jueves, 27 de julio de 2017

Nunca es 26


 

El 26 de Julio de 1953, los cubanos aprovechamos esa oportunidad para escapar de la demacrada democracia continental y caer de culo en la tentación totalitaria global. Crecimos a ras del alba. Amanecimos. Fidel nos hizo, pues, personas contemporáneas. Nuestro dictador vitalicio nos sacó del mapita mediocre de Occidente y nos sembró vitalmente de cabeza en la órbita soviética del Estado como Extremaunción. Fidel nos crucificó y nos resucitó no al tercer día, sino de cara al Tercer Milenio. Por eso ya nunca más fuimos cubanos. Por eso desde entonces los cubanos somos otros cubanos. Por eso no nos reconocemos en ninguna parte.



 

No hay comentarios: