viernes, 5 de enero de 2018

Goza pelota que tu marido está preso

Cada vez que viajamos a Cuba por amor a nuestra familia, estamos haciendo a nuestra familia un poco más esclava y nos estamos haciendo a nosotros mismos un poco más cómplices de la esclavitud de otras familias cubanas.

Cada vez que viajamos a Cuba nos hacemos parte del problema y no de la solución, nos hacemos verdugos y agentes de la tiranía cubana, a la vez que borramos el horror de todo un pueblo que vivió y murió con sus respectivas familias desbaratadas por ese mismo Ministerio del Interior con el cual hoy tú viajas.

La única manera de viajar a Cuba sería para trabajar a cara descubierta o de manera clandestina por la liberación del individuo y el fin del castrismo. Pero eso tú no lo haces cuando viajas a Cuba. Pero eso tú no lo haces precisamente porque viajas a Cuba.

No hay comentarios: