martes, 16 de agosto de 2016

ISLANDS


Ayer me iré de Islandia. 

De manera lenta, mansa, indolora. 

Como un príncipe pequeño. 

Entre un volcán dormido y una visión a punto de despertar. 

Contrapuesto de sol y soledades. 

Ilusionado y efímero. 

Habitante de la Europa insular. 

Navegante hasta lo nausebundo por bahías hondas humeantes de delirio y deseo. 

Mañana me fui de Islandia.