viernes, 21 de julio de 2017

¿Vive aún en Cuba el asesino de Oswaldo Payá?

  


¿Sus verdugos le hablaron a Oswaldo Payá antes de matarlo? ¿Le gritaron, lo ofendieron? ¿Le dijeron: maricón, te lo advertimos mil veces pero quisiste hacerte el más cojonú que nadie? ¿Le leyeron su sentencia de muerte extrajudicial? ¿Intentaron que implorara por su vida, que se humillara ante ellos, que pidiera perdón a la Revolución? ¿Lo chantajearon con que también iban a matarle a sus hijos y a su mujer? ¿Le dijeron: dale, reza ahora a tu dios de mierda a ver si te viene a salvar? ¿Cómo sobrevino el golpe fatal: por estrangulamiento, quizá? ¿Estaba presente en la escena algún miembro de la familia Castro o tal vez Raúl Castro Ruz en persona? ¿Filmaron la ejecución para mostrársela después a Fidel? ¿Fue un ciudadano cubano su verdugo principal? ¿Qué edad tenía? ¿Todavía vive en Cuba ese hombre que mató con sus manos a Oswaldo Payá o, a su vez, ya lo asesinaron para no arriesgarse a un testimonio en un futuro remoto? ¿Es el asesino de Oswaldo Payá uno de los agentes que persiguen de cerca a su hija Rosa María Payá, cada vez que ella intenta moverse por cualquier parte de la Isla? ¿Se acobardó Oswaldo Payá o murió como un mártir, como el hombre de virtudes que en vida fue? ¿Gritó de dolor? ¿Se le abrieron los esfínteres al morir: se orinó, se defecó? ¿Alguien rió, o tal vez alguien titubeó, entre los militares del Ministerio del Interior que ejecutaron la sentencia a pena capital ordenada por los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz?

  


miércoles, 19 de julio de 2017

Plebiscito y mas plebiscito




 
Este 19 de Julio ha sido un domingo venezolano, latinoamericano, mundial. Podríamos compararlo con la Independencia de las repúblicas en nuestro hemisferio. Ha sido una jornada increíble: pacífica, legal, cívica, fundadora de una nueva ilusión política ojalá que no sólo venezolana sino también latinoamericana y mundial. Los 16 de julio deberían de recordarse, pues, como el Día de la Caída del Socialismo Latinoamericano.



Nicaragua a la cubana



En el traspatio de Donald Trump, Latinoamérica sigue siendo una burla contra todos los valores democráticos de los Estados Unidos y Europa. La Latinoamérica del siglo XXI sigue pregonando su llantén de víctima en la propaganda mundial, mientras que en la práctica muchos no son más que caudillos y victimarios.


martes, 18 de julio de 2017

Por esta vez sin información visual



Mi papá me hacía cuentos. Me contaba cosas que tal vez un niño tan pequeño no debiera de conocer. Por eso mismo fueron tan memorables. Por eso mismo serán las últimas que en vida voy a recordar.


Cuentos para dormir. Pero era imposible dormir con aquellos cuentos. Mi papá tenía el don de la narrativa. Y tenía el don de su voz de papá. Dos tesoros que me alejaban del sueño y me sumergían en el insomnio de la imaginación.


Me sentí inmortal bajo la luz oral de mi padre. Me sentí vivo. Me sentí feliz. Incluso ahora puedo casi sentir lo que fue estar vivo y feliz alguna vez, aunque ahora ya todo sea parodia e inercia. Aunque ahora no haya más remedio que simular y sobrevivir.


Mi papá me contaba cuentos de aparecidos, de almas en pena, de crímenes ocurridos cuando único podían ocurrir: en el capitalismo cubano. Porque la Revolución comunista era demasiado desierto para alojar ningún tipo de historia vital. Y también me contaba cuentos que ocurrían, por supuesto, en ese otro paraíso imposible en la Cuba de los atroces años setenta: historias del extranjero.


En todos sus cuentos había siempre una muchacha, aunque a veces la muchacha moría. O ya estaba muerta antes de empezar. Y en todos sus cuentos yo aprendía siempre lo que era el amor antes del amor. Y aprendía de súbito a enamorarme por primera vez cada vez, no sé bien si de la muchacha o de mi propio amor, que entonces me sorprendía y me hacía sentir mil veces mejor que el resto de la humanidad.


A cada una de aquellas muchachas de palabras yo me las imaginaba muy blancas, muy frágiles, muy levitantes. Muy enamoradas de mí o de mi asombroso amor hacia cada una de ellas. Un amor indestructible, fiel como carajo, felicidad filtrada a través de los cuentos que me hacía puntualmente mi padre. De noche, a la luz del alma. Todavía no hay manera de decirlo mejor.


He buscado a esa muchacha infatigablemente. Estoy exhausto. Creo haberla atisbado sin excepción. Siempre fue ella, siempre fueron ella. También, sin excepción, a todas las he perdido en el reino de lo efímero. Se fueron o yo me fui.


Le he fallado a mi padre. O mi padre me mintió al borde de mi cama de infancia. O tal vez la explicación sea mucho más sencilla: las muchachas, como el amor, estaban todas muertas antes de empezar. 


Como muerto está ahora mi padre. Como muerto está ahora nuestro mundo de cuentos inconcebibles que ya a ningún hijo le contaré. Como muertas están las noches con alma de nuestro país en pasado. Como mismo se nos murió aquel lenguaje sin límites, milagroso al punto de lo material, que era una cosa tan fascinante y a la vez tan familiar.


Las extraño a todas. A todas ahora, por favor, les pido perdón. Es muy posible que el muerto en vida sólo haya sido yo.


lunes, 17 de julio de 2017

Rosa María en Cuba por el 5to aniversario del asesinato de su padre Oswaldo Payá


Para difusión inmediata: Rosa María Payá se encuentra en Cuba para conmemorar el 5to Aniversario del atentado que terminó con las vidas de Oswaldo Payá y Harold Cepero.

Para más información:

Rosa María Payá:



Para difusión inmediata: Rosa María Payá se encuentra en Cuba para conmemorar el 5to Aniversario del atentado que terminó con las vidas de Oswaldo Payá y Harold Cepero.

Hoy lunes 17 de julio de 2017, Rosa María Payá se encuentra en Cuba para conmemorar el 5to Aniversario del atentado que terminó con las vidas de Oswaldo Payá y Harold Cepero. Amigos, familiares, miembros de la oposición y cubanos en general estarán honrando sus vidas y legado en una misa de Acción de Gracias en La Habana.

Oswaldo Paya líder opositor cubano, galardonado con el Premio Sájarov y el dirigente juvenil Harold Cepero perdieron sus vidas el 22 de Julio del año 2012 en un atentado (las conclusiones del Informe Paya de HRF) provocado por oficiales del régimen castrista.
Rosa María Payá, junto a otros miembros de la oposición y ciudadanos cubanos, promueven la iniciativa Cuba Decide que da continuidad a la campaña iniciada por su padre Oswaldo Payá antes de morir para cambiar el sistema en Cuba a través de la realización de un plebiscito con la participación de todos los cubanos.

La visión de Cuba Decide 

Nosotros queremos que Cuba sea una nación prospera, sana y feliz de ciudadanos libres.

Una nación abierta al mundo a la que siempre puedes decidir regresar.

El hogar donde todos cuentan y somos aceptados sin miedos ni hipocresías y donde los cubanos realizamos nuestros sueños con nuestro trabajo, creatividad y esfuerzo propio.

Es Posible. Cuba Decide.