cal y Castro?

Pero tú y tú y tú son incapaces. Lo siento. Todo el dinero que mandan va de cabeza a apoyar el despotismo y la impunidad en Cuba. A mantener a sus familiares como si fueran la gran familia de Fidel. A sufragar la finca fascista como si fueran los agentes de bolsa que han convertido al castrismo funerario en un castrismo financieramente feliz.

Por eso es que, desde hace muchísimo tiempo, ya todos ustedes son ex-exiliados. Porque no quieren retornar y mucho menos refundar un país. Lo demás es demagogia.

El ex-exilio es castrismo por otros medios. En el ex-exilio los cubanos lo han perdido todo otra vez, excepto la prisión apátrida de su billetaje. La única diferencia es que del ex-exilio ya no hay a dónde escapar de los Castros. Por eso es más sabio —y sano— cooperar con ellos en el poder.

1 comentario:

pepe dijo...

CREO QUE EXILIO O EX EXILIO COMO TU LLAMAS A CONTRIBUIDO MUCHO AL MANTENIMIENTO DE LA MONARQUIA TROPICAL DE LOS CASTRO,MILES DE MILLONES QUE AL FINAL VAN A SUS ARCAS,