jueves, 17 de diciembre de 2015

Tranquilo, me iré a dormir con los pequeños


Venid a mí,
hez de la Tierra.

Locos hijos de locos,
ladrones hijos de ladrones.

Pequeños tarados
de la vecindad,
idiotas insignes de la familia.

Venid.

Soy feos como nadie 
antes de vosotros.

Pero venid, os digo.

No hay belleza en el cuerpo,
no hay virtud en vuestras vidas.

Pero venid, parias
que ignoran ser parias:
izad por fin, hijos míos, 
la bandera bárbara de la verdad.