martes, 17 de mayo de 2016

París o la patria a patadas


Ex-île
Orlando Luis Pardo Lazo


Inconcebibles niños de 27 años
con carriolas rodando bajo sus pies.
París amanece rebosante de ellos:
ciudad campus, ciudad kindergarten,
guardería para la izquierda insomne internacional.

En la Gare du Sud,
en las cátedras pagadas por Monsieur Alá,
en los recovecos de las vulvas políglotas
con todos los derechos garantizados
a falta de falos en libertad.

Cadáveres cubanos indecentemente sin epitafios,
dejamos correr las inconcebibles carriolas 
por las avenues y las rues de la edad de oro 
de este eterno París inisecular.

Los niños seremos la esperanza del mundo,
incluso los niños mondongo de un café edulcorado
con cucharaditas de azúcar corán.

Hombres que no preñan hembras
en la fiesta fósil de su veintisietañidad.
Habanezco entre ellos parco, parisino, peor.
Incapaz de propulsarme a mí mismo
sobre las patinetas con rueditas infantiles 
de esta otra ciudad.